Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies

Autor de la entrevista: José López
Lunes, 12 de diciembre de 2011
Entrevista a Manuel Navarrete:

"La 'democracia' burguesa no puede 'evolucionar' hacia el socialismo. Sólo puede ser barrida"

Guardar en Mis Noticias.

Manuel Navarrete, filólogo , analista político y activista del 15M mantiene en esta entrevista que la hegemonia de la clase trabajadora se conquista a través de la lucha, la militancia, el compromiso, el activismo, el sindicalismo de clase, la participación en los movimientos sociales, barriales, vecinales… en un proceso de acumulación de fuerzas encaminado a la toma revolucionaria del poder por parte del pueblo (...).


[Img #3157]J.L: Manuel, ¿Por qué la izquierda anticapitalista no es capaz de abanderar la indignación ciudadana?


         Manuel Navarrete: Ante todo, agradezco el respeto y la educación. Me centraré, si no te importa, en la cuestión política, obviando anteriores cosas que no me han gustado. Supongo que hay muchos motivos para esto, entre otros el machaque mediático. Las actuales movilizaciones han cuajado por diferentes causas. En primer lugar, hay que reconocer que el hecho de no privilegiar las banderas y siglas individuales ha funcionado a la perfección. Por otro lado, las fuerzas antisistema todavía estamos sufriendo los efectos del reflujo tras la “caída del comunismo”.

 

J.L:    ¿Cómo superar los prejuicios que tienen los ciudadanos con respecto al marxismo, socialismo o comunismo en los tiempos actuales?


Manuel Navarrete:    Supongo que explicando pacientemente. Hablas de hacer que fluya la información, y estoy de acuerdo. Pero para que esa información fluya libremente, hay que generar contrahegemonía ideológica y, en última instancia, expropiarlos. ¿Por qué? Porque ellos tienen los periódicos, la tele y los medios de comunicación. Y mientras los tengan, podrán hacer que la gente piense como ellos quieran. Por mucho que Kaos, Insurgente, Rebelión o La Haine se desarrollen, jamás podrán competir en igualdad de condiciones, si no hay una expropiación de los grandes monopolios mediáticos capitalistas.

 

J.L: ¿Cómo superar el capitalismo hoy en día? ¿Cómo lograr la hegemonía del proletariado, de la inmensa mayoría? ¿Cómo avanzar hacia el socialismo?


Manuel Navarrete:      A través de la lucha, la militancia, el compromiso, el activismo, el sindicalismo de clase, la participación en los movimientos sociales, barriales, vecinales… Todo ello como proceso de acumulación de fuerzas encaminado a la toma revolucionaria del poder por parte del pueblo, las mayorías sociales. Esa es la revolución política que proponían Marx y Engels, y no hacer determinados cambios institucionales, que por otro lado te doy la razón en que me parecen positivos si ayudan a proseguir el proceso de acumulación de fuerzas, aunque pienso que la lucha en los puestos de trabajo genera mucha más conciencia y terror al sistema (me alegro de que estés de acuerdo conmigo en la prioridad estratégica de la huelga general) y que lo que propones no va a la raíz del problema, que son las relaciones de propiedad.

      En ese sentido, me gustaría aclarar que no digo que seas el ala derecha del 15 M, sino que tu primer artículo fortalecía a ese ala (ya he explicado por qué lo creo). En realidad, aunque digas que no, ya he explicado varias veces por qué pienso que lo que propones no funcionaría: el poder puede aguantar manifestaciones pacíficas indefinidamente, pero no puede resistir una huelga indefinidamente, ya que eso merma su capacidad para competir en el mercado capitalista. La clave es que, antes de llegar a esa acumulación de fuerzas, a esa hegemonía ideológica y ese nivel de conciencia, no basta con que decida la mayoría. No mezcles los intereses objetivos y los intereses subjetivos de la mayoría. La mayoría decidirá que gobiernen el PSOE y el PP. Y si la última reforma de la Constitución se hubiera sometido a referéndum, habría salido que sí. Hay que persuadir y concienciar. Eso propongo yo: no habrá socialismo hasta que la gente no lo desee libremente, hasta que la revolución conquiste su subjetividad. Obviamente, pese a lo que digan en Intereconomía, los comunistas no proponemos dictaduras.

 


J.L: ¿Está a favor de la dictadura del proletariado ¿O, por el contrario, piensa que es posible avanzar hacia el socialismo en el marco de la actual “democracia” burguesa ¿Puede esta “democracia” evolucionar para ser una democracia real?


Manuel Navarrete:    Depende de lo que entiendas por dictadura del proletariado o por dictadura obrero-campesina. Si entiendes lo que expuso Lenin en El Estado y la revolución, en líneas generales estoy de acuerdo, porque es el sistema más democrático y avanzado que pueda plantearse. Por eso precisamente opino que es un nombre desafortunado para designarla. Dictadura del proletariado y del campesinado allá donde los burgueses han sido expropiados es igual a democracia. Pero dictadura no significaba lo mismo hace siglo y medio, cuando además todos los países eran de un modo u otro dictaduras, que ahora. Y más en el Estado español, donde hemos sufrido un régimen autoritario de corte fascista que todo el mundo conoce como “la dictadura”. Con respecto a lo segundo que dices, no, no creo que se pueda avanzar hacia el socialismo en el marco de la actual “democracia” burguesa. La “democracia” burguesa no puede “evolucionar” hacia el socialismo. Sólo puede ser revolucionada, destruida y barrida. ¿Por qué? Entre otras cosas, porque si intentas reformarla y vas camino de conseguirlo, te darán un golpe de Estado. Esto no es un apriorismo dogmático, sino una lección de la propia historia: en el siglo XX, todos los países donde ganaron (o podían ganar) las elecciones las izquierdas mínimamente transformadoras sufrieron un golpe de Estado. Empezando por el Estado español, donde tú y yo vivimos, pero pasando por el Chile de Allende, los sandinistas de Nicaragua (a través de una guerra de invasión contra ellos), Indonesia, Guatemala, Irán, República Dominicana, Afganistán… Hablabas de la necesidad de un vehículo, y sí, pero ese vehículo no puede ser el actual con varias reparaciones que lo mejoren.

       Hay que triturar el vehículo actual, con su Constitución del 78 que blinda la propiedad privada, y desarrollar un régimen completamente nuevo. No puede alcanzarse la democracia económica si primero no se destruye el Estado capitalista desde sus mismos cimientos, ya que su función es y sólo puede ser garantizar la dominación de clase y que no es lo mismo alcanzar el gobierno que alcanzar el poder fáctico. Las reformas nunca llevarán a eso, porque ahí es donde tienen su techo, por encima del cual las fuerzas armadas no permitirán nada.

 

J.L: ¿Es posible la democracia económica, es decir, el socialismo, sin desarrollar primero, o al menos simultáneamente, la democracia política? ¿Cómo?


Manuel Navarrete:     Depende de lo que entiendas por democracia económica. Sí es posible (aunque por supuesto indeseable) una economía socialista con un régimen político dictatorial, de igual modo que es posible capitalismo (dictadura económica) bajo democracia burguesa, monarquía absoluta, fascismo y otros muchos regímenes políticos diferentes. Basta con colectivizar los fundamentales medios de producción y distribución, reinvirtiendo la plusvalía hacia fines sociales y ya habrá una economía de corte socialista.

       Podemos hablar de la falta de democracia como una de las debilidades que tendría este régimen socialista. Eso sí. Véase la URSS, donde, a pesar de los logros sociales, jamás se dio el cambio de paradigma que se necesitaba para facilitar la participación popular. Estamos de acuerdo, pero el país, dada su estructura económica, era socialista. Sobre la división de poderes, ya te dije en el anterior texto que, bien explicada, es una idea interesante, así que no sé por qué quieres pelear conmigo. Pero sigo pensando que los conceptos no son neutros. ¿Por qué no hablar mejor de un Poder Popular que los controle a todos? En cuanto al poder mediático, Carlos Fernández Liria, quien realiza brillantemente una relectura marxista del legado de la Ilustración, ha sido mucho más claro y ha hablado de “estatalizar la prensa”, expropiar los medios de comunicación capitalistas. Lo suscribo. Aparte, no sé por qué te opones a añadirle adjetivos a la democracia. Si la lengua castellana nos permite ser más clarificadores añadiendo un complemento del nombre, ¿por qué no hacerlo? ¿No lo has hecho ya, de hecho, al hablar de “democracia económica”? Por otro lado, contrapones conquistar el poder por la fuerza y hacerlo de forma democrática. Opino que no es cierto. Todos los poderes, hasta los más democráticos, se conquistan por la fuerza. Sólo si viviéramos en una democracia podría llegarse al socialismo “democráticamente”, es decir, sin usar la fuerza. Por tanto, te contradices si crees que es posible.

 

J.L:    ¿Debe retocarse la teoría revolucionaria, el marxismo? ¿Hay que cuestionarla? ¿En qué?


Manuel Navarrete:    Siempre. En todo. Ten en cuenta que el marxismo no es un conjunto de principios cerrados, sino un método de análisis de la sociedad que debe ser desarrollado en cada coyuntura de manera diferente. ¿Cosas concretas que deban cuestionarse? Para empezar, el calco descontextualizado del modelo bolchevique. El obrerismo reduccionista de tipo fabril. La insuficiente valoración de los factores étnicos, culturales y nacionales. El vanguardismo y el subjetivismo. La consideración de los movimientos sociales como meras correas de transmisión. El culto a la vieja estructura de “partido”. El teoricismo. El verticalismo. La concepción de la revolución como batalla única o como mero asalto al poder, sin prestar atención al proceso de acumulación de fuerzas. Y muchas otras cosas.

 

J.L: ¿Es posible prescindir de la democracia representativa? ¿Democracia directa o democracia representativa, o ambas?


Manuel Navarrete:     Sinceramente, esto me parece jerga. Pero intentaré contestar. Por supuesto, no creo que pueda prescindirse de la representación. En nuestras asambleas, nosotros elegimos delegados, con mandato imperativo. Es una cuestión meramente organizativa. Todas las personas no pueden estar simultáneamente juntas en el mismo sitio, de modo que hay que elegir delegados que nos representen. Fuera de conceptos, lo que deseo es un régimen lo más de base posible, donde los de abajo controlen a los de arriba, y no viceversa.



EL AUTOR: Manuel Navarrete es profesor de Lengua y Literatura. Licenciado en Filología Hispánica, Máster en Profesorado y Máster en Estudios Americanos por la Universidad de Sevilla (Andalucía). Activista de los movimientos sociales y del sindicalismo alternativo y de clase. Pesimista de la razón y optimista de la voluntad.  Amigo de la Revolución Cubana y de los procesos emergentes y antiimperialistas en América Latina, realiza sus estudios de doctorado sobre la figura de José Carlos Mariátegui. Enemigo de la Ley de Partidos y de toda la legislación represiva. Ha participado como coautor en los libros "Bolonia no existe" (Hiru) y "Sastre, compañero" (Txalaparta).
Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
1 Comentario
Fecha: Miércoles, 14 de diciembre de 2011 a las 01:12
Uno más
Muy bien Navarrte. Me pareces un tio que tiene las cosas muy claras

Canarias-semanal.org • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress