Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Por Juan Antonio Sánchez Campos - Canarias Semanal
Martes, 22 de enero de 2013

Una política indefinible

Guardar en Mis Noticias.

Comienza -escribe JUAN ANTONIO SÁNCHEZ CAMPOS - una nueva semana de desconcierto entre los ciudadanos que ven proliferar por todos lados, la desastrosa imagen generada por los representantes políticos de las dos principales formaciones (...).

[Img #14783]   Comienza una nueva semana de desconcierto entre los ciudadanos que ven proliferar por todos lados, la desastrosa imagen generada por los representantes políticos de las dos principales formaciones. A la espera se mantienen Izquierda Unida y los aliados de Rosa Díez (UPyD) que junto a los sindicatos (CCOO-UGT) muestran una falsa incredulidad ante los hechos lamentables de sus principales homólogos, los cuales rigen la política en España.


   Política, esa palabra con multitud de definiciones que presume la actividad precisa para asumir asuntos públicos y por ende, la vida de los ciudadanos, que en un país democrático como España les ofreció en las urnas por elección propia; una palabra que interfiere en todo lo relativo a lo socialmente asumible y relacionado con la economía del país, está siendo vilipendiada por constantes sacudidas de carácter compulso cometidas por personas presumiblemente no merecedoras de la confianza de los españoles. Y, sin embargo, aquí estamos ahora, metidos en una vorágine de consecuencias impensables generadas por el afán de lucro sistemático, cometido por aquellos que negociaron con su poder por delante beneficios onerosos a las arcas ciudadanas.


   Política sí, así lo demuestran los actos, se ha convertido en el paraíso idóneo para cometer delitos con escasas probabilidades de condena; dietas que engordaban triplicando su valor, estafa, apropiaciones indebidas, malversación de caudales públicos, administración ilegal de bienes y un sinfín de delitos más que añadir en su contra, hacen de la misma el edén de los desaprensivos, la forma más utilizada por algunos de los personajes corruptos de ese colectivo de clases sociales llamados políticos, "presuntamente" inmersos en delitos que han dejado muestras evidentes de no ser dignos de la confianza y el compromiso con la ciudadana, la única norma que se les requería en sus cargos.


   Nadie se fía de los que han defraudado a todo un país, ni siquiera entre sus propias filas se vislumbra el ambiente eficaz que precisan, para sacar a este país de la pesadilla en la que se ha convertido el sueño del crecimiento y el progreso; ni siquiera un Presidente que abogo por la austeridad para despertarlo, ha conseguido otra cosa que no sea la disconformidad de la sociedad en su conjunto. Primero por ponerse del lado más fuerte de la economía europea cogiendo la mano de la Sra. Merkel y ahora, atacando la poca permisividad de la canciller alemana para consolidar políticas expansivas que ayuden a países rescatados.


   Esta es la lentitud del Sr. Rajoy, han tenido que venir dirigentes de otros continentes, o incluso de los países vecinos, para ponerle ante hechos como el del escandaloso paro juvenil en nuestro país -más del 55%-, los seis millones de parados y las más de dos millones de familias en el umbral de la pobreza, indigencia y exclusión social. El político ubicado en el primer lugar del podio -Moncloa- de la clase dirigente actual, tarda demasiado en tomar medidas que amainen el temporal que sufre el mercado del empleo al que la Reforma Laboral no ha hecho más que perjudicar; el instigador a retirar la medida de ayuda de 400 euros a quienes vivieran con los padres por no poder mantener la vivienda al carecer de recursos, vuelve a ponerla en marcha de nuevo por hacer algo coherente. Pero no podía ser todo mejoras sociales, incurriendo en el error no calculado de aumentar el Plan de Incentivos al Vehículo Eficiente (PIVE) al doble de lo presupuestado -hasta 150 millones-. Una medida que viene a dar de nuevo la razón a la política confusa del Gobierno, intentando desembarazarse de las grandes campas de vehículos sin salida al mercado sin pensar que, mejor valdría estudiar otras preocupaciones ciudadanas más imperiosas, como el descontrolado aumento del transporte público en la Comunidad de Madrid, que el próximo Febrero subirá de nuevo hasta convertirse en la tercera vez en un año. El combustible, valedor de grandes firmas especuladoras, mantiene su imagen de primacía y su política de libre albedrío queda de manifiesto, ¿Cómo pagar la gasolina del vehículo ofertado con el plan PIVE si las familias no tienen para pagar la energía del hogar? Contradictorio cuanto menos ¿verdad?


   Política al fin y al cabo se está convirtiendo la sociedad española,  una política crítica con los profesionales que juraron dedicarse a hacerla creíble y honrada; preguntarse por la definición adecuada es mera utopía en estos momentos, más bien deberíamos de empezar a construir un sentido aparente a la misma, como el sentido común y la lealtad que los españoles exigen a los representantes en el Gobierno, para acceder a un puesto de trabajo que facilite una calidad de vida digna a las familias golpeadas con el lastre de la precariedad y falta de recursos, venidos de la mano de una política económica manifiestamente indisciplinada.


Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
Canarias-semanal.org • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress