Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies

Por Manuel Medina / Canarias Semanal
Jueves, 30 de agosto de 2012
¿Una batalla perdida por los trabajadores?

Contienda colosal en el mercado laboral español

Guardar en Mis Noticias.

De manera encubierta, - escribe nuestro colaborador Manuel Medina - en el Estado español se está desarrollando un forcejeo colosal entre el ejecutivo gubernamental de Mariano Rajoy, que ostenta la representación genuina de las clases hegemónicas locales y europeas, y la pasiva pero tenaz resistencia de los asalariados a abaratar el precio de su fuerza de trabajo.

[Img #9373]


    

   De manera encubierta, en el Estado español se está desarrollando un forcejeo colosal entre el ejecutivo gubernamental de Mariano Rajoy, que ostenta la representación genuina de las clases hegemónicas locales y europeas,  y la pasiva pero tenaz  resistencia   de los asalariados  a  abaratar el precio de su fuerza de trabajo.



      Según una reciente encuesta de la empresa de trabajo temporal Manpower realizada entre 9.000 personas adscritas a las oficinas de empleo,   el 32% de los varones contestó que no trabajarían por menos de €1000 mensuales. El 28% de las mujeres se negaba, igualmente, a aceptar un puesto de trabajo por menos de la cantidad indicada.



      Pero la encuesta realizada por esta empresa de trabajo temporal, indicaba más datos que ponían de relieve la magnitud del forcejeo que de forma subyacente se está produciendo en el  mercado laboral  español entre  empleadores y desempleados. El 63% de los encuestados confesaron que bajo ningún concepto aceptaría un trabajo por menos de €800. Sólo el 25% de los parados reconoció que aceptaría un  puesto de trabajo independientemente de cuál fuera la retribución que iban  a recibir.



       Por grupos de edades, los desocupados que manifestaron mayor  resistencia a abaratar el coste de su fuerza de trabajo fueron los comprendidos entre 35 y 44 años. El 42% de ellos no trabajaría por menos de €1000. La resistencia a cobrar salarios de miseria  se reducía en la medida que los encuestados iban teniendo menor edad.



       El estudio de la ETT Manpower  ofrecía  también datos significativos de acuerdo a las áreas geográficas donde se realizó la encuesta. Mientras que los parados consultados  en Madrid (41%) y en Cataluña (37%) fueron los que con mayor rotundidad se negaban a aceptar infrasalarios, solo un 13% de los desempleados  canarios  se resistían a aceptar  un puesto de trabajo por menos de €1.000. Por encima de Canarias se encontraban Galicia (18%) y Andalucía y Aragón (21% en ambos casos).


      Estos estudios y encuestas no son fruto de ningún tipo de interés  puramente académico. Se intenta, a través de ellos, de auscultar cuál es el estado de ánimo, la capacidad de resistencia y los  cambios que se producen en las filas de los  desempleados. Los resultados sirven, posteriormente, para poner en marcha medidas legislativas y de otro tipo, orientadas a quebrar la voluntad de estos colectivos sociales.


       La reciente reforma laboral, los cambios legislativos en la negociación de los convenios, las restricciones impuestas últimamente a la percepción  de las prestaciones del "Plan Prepara" han estado encaminadas hacia un mismo fin:  imponer en el mercado laboral el abaratamiento drástico de la mano de obra.  La Secretaria  General  del Partido Popular, Mª Dolores de Cospedal, expresó con claridad  cuál era la intención de las modificaciones de las prestaciones:  "El Plan Prepara - dijo - tiene que valer para que las personas que lo perciban puedan encontrar un puesto de trabajo. Hasta ahora no ha valido para eso".  Lo que la dirigente ultraconservadora quería expresar era que si fuera preciso quebrar la resistencia de los trabajadores a aceptar salarios de miseria utilizando el hambre como argumento de persuasión, no se iba a dudar un instante en hacerlo.


       En otras condiciones históricas, la batalla entre las clases sociales hegemónicas y aquellas otras que se niegan a vender a precio de saldo su capacidad para producir, se estaría dirimiendo en las calles, en una confrontación clasista sin paliativos. Aquí y ahora, sin embargo, lo que se está teniendo lugar es una suerte de resistencia individual por parte de los asalariados a ceder ante la brutal presión del gobierno y la patronal. El desenlace de las confrontaciones con estas características está siempre asegurado: la derrota.


    Con la excepción de Euskadi, en el Estado español  el  litigio se está desarrollando en el terreno   menos propicio  para los trabajadores.  Pero difícilmente podía ser de otra manera  en una sociedad donde las organizaciones sindicales mayoritarias forman parte de la institucionalidad del Sistema, y las formaciones políticas de izquierda, a las que en las presentes circunstancias les correspondería desempeñar un papel revolucionario,  o son débiles o se han decantado por la vía de la reforma y el electoralismo.




- PINCHE AQUÍ PARA LEER LOS ARTÍCULOS ANTERIORES DE MANUEL MEDINA.

Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
3 Comentarios
Fecha: Domingo, 2 de septiembre de 2012 a las 15:39
Agustín Crosa
Excelente artículo. Hay además, un aspecto que debería mover a la reflexión de algunos revolucionarios que se muestran insensibles ante el HECHO de que el Estado español no sea una "nación", sino un estado plurinacional, con contradicciones que pueden resultar, al cabo, su "talón de Aquiles": es en los territorios donde han crecido organizaciones obreras con implantación y conciencia de su singularidad nacional, donde se están librando de forma más eficiente y efectiva las batallas por la defensa de los derechos de la Clase, lo que contradice abiertamente la teoría de que el asunto de las naciones oprimidas es una "cuestión" a dirimir entre diferentes facciones de la burguesía. En esta época y en este momento histórico, los HECHOS están demostrando que la clase obrera es el sujeto social llamado a resolver y despejar el hecho de la opresión nacional, vinculándolo a su lucha contra la explotación e integrando esos aspectos en un Programa global que englobe liberación nacional y socialismo.
Fecha: Jueves, 30 de agosto de 2012 a las 19:15
Blas Padilla
Son tiempos dificiles para la clase obrera, son dificiles por la falta de organizacion, pero de una organizacion revolucionaria, no de una organizacion pacticta y entregada al sistema. Pero el capitalismo tambien esta en declive y esto mas pronto que tarde hará despertar a los trabajadores y trabajadoras y se organizarán para empujar al capitalismo al precipicio. Un viejo amigo escribia hace unos días "la republica que vendrá más temprano que tarde, se consolidará si su gobierno provisional adopta de inmediato estas dos medidas: 1ª Quedan abolidas todas las leyes anteriores. 2ª Queda prohibido terminantemente el acceso a puestos politicos de elección a todos aquellos que desde el puesto de concejal hacia arriba hayan servido a la monarquia franquista. Si ello no se hace, la nueva republica se prostituirá y no permanecera.
Fecha: Jueves, 30 de agosto de 2012 a las 11:45
Acoran
Las diferencias sociales son las que hacen que se mantenga la situacion colonial de Canarias, espero y deseo que esto sirva para recuperar la consiencia NACIONAL y no participar de los pleitos insulares que tanto daño nos han hecho. Viva Canarias libre soberania y democracia REAL.

Canarias-semanal.org • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress