Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies

Por Manuel Navarrete (*) - Canarias Semanal
Jueves, 8 de noviembre de 2012
"Reforzar la idea de que la revolución se hace con florecitas es contrarrevolucionario"

El cáncer oportunista

Guardar en Mis Noticias.

[Img #11850]


        Al calor de las últimas movilizaciones populares, resurge la pasión por el espontaneísmo. Aun yendo a contracorriente, debemos decirlo con claridad: el activismo por el activismo, ciego, sin estrategia y sin objetivos, no lleva a ningún lado. Las líneas políticas de cada etapa deben debatirse minuciosamente; sólo aquellos que tienen complejos, quizá por carecer de una trayectoria práctica real, pueden dudarlo.


   Tener una línea política justa en cada etapa implica huir igualmente del exceso y del defecto. Para ello hay que comprender la dialéctica entre emisor, mensaje y destinatario. Toda consigna que refuerce el nivel actual de conciencia de clase del pueblo, y por tanto sus prejuicios, es imperdonable. Por ejemplo, reforzar el pacifismo, la idea de que la revolución puede hacerse lanzando besitos o florecitas a los arco iris (¿qué diría el Che Guevara de [Img #11835]esto?), es un acto contrarrevolucionario. Y lo mismo cabe decir de reforzar la idea de que el socialismo real, empezando por la Unión Soviética, no fue más que un Gulag represivo y odioso. O la idea de que allá donde diga el telediario y le convenga al imperialismo (por ejemplo: en Libia, Siria, Irán o hasta el Tíbet) debemos inventarnos una ilusoria “revolución popular” apoyada, por mera casualidad, por la “humanitaria” OTAN. 



   Naturalmente, todos estos absurdos forman parte de un discurso adaptativo a lo que dice el telediario, que puede comprobarse a la perfección hablando con esta peculiar “izquierda” sobre Cuba, sobre Venezuela, sobre la lucha armada o sobre el mantra o comodín de “la burocracia”. Esta “izquierda” teme chocar con los prejuicios inducidos por los mass media, de modo que se adapta a ellos fortaleciéndolos y creyendo que así podrá esquivarlos. Lo único que consigue en realidad es alimentarlos, reforzando involuntariamente la ilusión democrático-burguesa occidental (como mal menor en comparación con el supuesto “totalitarismo soviético”) y escondiendo estos prejuicios inducidos debajo la alfombra inútilmente, hasta que salen por otro lado por no haber sido debidamente eliminados.


        Pero, por otra parte, toda consigna que, pese a su refinamiento, no sea comprendida por los de abajo también es inútil. Por ejemplo, aquellos compañeros que no aceptan las iniciativas de cooperativismo, aduciendo que su producción habrá de venderse a través de los mecanismos mercantiles del capitalismo, creen que aislarse del sistema perjudica a dicho sistema. La realidad es que una cooperativa (siempre que no crezca hasta corromperse, como Eroski) puede servir de ejemplo práctico de que los trabajadores son capaces de producir sin capitalistas. El poder no se combate creando una isla felizmente salvada, al margen y fuera de la realidad, sino creando un contrapoder popular cada vez más fuerte que algún día pueda enfrentar al poder capitalista y asaltar el poder estatal.


[Img #11834]   La conclusión de todo esto es que las consignas no deben ser sólo propagandísticas, ni sólo revolucionarias; las consignas deben ser principalmente pedagógicas. No hay que decir lo que el pueblo quiere oír (oportunismo), ni tampoco lo que a los activistas nos apetece decir (sectarismo); hay que decir lo que el pueblo necesita escuchar.


       No debemos rebajarnos al nivel de conciencia actual de los trabajadores, sino elevarlo progresivamente; pero debemos hacerlo sin descolgarnos hacia adelante y quedarnos solos. ¿Hay que ir, pues, “donde esté la gente”? Sí, pero no para favorecer que sigan inmóviles en ese lugar (lo que reforzaría un status quo que, estaremos de acuerdo, no es excesivamente deseable), sino para animarles a moverse.


      No debemos ni aislarnos del pueblo, ni diluir nuestra línea política dentro de la del pueblo, sino combatir las líneas reaccionarias con la fracción del pueblo que nos apoye y a la vista del resto del pueblo. ¿Hay que distinguir, pues, entre “base y dirección”? Sí, pero sin olvidar que la dirección dirige y, por tanto, determina el carácter de clase de su organización. Por eso podemos decir claramente que el PSOE y CC OO son organizaciones enemigas del pueblo trabajador, sin necesidad de aclaraciones absurdas sobre cada uno de sus militantes particulares.


       Contemplar la diferencia entre base y dirección puede ser útil a determinados niveles de análisis; por ejemplo, para comprender la pertinencia de instar a los trabajadores a abandonar  esas organizaciones y agruparse bajo (y en) una dirección que no esté al servicio de la burguesía. Pero si dicha diferenciación se emplea para reforzar la permanencia y la confianza del pueblo trabajador en el PSOE y CCOO (en lugar de favorecer la destrucción de ambas organizaciones), entonces es una idea profundamente reaccionaria.


      Como también es reaccionaria la obsesión por “incrementar el número de militantes”, aun a costa de los principios. Y, sobre todo, además de reaccionaria, absurda. Este absurdo se deriva del error de mezclar planos organizativos diferentes. Una organización de cuadros es un batallón de combate y es, por definición, minoritario (ya que lo que aspira a generalizar no es su ridículo carné de afiliación, sino la influencia política de determinadas ideas). Una organización de masas, en cambio, tiene principios más laxos. Pero si adoptas la línea política de una organización de masas en una supuesta organización de cuadros, además de crear una duplicidad absurda y perder tu sentido como organización, a la larga acabarás sucumbiendo, ya que los movimientos sociales ofrecerán lo mismo que tu, pero “mejor”, con más trayectoria y más medios, y más dispuestos a seguir vendiéndose en cuestiones clave para “incrementar el número” de miembros.


    No vamos a solucionar estas dos desviaciones (oportunismo y sectarismo, sin duda la primera más extendida en nuestra coyuntura política particular) con este breve texto. Probablemente unos acaben proponiendo fotos de modelos desnudas en nuestros carteles para “atraer a la masa”, y los otros terminen lanzando la rupturista proclama de beber de los charcos para no participar en el sistema opresor que controla el servicio de aguas. Sí aspiramos, en cambio, a reconducir el debate para que los oportunistas no puedan camuflar nuestras diferencias políticas (y sus traiciones) actuales bajo el envoltorio irrisorio de líderes (y “traiciones”) de hace un siglo. Falta nos hace.



(*) Manuel Navarrete es profesor de Lengua y Literatura. Licenciado en Filología Hispánica, Máster en Profesorado y Máster en Estudios Americanos por la Universidad de Sevilla (Andalucía). Activista de los movimientos sociales y del sindicalismo alternativo y de clase. Pesimista de la razón y optimista de la voluntad.  Amigo de la Revolución Cubana y de los procesos emergentes y antiimperialistas en América Latina, realiza sus estudios de doctorado sobre la figura de José Carlos Mariátegui. Enemigo de toda la legislación represiva. Ha participado como coautor en los libros "Bolonia no existe" (Hiru) y "Sastre, compañero" (Txalaparta).
Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
7 Comentarios
Fecha: Viernes, 23 de noviembre de 2012 a las 08:07
andando
De nuevo CCOO y el PpSOE se unen contra BILDU. !Ahí está la "vanguardia" del sindicalismo obrerista español, al lado de la patronal y la derecha españolista, contra los representantes legítimos de los únicos vascos que no se han arrodillado ante el juancarlismo franquista!!

!Oportunismo del bueno, como siempre el sindicato vertical CCOOUGT!!
Fecha: Viernes, 16 de noviembre de 2012 a las 12:32
jarto
!...y no con los muchos farsantes....!! De esos hay en todos lados, hasta en las vanguardias proletarias y los grupos armados hay gentuza, infiltrados y oportunistas, por desgracia. !El PPSOE se frota las manos con tanta tontería!!¿Frente unido? ni para tirar piedras a los maderos en una mani, mucho menos para hacer la revolución. !tontería el artículo y el falso debate!
Fecha: Martes, 13 de noviembre de 2012 a las 09:24
Ernesto
Menuda tontería vacua la metáfora del zapato, con perdón. Aquí no se trata de ponerse exclusivista ni nada por el estilo... Del "enemigo común" forman parte los que pretendiéndose anticapitalistas se esfuerzan en realidad por perpetuar este sistema criminal, poniéndole algún parchito. Y no digamos ya los ultraliberales del PSOE o esos aparatos del Estado que son CC.OO. y UGT. Lo del Frente Unido, por tanto, está muy bien, pero un frente con los que REALMENTE están contra el sistema y no con los muchos farsantes que intentan engañar a la gente una y otra vez.
Fecha: Martes, 13 de noviembre de 2012 a las 07:57
se hace camino al andar
Como contestó el cantaor flamenco "El Cabrero" en uno de sus conciertos cuando un viejo militante anarquista le gritó "salud y anarquía compañero": !Que cada cual se ajuste el zapato que mejor le vaya!.

Claro que siempre veremos que el zapato que calzan los otros, se dedican al oportunismo paseando, o son sectarios repartiendo patadas.
Seguramente nuestro zapato sea el que mejor nos vaya, pero deberíamos dejarnos de acusaciones mutuas, sobre desviacionismos varios y dedicarnos a dar una fuerte patada al enemigo común. ¿Que como se llama eso, Frente unido anticapitalista, antifascista, antisistema? Pues eso. Pero tal vez "las mayorías" no estén por la labor, de momento.
Fecha: Lunes, 12 de noviembre de 2012 a las 19:11
Observateur
PARA EL (O LA) QUE ALUCINA . Aunque el artículo no dice eso, pienso que podría decirlo sin que su autor cometiera un gran error. Lamentablemente es lo que ha sucedido desde la muerte del dictador para acá. ¿Cómo te explicas, si no es así, el pavoroso vacío politico existente? Más interesante que manifestar simplemente tu asombro sería que razonaras el motivo de tus "alucinaciones". Podría ser una buena base para empezar a reflexionar con otros sobre el tema
Fecha: Lunes, 12 de noviembre de 2012 a las 18:19
alucino
Constato tras leer tu artículo que no hay un solo partido, sindicato u organización que se autoproclame de izquierdas, revolucionaria y anticapitalista, que no caiga en alguno, varios, o todas las "desviaciones" "traiciones" y "errores" que citas, al mismo tiempo.

!estamo aviaos!
Fecha: Viernes, 9 de noviembre de 2012 a las 11:03
Observateur
Muy buen articulo. Toca aspectos importantes de los males que quejan a la "izquierda" que ha dominado el escenario politico en el Estado español durante los ulltimos 30 años. Posiblemente de ahí la ausencia de comentarios que se observa en el personal. Y eso que según veo en el lateral está siendo de los más leidos. Tanto solencio me huele a chamusquina...

Canarias-semanal.org • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress