Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies

Por Manuel Navarrete - Canarias-semanal.org
Lunes, 15 de abril de 2013
Charla a los trabajadores del SU de Huelva

Por nuestros padres y por nuestros hijos

Guardar en Mis Noticias.


[Img #17028]


      Manuel Navarrete es profesor de Lengua y Literatura. Licenciado en Filología Hispánica, Máster en Profesorado y Máster en Estudios Americanos por la Universidad de Sevilla (Andalucía). Colabora asiduamente con Canarias Semanal a través de sus artículos.  Activista de los movimientos sociales y del sindicalismo alternativo y de clase. Pesimista de la razón y optimista de la voluntad.  Amigo de la Revolución Cubana y de los procesos emergentes y antiimperialistas en América Latina, realiza sus estudios de doctorado sobre la figura de José Carlos Mariátegui. Enemigo de la Ley de Partidos y de toda la legislación represiva. Ha participado como coautor en los libros "Bolonia no existe" (Hiru) y "Sastre, compañero" (Txalaparta). Es autor del libro editado digitalmente por esta publicación titulado "¿Es posible cambiar el capitalismo?", en el que hace un análisis y  una dura crítica de las corrientes ideológicas neokeynesianas que tratan de colar su mercancía averiada reformista en la actual  coyuntura política española.


      El pasado día 12 de Marzo, Manuel Navarrete impartió una charla a los trabajadores del Sindicato Unitario de Huelva. Les ofrecemos un resumen de la misma.

 


Nuestros padres y nosotros

 

        Soy más joven que muchos de vosotros, y por eso me ha tocado vivir en el mundo de la precariedad. Yo soy profesor, tengo una carrera, pero soy profesor interino, temporal, como casi todos los trabajos hoy en día. En teoría cobro 2 mil euros al mes, pero sólo trabajo unos meses al año. En un buen año puedo ganar 8 mil euros. Así que en realidad cobro menos de 700 euros al mes. ¿Con 700 euros se puede vivir hoy en día? ¿Se puede pagar una hipoteca? ¿Se pueden tener hijos?

 

    Mi padre era obrero de fábrica, en la Fasa Renault de Sevilla. No tuvo estudios, pero tenía un contrato fijo, un sueldo fijo, derecho a ponerse malo, a vacaciones. La generación de mi padre pudo tener casa, porque una casa costaba 2 millones de pesetas. Nos llevó a la Expo. Pudo llevarnos a la playa en verano.

 

       La generación de mi padre siempre será del PSOE, porque ese gobierno coincidió con esos años felices. Se acabó la dictadura de Franco, llegaron los fondos europeos y se pusieron a construir carreteras, aeropuertos e infraestructuras. La generación de mi padre [Img #17021]creía que la economía siempre iba a crecer, que sus hijos viviríamos mejor que ellos.

 

       Pero se equivocaban. A la vez que Felipe González aceptaba los fondos europeos, aceptaba que este país perdiera toda soberanía. Soberanía significa poder disponer de tus recursos, administrarlos como quieras, tener tu propia moneda, tu propia política económica. La entrada en la Unión Europea significó que el Estado español renunciaba a su soberanía.

 

 

Consecuencias de la renuncia a la soberanía

 

       Ahora tenemos bonitas carreteras y aeropuertos, perfectas para que vengan turistas [Img #17007]alemanes o ingleses. Pero, a cambio, la Unión Europea nos ha obligado a privatizar las empresas públicas: Telefónica, Endesa, Repsol, Seat, Iberia, Renfe.

 

        La UE impulsó la globalización, es decir, que no existiera soberanía por parte de los Estados, que las empresas compitieran a nivel internacional. Así, gran parte de las industrias empezaron a irse a países donde pudieran pagar salarios más bajos.

 

         Lo que ahora estamos viviendo no es más que la consecuencia de aquello:

 

        1) Al no existir empresas públicas, el Estado no capta ese dinero, que va a manos privadas. El Estado tiene que pedir préstamos, y aumenta la deuda. Para pagar los intereses, el Estado se endeuda aún más.

 

          2) Al no haber industria, España queda condenada a los servicios, el turismo y el sector agrícola. Esto significa subdesarrollo, porque estos productos no pueden competir con la industria, tienen menos valor añadido. Por eso los países más industrializados han sido siempre los más ricos, y los más campesinos los más pobres.

 


       Por tanto, la crisis que vivimos ahora no es algo nuevo, sino que se venía incubando desde hace años. Desde que Felipe González nos metió en la Comunidad Europea, por más que en ese momento pudiéramos vivir una prosperidad aparente.

 

        Y yo os pregunto: ¿algún partido parlamentario, incluso de esos que se llaman muy de izquierdas, cuenta las cosas así? Pues eso es lo que ha pasado, y es innegable.

 

 

 

Movilizarnos sin confusión

 

        Por eso es importante movilizarse. Pero no me gusta el populismo ni la demagogia. Últimamente hay muchas movilizaciones, pero si queremos que lleguen a buen puerto, deben superar la confusión. Porque no basta con estar indignados. Hay que estar organizados. Y porque si no nos representan, tendremos que construir un poder popular que sí sea representativo.

 

        Se dice que "no es una crisis, sino una estafa", y eso es una verdad a medias, es decir, media mentira. No es una estafa, es una crisis con todas las de la ley. Y los que mandan no pueden evitarla.

 

[Img #17008]           Sabéis que hoy día son muchos los colectivos de trabajadores que protestan. Pues bien, el sistema no podría satisfacer todas sus demandas a la vez aunque quisiera, porque entonces los ricos dejarían de ser ricos, y eso no puede ser bajo el capitalismo, porque se hundiría. Así que lo que es una verdadera estafa es el sistema capitalista. Y la verdad es que para luchar contra la pobreza hay que luchar contra la riqueza.

 

        Pero hay más confusiones. Como hace unos años se podía vivir aceptablemente y ahora no, se suele culpar al "modelo" de capitalismo actualmente imperante. Es otro error. Bajo el sistema capitalista, en todos sus modelos, siempre hubo desahucios, paro y miseria. Los años de bonanza fueron una excepción histórica, en cuyas causas no vamos a profundizar, pero que tienen mucho que ver con la sobreexplotación del Tercer Mundo y con la existencia de la Unión Soviética. Porque ahora se critica mucho a la URSS, pero la verdad es que los capitalistas se veían obligados a competir con ella en bienestar y otorgar concesiones sociales. En todo caso, las premisas han cambiado, el periodo de bonanza por desgracia ha durado muy poco y, además, no volverá.

 

        La televisión nos inculca la idea de una crisis pasajera, una honda que ahora va hacia abajo pero volverá a subir hacia arriba. Pero eso no tiene por qué ser así necesariamente. ¿Cómo van a dar trabajo a los 6 millones de parados?

 

         La historia demuestra que un país rico puede convertirse en pobre. El caso más reciente: Argentina. Hace no muchos años, los españoles emigraban a Argentina a buscar trabajo. Luego, aplicando las mismas recetas que ahora la UE nos impone a nosotros (privatización, desindustrialización, pérdida de soberanía), se hundieron. Y no volvieron a resurgir hasta que rompieron con esas recetas.

 

        La actitud de "esperar y aguantar hasta que la crisis pase" no es realista. Máxime si, por el camino, nos lo roban absolutamente todo.

 

 

Un poder paralelo

 

 

        Entonces, ¿qué quiero decir? ¿Que no hay solución? ¿Que estamos perdidos?

 

         No. Los de arriba no pueden gobernar sin el consentimiento de los de abajo. Ahora hay un libro muy famoso que se llama “Hay alternativas”, y yo digo que sí, hay alternativas… pero no las que dice el libro. Las políticas reformistas, socialdemócratas que propone no volverán nunca porque han desaparecido las premisas que las hacían posibles.

 

 [Img #17005]       Hay soluciones, sí, pero no las que dice la tele. La solución no pasa por votar a otro partido en las próximas elecciones. Existe una diferencia entre la apariencia de los procesos históricos y su esencia. En apariencia el reformismo negoció concesiones pacíficamente. En esencia, lo que realmente ocurrió fue que existía un gran contrapoder de la clase trabajadora a nivel internacional, que fue el que forzó las concesiones preventivas.

 

        Así pues, la solución pasa porque la clase trabajadora, incluyendo a los parados, se autoorganice. Pasa porque creemos un poder paralelo al de ellos, acumulando fuerzas hasta que algún día seamos más fuertes que ellos. Tenemos que crear asambleas estables en el tiempo en los barrios y en los centros de trabajo. Tenemos que deliberar y tomar decisiones en ellas. Tenemos que solucionar nuestros propios problemas, las necesidades más inmediatas del pueblo.

 

       Pongamos ejemplos. Los Panteras Negras lo hicieron en los barrios negros de los EE UU. Crearon un programa de desayuno gratuito para que los niños no se fueran al cole con el estómago vacío. Pero no hacían caridad como los curas, sino que, al mismo tiempo, le dijeron a la gente que luchara, que se rebelara, que su pobreza era culpa de la riqueza de otros. Y se hicieron con armas para vigilar los abusos de la policía, que les machacaba en los barrios. Y cuando los Panteras Negras aparecieron con sus armas, la policía se lo pensó dos veces antes de maltratar a los negros del barrio. Y así se ganaron el respeto del pueblo.

 

 

 

Experiencias de contrapoder y criminalización

 

        Pero no hay que irse tan lejos. En la corrala la Utopía de Sevilla, un grupo de familias desahuciadas ha ocupado un bloque de viviendas para vivir. En Somonte un grupo de jornaleros en paro ha ocupado una finca abandonada, y la han puesto a producir. Conozco gente que se plantea ocupar fábricas abandonadas y hacer lo mismo. La experiencia de las fábricas recuperadas no sería nueva. Ya se practicó en Argentina, cuando tuvieron su crisis, y es perfectamente posible.

 

       Pero nada de eso lo puede hacer una persona sola. Solos no somos nada. Sólo tenemos fuerza si estamos unidos. Y ese es el único camino para cambiar las cosas. Pero la unidad no debe ser una unidad a secas, sino una “unidad para”. Queremos unidad para luchar, no para claudicar, como CCOO y UGT.

 

         Los medios de comunicación son empresas y mentirán. Nos llamarán violentos, pero violentos son ellos. Violenta es la policía cuando reprime a la gente. Violencia es un desahucio. Violencia es que no se respeten los convenios colectivos. Violencia es que la gente esté obligada a hacer horas extra, o si no los echan a la calle. Violencia es que en muchos trabajos sólo se cotice una parte de las horas que realmente se trabajan. Violencia es que suban los precios de todo mientras estancan los salarios o los bajan. Violencia es que casi todos tengamos que estar mal para que unos pocos sean millonarios.

 

         Yo lo tengo muy claro: si vas por la calle y te roban la cartera, te defiendes. Y de igual modo, si la troika, la UE, el gobierno y la patronal nos roban la cartera, tenemos que defendernos y parar esto. Por las buenas o por las malas.

 

 

 

Nosotros y nuestros hijos

 

       Muchos de vosotros tendréis hijos, y otros estaréis pensando en tenerlos. Pero si dejamos que nos roben todos nuestros derechos sociales y laborales, nuestros hijos van a tener una vida deprimente.

 

         Hay trabajadores que no se movilizan porque tienen hijos y no quieren meterse en líos. Pero al no movilizarse meten a sus hijos en el peor de los líos: el lío de toda una vida esclava, trabajando de sol a sol, sin el menor derecho.

 

        La historia misma demuestra que los derechos no caen del cielo, sino que se conquistan por la fuerza, a través de la lucha. Y si dejamos de luchar y de organizarnos, si nos rendimos, pasa lo que nos está pasando ahora. Cuanto más cedamos, más avanzarán ellos.

 

       Hace unas décadas, y no sólo aquí sino en toda Europa, no había derecho a cobrar el paro, a las vacaciones pagadas, a la baja por maternidad, a la baja por enfermedad, al convenio colectivo, a la seguridad social, a la educación gratuita.

 

       Si no nos organizamos, la siguiente generación no tendrá tampoco ninguno de estos derechos. Y la única herencia que le dejaremos a nuestros hijos será una hipoteca, un trabajo precario, una vida miserable y hospitales y escuelas privadas. Está en nuestra mano evitarlo, pero sólo será posible si luchamos en un proceso coherente, con objetivos claros, que amenace al poder. Si luchamos por otra sociedad diferente y más justa. Por la revolución.

 

        Me gustaría terminar compartiendo con vosotros unos versos de Bertolt Brecht que me gustan especialmente. El poema se titula “Oda a la dialéctica”:

 

 

     Con paso firme se pasea hoy la injusticia.
Los opresores se disponen a dominar otros diez mil años más.
La violencia garantiza: "Todo seguirá igual."
No se oye otra voz que la de los dominadores,
y en el mercado grita la explotación: "Ahora es cuando empiezo."
Y entre los oprimidos, muchos dicen ahora:
"Jamás se logrará lo que queremos."



      Quien aún esté vivo no diga "jamás".
Lo firme no es firme. Todo no seguirá igual.
Cuando hayan hablado los que dominan, hablarán los dominados.
¿Quién puede atreverse a decir "jamás"?
¿De quién depende que siga la opresión? De nosotros.
¿De quién que se acabe? De nosotros también.
¡Que se levante aquel que está abatido!
¡Aquel que está perdido que combata!
¿Quién podrá contener al que conoce su condición?
Pues los vencidos de hoy son los vencedores de mañana
y el jamás se convierte en hoy mismo.

 

Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
6 Comentarios
Fecha: Martes, 23 de abril de 2013 a las 09:31
Pedro Jesús
RIMARES: Yo observo y leo por aquí y por allá, usted D. Manuel Navarrete está por acullá. Lo entiendo, pero ¿ cual es la realidad?; pues que el capitalismo real, nadie lo quiere tocar, sólo de pasada mencionar, es el clerical. El superinmenso capital de la iglesia catolicilla, es intocable, y con la x en la casilla, se agranda un pisco más palpable. ¿ qué son para ella 300 millones de euros más, gracias a los españolitos santitos?, pues unos pisquitos. ¡ Coño! Hay que dirigir los tiros a la jerarquía eclesiástica, a ver cuando leo un articulo suyo diciéndole a estos sinvergüenzas ¡ basta!. A ver quién es el primer articulista, que con datos y documentos, le dice a la romana lista, ¡un momento!, se te acabó el cuento. D. Manuel métase contra la iglesia, para acabar con el hambre y las miserias de tanta pobreza; su inmensa fortuna, puede acabar con el paro a la de una. Su articulo no tiene desperdicio, pero no la nombra, ni al final ni al inicio, sigue ella escondida en la sombra. ¡Hija de p…, no hay quién cambie tu ruta¡¡¡¡¡.
Fecha: Jueves, 18 de abril de 2013 a las 21:28
Erasmo de las caletillas
No hay peor ciego que el estulto que no tiene el menor conocimiento y que no puede ver mas alla de sus narices, parece que Paco es uno de estos pobres ignaros incapaz de oir la musica y entender la letra a la vez. "La generación de mi padre siempre será del PSOE, porque ese gobierno coincidió con esos años felices. Se acabó la dictadura de Franco, llegaron los fondos europeos y se pusieron a construir carreteras, aeropuertos e infraestructuras... ". Tu mismo me proporcionas algo de munición: “…por más que en ese momento pudiéramos vivir una prosperidad aparente...", (la apariencia de prosperidad era para unos pocos). Esto todo creo que lo escribe Navarrete (los subrayados son mios) y si se tiene en cuenta el contexto es aun mucho peor (hay que atenerse a lo que se escribe, yo por desgracia no soy telepata). Lo que el narra en estos primeros parrafos, tiene poco que ver con lo que realmente ocurre ya que presenta un cuadro de esos años totalmente deformado, aplicando las formas de vida, trabajo y salario de su padre, que pertenecia a una pequeña parte de la clase obrera (“aristocracia obrera”), especializada, con un puesto fijo…que tampoco vivia en Jauja, pues esas modestas ventajas se alcanzaban a base de muchas horas extras, trabajando los sabados y los domingos…doblando turnos, etc, que con frecuencia costaban graves accidentes de trabajo…La mayoria de los trabajadores ni siquiera tuvieron tanta “suerte”, trabajo precario, salarios de miseria…malviviendo en los “poligamos sociales”…este era la situación en la que se movían la gran mayoria de los trabajadores durante el “Felipato”….
Fecha: Jueves, 18 de abril de 2013 a las 18:30
Paco
¿Este "Erasmo" no sabe leer o qué le pasa? ¿Dónde ha visto en el artículo algún "embellecimiento del gobierno de Felipe González". "La crisis que vivimos ahora no es algo nuevo, sino que se venía incubando desde hace años. Desde que Felipe González nos metió en la Comunidad Europea, por más que en ese momento pudiéramos vivir una prosperidad aparente...", escribe el articulista que, por otro lado, es de los que más caña da a los sociatas y a sus amigos. Lo dicho, este Erasmo o no sabe leer o no ve nada de nada.
Fecha: Miércoles, 17 de abril de 2013 a las 11:44
Erasmo de las caletillas
La ignorancia es mas que atrevida. El grosero embellecimiento del gobierno sociata de Felipe Gonzalez me parece bochornoso. ¿Le suenan de algo las ZUR...La reconversión industrial, las leyes sobre despidos, las devaluaciones, etc. El proceso de desposesión de las clases subalternas del estado se continua en "los felices 80", siguiendo el camino del latrocinio de lo publico en los años 90 con el pepero "Ansar", se agudizan con Bambi Zapatero, hasta recalar en el saqueo y la almoneda de Rajoy y los suyos. Proyecto de esta desposesión en el que se unen todos los beneficiarios del regimen de la Transición a mayor gloria del capital financiero, en el sostenimiento de este estado corrupto y represor heredero directo del franquismo
Fecha: Martes, 16 de abril de 2013 a las 00:25
MILKO
Muy buen artículo compañero Manuel Navarrete. No cambies nunca amigo. Sigamos juntos en la lucha por construir la única esperanza que salvará a la actual civilización LA SOCIEDAD DE OBREROS, CAMPESINOS, INTELECTUALES Y SECTORES POPULARES, LLAMADA COMUNISMO.

! NO ESTAMOS SÓLO ! ! SOMOS LA MAYORÍA SOCIAL !


! HASTA LA VICTORIA SIEMPRE ! ! VENCEREMOS !.
Fecha: Lunes, 15 de abril de 2013 a las 03:33
Lic. Alfonso Germán Arreola
Si existiera y se respetara la democracia, nuestras formas de asociación y esfuerzos coordinados para el logro de finalidades comunes, con información y autorrespeto para repartir equitativamente entre los productores de bienes o servicios, el excedente de riqueza se destinara a gastos de educación, salud, alimentación, vivienda y recreación de menores, ancianos y minusválidos.

Canarias-semanal.org • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress