Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Viernes, 24 de septiembre de 2010

Huelga general sí, pero...

Guardar en Mis Noticias.

       El próximo 29 de septiembre los trabajadores de todo el Estado han sido llamados a  secundar una Huelga General que quizá? nunca estuvo más justificada.  La contrarreforma laboral impuesta por el Ejecutivo Zapatero, sus brutales recortes del gasto social o el anunciado ataque al sistema público de pensiones son tan solo algunos de los elementos de una agresión sin precedentes, que pretende arrumbar con los derechos alcanzados por las clases populares durante décadas y décadas de lucha.

 

       La crisis capitalista ha llegado para quedarse y ninguna conquista se encuentra a salvo de sus embates.  Los subsidios de desempleo, la enseñanza pública, los servicios sociales… todo puede ser sacrificado en el altar del crecimiento del Capital transnacional y de las patronales autóctonas.

 

 

       En semejante contexto, el fracaso de la Huelga General sería interpretado por estos poderes y sus intermediarios políticos como una muestra de impotencia de las mayorías damnificadas.  Facilitaría, pues, el camino a las nuevas embestidas y “ajustes” que se asoman en el horizonte inmediato.  Sería ingenuo suponer, empero, que el Paro podrá? detener esta arrolladora ofensiva si tras el 29 de Septiembre todo continúa como hasta ahora.  Si, como algunos desean, la huelga se reduce a una escenificación de 24 horas con posterior retorno a una estrategia de conciliación y entreguismo que ha agotado hasta el extremo sus propios márgenes de actuación.

 

 

 

 

    El éxito de la Huelga General no se podrá medir, por tanto, en términos exclusivamente numéricos.  Sólo se podrá hablar de victoria – siquiera parcial e incipiente – si los sectores más combativos de la sociedad son capaces de apropiarse de la jornada de protesta para comenzar a articular, a partir de ella, una resistencia organizada y sostenida, no sólo contra la gestión neoliberal de la crisis sino también contra el sistema económico que la ha producido.  El reto de sumar fuerzas para reemprender este rumbo combativo hasta ayer denostado por el “realismo reformista” es, no se nos escapa, realmente formidable.  El desafío, en cualquier caso, queda sobre la mesa... tengan o no conciencia de ello los protagonistas del evento.

 

 

Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
1 Comentario
Fecha: Lunes, 26 de marzo de 2012 a las 21:33
ana maría martín bosch
Gracias por continuar pensando así, sin hacer concesiones.

Canarias-semanal.org • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress