Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies

Por Manuel Medina - Canarias Semanal
Martes, 16 de octubre de 2012
Un repaso didáctico a los factores que nos han conducido a la actual tragedia

Las diez razones que explican cómo hemos llegado hasta aquí

Guardar en Mis Noticias.

En el año 1986, la burocracia de Bruselas - escribe nuestro colaborador Manuel Medina - consideró que el "pedigree democrático" de España ya había sido convenientemente depurado de los residuos del fascismo. Ya nos encontrabamos en condiciones de entrar en la Unión Europea. Sin embargo, Bruselas nos advirtió que aunque se sentían muy felices con nuestra participación en Feria de los Mercados europeos, la admisión no se podía realizar a cambio de nada. Habia que pagar un alto precio... Ese es, justamente, el que hoy estamos abonando.

[Img #10986] 


   Desde la década de los 60 el Régimen de Franco realizó las primeras tentativas de acercamiento a lo que [Img #10976]entonces conociamos con el nombre del Mercado Común.  La burguesía española se ahogaba en los estrechos  marcos  de la economía autárquica franquista. Su desarrollo exigía un nuevo ámbito de relaciones comerciales, para el que  la rígida estructura de la dictadura constituía un serio obstáculo.

 

       Durante años  los tecnócratas de  la  secta católica del Opus Dei  - los ministros franquistas Ullastres, López Rodó, López Bravo etc. -  estuvieron mendigando en los zaguanes del Mercado Común la entrada de España en esa institución económica del capitalismo europeo. Pero el lastre histórico que arrastraba la dictadura de Franco - sus crímenes y sus complicidades con los regímenes fascistas de Hitler y Mussolini- no ofrecía una carta de credenciales idónea  para presentar a la opinión pública europea.  Pese a los reiterados intentos de ir más allá, el franquismo sólo logró con la CEE acuerdos comerciales puntuales.

 


  Cuando, por fin, en el año 1986, la burocracia de Bruselas consideró que el [Img #10977]"pedigree democrático" de España ya había sido convenientemente depurado,  aunque  todavía perviviera el legado de la dictadura  en la monarquía borbónica que impuso como herencia, los  partenaires fundadores del selecto club autorizaron el ingreso de España.  

 

    Sin embargo, la burocracia de Bruselas advirtió que aunque se sentían muy felices del nuevo ingreso en la Feria de los Mercados europeos, la admisión no se podía  realizar a cambio de nada.  Los fundadores del invento nos advirtieron de que habría que pagar un alto precio, y cumplir una serie de rigurosas reglas, para entrar en el selecto Club de los poderosos.

 


  Comenzaron dejando muy claro  que en aquella  Europa capitalista las funciones [Img #10978]estaban ya definitivamente distribuidas. A Alemania y a otros países del Norte europeo, por derecho natural y porque habían sido los padres fundadores del artilugio, les corresponderían  las tareas relacionadas  con la industria y la transformación manufacturera.

 


  El entonces presidente del gobierno español, Felipe González Márquez, aceptó [Img #10979]el compromiso y procedió al desmantelamiento industrial del país que entonces ocupaba el 11º lugar en el ranking de las potencias industriales del planeta. El socialdemócrata  González  procedió al desmontaje de los Altos hornos, la Siderurgia y los Astilleros. Aquella operación salvaje  fue denominada eufemísticamente por el Ejecutivo español  con el engañoso nombre de  "reconversión industrial".

 


  La  drástica operación requería, desde luego, de una cirugía no menos brutal. A [Img #10980]González, líder de un partido que entre sus siglas  portaba la O, de obrero, y la S de socialista, no se le movió el entrecejo  a la hora de poner en la calle a centenares de miles de asalariados,  reprimir duramente la protesta social,ocasionando en las refriegas resultantes algunos muertos. La "reconversión"  tuvo, ciertamente, un alto coste humano para la  clase trabajadora. Sin embargo, nuestras conciencias fueron acalladas con el argumento de que resultaba imprescindible para el progreso del país. Callamos, y en las siguientes elecciones volvimos a votar por los que con puño de acero nos habían abierto las puertas del "paraíso" europeo.

 

    El ministro de Economía de entonces, Carlos Solchaga, hijo de uno de los militares sublevados en 1936,  llegó a afirmar  que no tenía nada de  malo  que España, en la división europea de la producción, se convirtiera en el "asilo" turístico de los ancianos europeos.

 


  Nuestra  nueva función en el mundo se redujo a la explotación de "recursos [Img #10981]naturales" tan pintorescos como el clima, el sol, el tipismo, los toros, el flamenco y nuestra congénita simpatía. Simultáneamente, el Gobierno socialdemócrata acababa con la industria lechera de Asturias, con la vid de Andalucía y con los plátanos y tomates canarios. Entre las prohibiciones que se nos habían impuesto figuraban las de no competir  con la industria láctea holandesa, ni con los vinos italianos y mantener una actitud  de respeto a los acuerdos internacionales contraídos por los países de la Unión  con terceras partes. Era doloroso pero - nos consolaban - a cambio nos habían dado entrada en el  alucinante mundo de la Comunidad Europea. Con la concesión de esta codiciada franquicia íbamos a acabar de un plumazo - nos prometían - con todos nuestros complejos seculares. Dejábamos atrás, pues, la Inquisición, la España de pandereta  y el celebérrimo  "¡que inventen ellos!" de Don Miguel de Unamuno. El Estado español  abría sus puertas, definitivamente, a la modernidad.

 


   Como los alemanes fabricaban automóviles, y éstos requieren autovías para [Img #10982]poder circular, se nos proporcionó la posibilidad de obtener subvenciones, a través de los llamados fondos europeos,  que nos permitirían  poner a punto nuestras decimonónicas carreteras y comprar masivamente y a crédito las flamantes marcas automovilísticas teutonas.

 

     Como nuestra mano de obra era considerablemente más barata que la del resto de Europa,  la industria alemana ensayó lo que hoy es una práctica  generalizada de los países capitalistas: la deslocalización de sus empresas .  En un espectáculo muy similar al que en los años 50 parodiara el film de Berlanga "Bienvenido Mister Marshall", el gobierno, las instituciones españolas, los sindicatos,  las organizaciones políticas que se reclamaban de izquierdas y, también, la mayoría de los españoles dimos la bienvenida a las fábricas de montajes provenientes de la Europa millonaria. Ellos conseguían nuestra baratísima mano de obra  y nosotros, como compensación, obteníamos   puestos  de trabajo en un país en el que las cifras de parados comenzaron a alcanzar números millonarios.

 


  Dado que en España no se contaba con suficientes capitales para financiar   lo [Img #10983]que iba a ser  el explosivo boom de la construcción inmobiliaria, los bancos alemanes comenzaron también a prestarnos "generosamente" sus capitales sobrantes.  Esa mágica operación les permitió incrementar su propio proceso de acumulación capitalista y a nosotros, de paso,   nos metió de lleno en aquella  borrachera enloquecedora que  hoy conocemos como la "burbuja inmobiliaria".  

 

     Después de un vertiginoso "crecimiento" de casi dos décadas  un serio percance financiero en Wall Street dejó al descubierto todo el falso andamiaje sobre el que estaba montado nuestro fantasmagórico desarrollo. El tsunami de la crisis se extendió, en efecto, por toda Europa, pero  España deja a la vista de todos sus impúdicas imposturas. La crisis económica barrió en un santiamén los frágiles pilares sobre los que se sostenía nuestra economía de ficción y pelotazo.   

 


  El epílogo de esta historia, contada en 10 puntos, sigue siendo tan dramático [Img #10984]como cada una de las secuencias que la componen.  Hoy, "el amigo alemán" retorna solícito y exigente en nuestra "ayuda". Acude a nuestro "rescate". No con la intención de  reparar los desastrosos efectos de su anterior política económica con la periférica España, haciendo posible que circule el crédito hasta la economía productiva, sino con la intención de que  los capitales que preste se destinen a la Banca española para que ésta, a su vez, pueda restituir las deudas contraídas con la Banca alemana. Naturalmente, quienes pagaremos esos préstamos vamos a ser, una vez más,  los asalariados, los parados, los funcionarios, los pequeños comerciantes, los pensionistas...  En realidad, lo que la feroz representante de los intereses de la burguesía alemana Angela Merkel  pretende  no es rescatar a "nuestros" bancos,  sino  garantizar que el conjunto de los contribuyentes españoles rescatemos a la  Banca germana a costa de la mutilación de nuestras prestaciones sociales, la precarización de nuestra Sanidad y la Educación, del los desahucios, del  paro, el hambre, la miseria y una pavorosa crisis social

 


 Algún día, las futuras generaciones - si éstas llegan a existir en el turbulento mundo [Img #10985] que se avecina - se interrogarán acerca de cómo fue posible que los ciudadanos del Estado español pudieran  ser víctimas colectivas de un gigantesco fraude politico y económico que ha durado nada menos que tres décadas. Difícilmente podrán entenderlo  si a nuestras explicaciones no añadimos los factores  que han  acompañado este proceso en el curso de  los últimos treinta años.  



- Pinche aquí para leer los artículos anteriores de Manuel Medina.


Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
9 Comentarios
Fecha: Lunes, 22 de octubre de 2012 a las 00:32
Amidi
¿Habrá vida antes de la muerte?
Fecha: Miércoles, 17 de octubre de 2012 a las 23:20
MILKO
Brillante análisis de Manuel Medina, de una profundidad incuestionable. Espero que Manuel Medina siga en ésta línea de aportación pedagógica para las futuras generaciones como bien él dice. Le felicito compañero. Ahora solo queda, que Manuel Medina, haga aportaciones en ideas a una izquierda un tanto huérfana, para preparar con argumentos la próxima HUELGA GENERAL DEL 14 DE NOVIEMBRE, donde prodremos denunciar, porqué hemos llegado hasta aquí. Te saluda un militante de base del Frente Sindical Obrero de Canarias ( FSOC ).
Fecha: Miércoles, 17 de octubre de 2012 a las 18:15
marta
Enhorabuena compañero Manolo Medina, por el acierto en el análisis, si me permite una información más…. hace años que leí en fuente alternativa, que las oligarquías financieras españolas, desesperadas para expandir sus capitales pa fuera( estaba hasta los … de la autarquía), junto con la CIA y cómo no con el gran DEMOCRATA Fraga Iribarne, tenía que ir desmantelando el regimen antiguo, pasado de rosca que tenían, para ir abriendo paso a la salida y ubicación de sus capitales. Por tanto el atentado del fascista, más papista y puro que el papa, Carrero Blanco, fue obra de: (LA CIA, QUE UTILIZÓ A LA ETA PARA EL TRABAJO SUCIO( eta se cabrea con esto porque quería que fuese obra suya), EL HIJO DE xxx DE FRAGA IRIBARNE ENTRE OTROS QUE NO RECUERDO.
Así que de Fraga, no me extraña nada, porque era un fascista, en toda su regla sin dudas por su parte, como dudamos nosotros, porque es normal, humano e inteligente que la duda te aflore, pero, este sujeto, que jugaba con la madre el padre y el tío, chiquito terrorista. Así que lo que no hagan los capitalistas hambrientos de ganancia, no se les ocurre a nadie. No me acuerdo si la revista era el viejo topo u otra, lo cierto es que éste análisis estuvo por ahí. salud
Fecha: Miércoles, 17 de octubre de 2012 a las 15:36
y no hay más vuelta de hoja
Entre la noticia y los comentaristas, todos se equivocan, la única razón y más importante por la que España ha llegado hasta donde está es:

Los Españoles que salieron a la calle para ir a sus respectivos colegios electorales para ir a votar el franquismo en estado puro.
La culpa son de este gran número de ignorantes e incultos que nos ha llevado a esta deplorable situación social y económica.

Fecha: Martes, 16 de octubre de 2012 a las 20:49
Antonio Sánchez López
Hombre, si el fraude ha durado 3 décadas, parece que durante ese periodo no hemos vivido tan mal. No les parece?
Fecha: Martes, 16 de octubre de 2012 a las 13:18
Potaje
La orgía financiera y del ladrillo se encuentra con una fuerte y de cadente resaca, pero ¿quién ha vivido por encima de sus posibilidades? http://eduardogarzon.net/?p=347 ¡¡No debemos, no pagamos!!
Fecha: Martes, 16 de octubre de 2012 a las 12:13
Acoran
Totalmente de acuerdo, MANUEL MEDINA, y tambien estoy de acuerdo con el comentario de Dario, y a esto lo podemos yamar demofascismo puro y duro, por eso soy partidiario de la INDEPENDENCIA , GORA Euskadi Askatasuna, Visca Catalunya, y Viva Canarias LIBRE, AHUL
Fecha: Martes, 16 de octubre de 2012 a las 11:59
nacho
Al menos una referencia a las privatizaciones del PP (paquetes tremendos de empresas clave del estado -comunicaciones, eléctricas, transportes...- sería bastante bastante necesario...
Fecha: Martes, 16 de octubre de 2012 a las 10:07
Dario
Bruselas se "autoequivocaba" conscientemente, precisamente lo que queda del pasado ominoso de este País son muchos residuos sangrantes, veamos: la inamovible Corona, la guardia verde pretoriana, la policía jamás depurada, el ejército y sus bravatas de sables, la jerarquía eclesiástica, la sociología franquista y la minoría plutocrática. ***(En España el 'Estado de Derecho' es la expresión institucionalizada heredado del gobierno fascista abierto o encubierto)

Canarias-semanal.org • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress