Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies

Jueves, 27 de junio de 2013
Historia y consecuencias de la dominación norteamericana

Puerto Rico: “Las bendiciones de la libertad”

Guardar en Mis Noticias.

[Img #19195]   Amparadas en la voladura del Maine en el puerto de La Habana —el mismo pretexto que propició su intervención en la guerra que en Cuba las huestes mambisas libraban contra España—, fuerzas navales de Estados Unidos bombardearon en 1898 la capital puertorriqueña desde una escuadra al mando del almirante Sampson; tomaron  posesión de la isla y anunciaron a la población por medio de una proclama, que venían “no para hacer la guerra, sino para traer las bendiciones de la libertad”.


 
   En agosto del propio año se llegó al armisticio previo al Tratado de París que puso fin al conflicto hispano-norteamericano, y en octubre de 1898 se efectuó la ceremonia oficial de transferencia de soberanía por medio de la cual el presidente de la potencia interventora nombró un gobernador militar para Puerto Rico.


   Tal como lo ha definido el escritor argentino Horacio Alberto López: “Puerto Rico fue absorbido por Estados Unidos no por previa secesión y posterior anexión, ni ocupado parcialmente por vía de alguna enmienda, como en el caso cubano, sino por la figura de Estado Libre Asociado, forma intermedia que encontraron los yanquis para su total dominación sobre este territorio  antillano”.


   En 1900 el Senado de los EE.UU. apruobó la denominada Ley Orgánica Foraker, por medio de la cual se reemplazaba la intervención militar por un gobierno civil; pero dicha administración sería restringida y dependería de las decisiones dictadas desde Washington.


   La dominación económica y política norteamericana se evidencia en los artículos de dicha ley. En uno de ellos se determina que la legislación de Puerto Rico, actualmente en vigor, continuará vigente siempre “que no resulte incompatible, o en conflicto con las leyes estatutarias de los Estados Unidos…”. Se plantea también el canje de la moneda puertorriqueña por la del cuño de los Estados Unidos.


   El 2 de mayo de 1917 el presidente (de los Estados Unidos) Woodrow Wilson firmó el acta Jones-Shafroth, convirtiéndola en ley, y mediante la cual se le impuso a los boricuas la ciudadanía yanqui; un mes más tarde, el mandatario proclamó el registro y reclutamiento de los habitantes de Puerto Rico entre las edades de 21 a31 años. La orden incluía tanto a los que habían aceptado la ciudadanía americana como a los que la habían rechazado.


La principal base naval

 
   Durante la década de los años 30 del siglo pasado hubo grandes convulsiones sociales en Puerto Rico y represiones violentas contra el pueblo. A fines de esa década y con la guerra mundial en ciernes, Estados Unidos convirtió a la isla en una inmensa instalación militar. En su región este construyó la principal base naval de la Flota del Atlántico fuera del territorio continental estadounidense, la Base Naval de Roosevelt Roads. Sucesivos ensayos bélicos han puesto en peligro la existencia de la población local y han contaminado parte de su territorio, como ocurrió en la isla de Vieques.


Una Constitución apócrifa
 

 
    En julio de 1950 el Congreso estadounidense aprobó la llamada Ley 600, que establecía la Constitución para Puerto Rico y a la figura de Estado Libre Asociado, con la característica de que no derogaba el artículo 1º de la Jones, promulgada en 1917, por medio de la cual se mantenía a la isla como posesión de los Estados Unidos.


    Durante 1951 se realizaron, primero, un referendo para legalizar la propuesta de la Ley 600, en el cual se abstuvo el 56 % de la población electoral y, luego, las elecciones coloniales para elegir la Asamblea Constituyente, con una abstención del 62,5 %. Los colonialistas siguieron adelante y, una vez aprobada la Constitución por la Asamblea, se realizó una nueva consulta para instaurarla, en la cual no votó el 67 % de la población. Los Estados Unidos y sus títeres locales hicieron caso omiso a semejante rechazo, y pusieron en vigor la Constitución en julio de 1952, cincuenta y cuatro años después de la invasión militar.


   Este documento apócrifo dice en su Preámbulo: Nosotros, el pueblo de Puerto Rico (…) ordenamos y establecemos esta Constitución para el estado libre asociado que en el ejercicio de nuestro derecho natural ahora creamos dentro de nuestra unión con los Estados Unidos de América.


   Al hacerlo así declaramos: Que consideramos factores determinantes en nuestra vida la ciudadanía de los Estados Unidos de América y la aspiración a la convivencia en Puerto Rico de las dos grandes culturas del hemisferio americano.

 
  Nadie podrá ser Gobernador a menos que a la fecha de la elección haya sido durante los cinco años precedentes ciudadano de los Estados Unidos de América y ciudadano y residente ‘bona fide’ de Puerto Rico.



Hitos históricos



   1) En octubre de 1950 se produjo un levantamiento armado; numerosos combatientes nacionalistas se lanzaron a la lucha insurreccional; hubo varios focos revolucionarios, y en el que se desató en el pueblo de Jayuya fue proclamada la República de Puerto Rico y se izó la bandera nacional, prohibida ya en esos años. La rebelión fue derrotada y se encarceló a más de mil personas sospechosas de ser nacionalistas o comunistas. Es ese el momento en que el líder independentista Albizu Campos fue enviado a prisión. Aunque el levantamiento no triunfó, sirvió para que en el mundo se conociera mejor la causa de los patriotas puertorriqueños y su valor sin límites en aras de ser independientes.


  2) Los puertorriqueños habían iniciado sus luchas por la independencia de España el 28 de septiembre de 1868, fecha  en que Ramón Emeterio Betances protagonizó junto a un grupo de valientes el Grito de Lares.


   3) Durante las últimas décadas han sido adoptadas 31 Resoluciones y decisiones  sobre la causa puertorriqueña en el Comité de Descolonización de Naciones Unidas, todas presentadas por Cuba.


   El Proyecto que Cuba presentó la pasada semana en Nueva York ante el Comité de Descolonización solicita a la Asamblea General de las Naciones Unidas que examine de manera amplia y en todos sus aspectos la cuestión de Puerto Rico. Llama al Gobierno de los Estados Unidos a asumir su responsabilidad de propiciar un proceso que permita el ejercicio pleno del derecho inalienable a  la autodeterminación y la independencia de este pueblo y liberar a la vez a los presos políticos puertorriqueños que cumplen condenas en prisiones norteamericanas.


4) La causa boricua cuenta esta vez  con el respaldo de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac), que en su I Cumbre  en Santiago de Chile reconoció el tema como un asunto de su interés. También tiene a su favor la declaración adoptada por el Consejo de la Internacional Socialista en Portugal.

Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
3 Comentarios
Fecha: Miércoles, 27 de agosto de 2014 a las 21:24
Jose M Lopez Sierra
Saludos Compañero,

Desde que la Organización de Naciones Unidas (ONU) determinó en el 1960 que el coloniaje es un crimen en contra de la humanidad, no hay más necesidad para consultas o plebiscitos. La solución es entregarle a Puerto Rico su soberanía.

Pero como el Gobierno de Estados Unidos (EEUU) no quiere hacer eso, ha ignorado las 33 resoluciones de la ONU pidiéndole exactamente eso. EEUU para engañar al mundo que le interesa descolonizar a Puerto Rico, continúa proponiendo plebiscitos para saber lo que quiere los puertorriqueños. Aunque 100% de los puertorriqueños queramos seguir siendo una colonia de Estados Unidos, todavía estaríamos obligado a tomar nuestra soberanía para después decidir que queremos hacer.

Lo único que sirve estos plebiscitos es para que EEUU divida los puertorriqueños. Un puertorriqueño no nos invadió para hacernos una colonia. ¿Cuándo nos daremos cuenta que tenemos que unirnos?

¡Por eso es que tenemos que protestar pacíficamente por lo menos 3 veces al año hasta que lograr la descolonización de Puerto Rico!

José M López Sierra
www.TodosUnidosDescolonizarPR.blogspot.com
Fecha: Viernes, 12 de julio de 2013 a las 11:37
Leyla
En Canarias ya estamos sufriendo todo eso y más, y Marruecos no tiene nada que ver. Marruecos por sí solo no puede apropiarse de las Islas Canarias, necesitaría ayuda de España y de EE.UU. como pasó con el Sáhara. España pensó: "Si el Sahara no es nuestro, tampoco será independiente, será de Marruecos para poder seguir teniendo acceso a sus reiquezas. Sí el Sahara no tuviera las riquezas que tiene seguramente lo hubieran dejado libre pero como hay mucho buitre occidental que quiere parte del pastel pues no lo dejan ni a sol ni a sombra.
Fecha: Viernes, 28 de junio de 2013 a las 09:42
PREGUNTA
¿EN CANARIAS. CON LA DESCOLONIZACIÓN Y LA INDEPENDENCIA, NOS PUEDE PASAR IGUAL QUE CON PUERTO RICO, A TRAVÉS DE MARRUECOS COMO “INTERMEDIARIO” YANKI?

Canarias-semanal.org • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress