Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies

Por Manuel Navarrete - Canarias Semanal
Viernes, 3 de agosto de 2012
Autodefensa, resistencia y poder popular

¿Debe la izquierda ir a las manifestaciones con el PSOE para ser más?

Guardar en Mis Noticias.

"La juventud envejece, la inmadurez se supera, la ignorancia puede educarse y la borrachera despejarse.  Pero la estupidez dura para siempre"
(Aristófanes)




Introducción



    Si se fijan, observarán en el progre vulgaris cierta propensión a considerar idiota al enemigo de clase.  Así, Bush sería medio tonto, Franco tonto entero y Rajoy border line.  Sin embargo, teniendo en cuenta que han sido capaces de conseguir que la gente acepte que es justo que unos vivan en la opulencia mientras otros apenas llegan a fin de mes; que la banca, el suelo y la tierra sean privados, y que cualquiera que se rebele contra todo ello sea encarcelado por "terrorista", tal vez habría que considerar que los idiotas somos más bien nosotros.


    Porque no, el enemigo no es tonto.  El enemigo es inteligente y por eso los creó a ellos: a los progres vulgaris, que te llaman sectario si te niegas a ir a una mani de la mano de los mismos que privatizan (PSOE), firman contrarreformas laborales (CCOO y UGT) o apoyan invasiones imperialistas o montajes policiales contra luchadores sociales (mejor no repetir [Img #8835]siglas… y, lo que es más, mejor no verse obligados a añadir otras).  Por suerte, nosotros tampoco somos tontos.  Por eso existen experiencias como la Corrala de Vecinos "La utopía" de Sevilla o la finca ocupada de Somonte.  Nos referiremos a ambas, pero primero establezcamos el marco de análisis.



Del mito de la mani pacífica



    Para mejorar la vida, anhelamos una revolución anticapitalista; tal vez por eso admiramos a quienes realmente la llevaron a cabo.  De ello no se deduce que debamos imitar sus prácticas concretas (circunscritas a unas coordenadas históricas y espaciales en las cuales eran operativas), pero tampoco se deduce que haciendo todo lo contrario obtendremos algo.


    Entre muchas ideas brillantes de Lenin, me parece de rabiosa actualidad una: su crítica al espontaneísmo, al culto a la acción por la acción y sin objetivos, que, según el Qué hacer, sólo podía conducir al "tradeunionismo".  Para Lenin, la clase obrera, sin el marco que le ofrecía la teoría marxista, sin ligar lo particular a lo universal, sólo estaba en condiciones de luchar por mejoras concretas de carácter sindical entendidas como un fin en sí mismo; pero no de destruir el sistema y la opresión de clase.


    Históricamente, el gran mito de la clase obrera fue la huelga general.  Fue un mito en el sentido positivo (Sorel) pero también en el negativo.  Durante la revolución cubana, no fueron pocos los que satanizaron a la guerrilla y lo confiaron todo a una huelga obrera en las ciudades, que, finalmente, no supuso la caída del régimen (apenas unas ligeras cosquillas).  Actualmente, la huelga ha pasado a ser considerada, de manera absolutamente errónea, el único método de acción de la clase obrera, a pesar de haber quedado reducida a un solo día, legalizada, pactada, incluyendo servicios mínimos pactados también y siendo -hasta cierto punto- conveniente para unos empresarios que así se ahorran un día de salario, en estos tiempos de crisis.


    Con todo, la huelga (y en particular la huelga general) sirve también, y ese es su aspecto más interesante, para que los obreros tomen conciencia de que la maquinaria depende de ellos y de que, llegado el punto, tienen en sus manos detenerla.  Pero la izquierda sigue degenerando sin fin, y estamos llegando a un punto en el cual el nuevo método principal de lucha, al cual hay que sacrificar todo lo demás, es, simplemente, la manifestación (pacífica, faltaba más).  Y, para colmo, no un estilo cualquiera de manifestación, sino la manifestación folklórica entendida como mero paseo y, además, divertida, fiestera, jovial e inspirada más en Carlinhos Brown (o incluso en Fofito y otros miembros de la familia Aragón) que en el movimiento obrero tradicional.  Tal vez convencida por ese famoso progre del 68, y actual europarlamentario que apoyó la Constitucional neoliberal Europea, de que lo más revolucionario es "no tomarnos en serio a nosotros mismos", aunque sea a costa de que la clase obrera tampoco nos tome en serio (y con razón).


    El razonamiento, ingenuo hasta la ternura, es el siguiente: si el gobierno ve muchas manifestaciones, cobrará conciencia de que el pueblo no está de acuerdo con sus medidas y dará marcha atrás en sus planes.  Esto se basa en presuponer no solamente que el gobierno sirve a la mayoría y no a los banqueros, sino en presuponer (revolucionando de paso no la sociedad, pero sí la ciencia matemática) que una "mayoría" de 20 mil [Img #8836]manifestantes es superior a una mayoría de 10 millones de votantes.


   Sin embargo, una vez más, hay que decir que las manifestaciones no son inútiles, siempre que sean comprendidas correctamente.  Una manifestación es una demostración de fuerza.  El problema, naturalmente, es que esa demostración de fuerza ha de estar orientada a la consecución de un objetivo, y no ser un fin en sí misma.  Y aquí es donde empiezan las dificultades.





De obsesiones freudianas por el tamaño


    El progre vulgaris opina que el objetivo supremo es que a las manifestaciones acuda el mayor número de gente posible.  Ya se sabe: si, en vez de 5 mil, hay 20 mil personas, es más probable que el gobierno dé marcha atrás.  Por tanto, el discurso debe ser rebajado para que sea aceptable por un número mayor de personas.  Y, por supuesto, esto no es más que un mediocre eufemismo para expresar que el discurso debe ser aceptable para el PSOE.  Así, la mani será más grande, porque el tamaño, diga lo que diga el Kamasutra, es lo único que importa.  Si moderamos este párrafo o suavizamos aquel cántico, tal vez hasta nos saquen en el diario (ahora web) Público, tan admirado por Pepe Gutiérrez.  Como se ve, la jugada es maestra.


    Y es que, como dijimos, el sistema es inteligente, no estúpido.  Por eso ha inventado el bipartidismo.  Y por eso el PSOE y el PP no son iguales (aunque sean la misma mierda), de igual modo que en un interrogatorio el poli bueno y el poli malo no son iguales.  Para que el bipartidismo (o el interrogatorio) funcione, hace falta que uno de los dos partidos sea un poco mejor que el otro (aunque, eso sí, compartiendo los consensos básicos en todas las cuestiones estratégicas).


    Así, el progre vulgaris (que también tiene un importante papel en este teatro) podrá desempeñar su función.  Su función es acusar de sectario, utópico y marginal a todo aquel que no desee venderse al poli bueno (el PSOE) y alimentar el bipartidismo.  Por supuesto, a pesar de su obvia incapacidad estratégica, te acusará a ti (con la mayor prepotencia) de no ser táctico, de no comprender el proceso, de no ser realista (aunque su táctica, en los últimos 30 años, sólo haya desembocado en perder y perder más derechos en una derrota sin fin).  Evidentemente, el progre vulgaris todavía no ha comprendido el ciclo político inexorable y estructural que representa la alternancia bipartidista en el Estado español, por el cual, cuando el PSOE está en la oposición, copa las manifestaciones anticapitalistas (con el permiso de los "antisectarios") y capitaliza sus resultados, con el fin de volver al poder y continuar haciendo las mismas políticas que el PP.


    A estas alturas, resulta increíble que no se haya comprendido esto.  Sólo así puede interpretarse el eco suscitado por la última pantomima de CCOO y UGT: la "Cumbre Social".  Por fin unidad "contra la derecha", celebra el progre vulgaris.  Por supuesto, los manifiestos de las plataformas en defensa de los servicios públicos, antecedentes directos de esta Cumbre Social, centran su crítica en el PP, y ni siquiera mencionan al PSOE (ni su reforma constitucional exprés para blindar el objetivo del déficit presupuestario, obedeciendo a la Führer Merkel), ni el euro, ni la UE, ni la deuda, ni las privatizaciones.


       Un espectacular ejercicio de manipulación de las conciencias y de amnesia selectiva, haciendo escasos meses desde los brutales recortes de Zapatero en materia de salarios, pensiones, reforma laboral, reforma constitucional y un largo etcétera.  Pero nada extraño en CCOO, sindicato amarillo del cual nadie ha sabido explicarme todavía la diferencia con respecto a la UGT.  Pondré un ejemplo: hace poco, en una huelga organizada por la Unión Local de Sevilla del SAT, se nos acercó un dirigente de CCOO, exponiéndonos, con burócratico paternalismo, su disconformidad con la acción, ya que él entendía el sindicalismo de otra manera, negociando y dejando la huelga "como última opción".  Y, desde luego, esto último era dramáticamente cierto: la empresa llevaba 7 meses sin pagar a sus trabajadores.  Que cada cual extraiga sus propias conclusiones.



Del sectarismo antisectario


    Pero volvamos al nudo del debate.  ¿Debe la izquierda ir a las manifestaciones con el PSOE, para ser más?  Depende.  Si se desea que el PSOE retorne al gobierno para proseguir con la obra tijeretesca del PP, reforzando la falsa conciencia de la clase obrera que cree que el PSOE es "su partido" y su representante, entonces sí.  Pero si se persigue hacer saltar esa falsa conciencia en mil pedazos y dinamitar el sistema, no.


    Ser más, ¿para qué?  ¿En qué dirección?  ¿Con qué objetivos?  ¿Con qué reivindicaciones?  ¿Con qué discurso?  ¿Ser más para facilitar el regreso del PSOE?  Es más: ¿ser más sirve de algo?  Hoy en día, ya hay más gente en las calles del Estado español de las que hubo en Rusia en octubre de 1917.  Lo que nos falta es otra cosa: poder popular.


      Pero insistamos de nuevo, para los que se empeñen en malentender: las manifestaciones son necesarias.  Son demostraciones de fuerza.  Y no deben hacerse para que vayan solo los comunistas.  Pero, en cambio, sí debemos negarnos, y en esto ser inflexibles, a que de nuestras manifestaciones se aproveche el PSOE.  ¿La manera de hacerlo?  Denunciar su total complicidad política en los recortes que denunciamos.  Y, luego, si algún sociata quiere ir a título individual con su chaqueta de pana con coderas, que vaya; pero bajo ese discurso.  Sólo así lograremos acabar con el bipartidismo, romper el ciclo bipartidista y que la clase obrera deje de confiar en el PSOE y pase a confiar en sus propias fuerzas.


    Sin embargo, no es esto lo que la izquierda autodestructiva, institucionalista y vulgaris persigue.  Lo que persigue es que nos suicidemos todos.  Un ejemplo: como profesor interino, la Junta de Andalucía (PSOE-IU) me acaba de bajar un 10% el salario.  Sin embargo, ahora me piden que vaya a una mani contra los recortes con ellos, es decir, con los que me han recortado, con el PSOE (y con IU… aunque este asunto lo dejaremos para otro día).  Y si me niego… ¡soy un sectario!  Hay que reconocerlo: es genial.  Así que, en una mani para protestar porque me bajen el salario, debo compartir pancarta y manifestación con los que me han bajado el salario.  Esa es la lógica ilógica del progre vulgaris.



De teoría marxista del Estado



    Por supuesto, no podía faltar en esta fiesta el guerrero enmascarado Marat, quien, en su afán por criticar al 15 M, está dispuesto incluso a criticar sus mejores aspectos, como ese grito que en las manis nos recuerda con razón que "PSOE, PP la misma mierda es"Marat está muy preocupado por aquella expresión que tachaba de "socialfascistas" a los que apoyaron la I Guerra Mundial y asesinaron a Rosa Luxemburgo.  Le parece más interesante Trotsky, quien, tras su "giro francés" de 1934, llamó a sus partidarios a abandonar los partidos comunistas de la III Internacional y afiliarse a los partidos socialdemócratas de la II.


    Pero no hemos venido aquí a hablar de historia, ni a reanudar debates estériles.  La [Img #8837]batalla está en la actualidad, y la verdadera brecha es hoy día la que divide a los reformistas de los revolucionarios.  Decía Lenin que el problema fundamental del marxismo es el problema del poder, y decía Mao que el poder nace del fusil (aunque no únicamente del fusil, sino también del consenso, añadiría Gramsci).  Con todo, debemos aceptar que estamos en una etapa de reflujo del movimiento de masas y, por ahora, no es posible aún entrar en esa fase.  Sí debemos, sin embargo, conectar con las masas e iniciar un proceso de acumulación de fuerzas revolucionarias (para lo cual es también necesario restar fuerzas reformistas).


    Vayamos por partes.  ¿Cómo conectar con las masas?  ¿Con grandes discursos?  No.  Con trabajo de base, arrimando el hombro, colaborando en proyectos reales y construyendo poder popular.  Llamamos poder popular a instancias de participación, producción y autodefensa generadas al margen (y contra) los cauces institucionales del Estado burgués.  Obviamente, el objetivo es que ese poder popular (inicialmente débil) vaya creciendo y acumulándose hasta alcanzar una situación de doble poder para, finalmente, acabar derrocando el poder del Estado y estableciendo un nuevo poder hegemónico revolucionario.


    Un claro ejemplo de poder popular fue el establecido por el Partido de los Panteras Negras en los EEUU.  Este partido maoísta controlaba los barrios negros, atendía a las necesidades básicas del pueblo (lo que luego se ha llamado "asistencialismo socialista") y reivindicaba su derecho a la autodefensa, a portar armas y a vigilar a la policía.  Recientemente, en Andalucía han sido resucitadas algunas de sus ideas, bajo el nombre de "Socorro Rojo Solidario", ayudando, mediante aportaciones voluntarias, a las víctimas de la crisis capitalista a poder salir adelante.  Aún pervive en el recuerdo del humilde barrio de Los Pajaritos aquella vez que los GRAPO secuestraron un camión de jamones, abrieron las puertas y repartieron toda su carga entre las gentes del barrio.


    Sin embargo, la noción del poder popular no está demasiado extendida entre la izquierda del Estado español, de carácter obsesivamente institucional.  Un ejemplo: hace poco, Cayo Lara declaró que no se debía haber matado a golpes a Gadafi como a un perro, sino que debió ser "juzgado en el Tribunal Penal Internacional".  Lo que a Cayo Lara le molestó no fue que el imperialismo asesinara al líder de una nación colonial, sino que no se le doblegara siguiendo los cauces institucionales burgueses y sus tribunales títeres.  La izquierda debería aprender bastante de la actitud y de las palabras de Vázquez Figueroa hace unos días, quien declaró que este país no tendrá solución "hasta que se ahorque a 20 banqueros en la plaza pública", aclarando, inmediatamente, que no lo decía en un sentido metafórico, sino literal.



De experiencias prácticas de poder popular



    Por suerte, recientemente han surgido nuevas experiencias de poder popular en diversos puntos de Andalucía.  Una de ellas sería la Corrala de Vecinas "La Utopía", en el sevillano barrio de la Macarena.  Cerca de 30 familias ocuparon un edificio de viviendas, propiedad de una inmobiliaria en proceso judicial por impago.  El ayuntamiento les ha cortado la luz y el agua en repetidas ocasiones, a pesar de lo cual siguen resistiendo.  Incluso han tenido que practicar la autodefensa en el sentido más literal, frente a agresiones por parte de gente desesperada que, sin vincularse de ningún modo al proyecto político, exigía "su vivienda", aunque no quedara ninguna libre.


    Esta ocupación fue organizada por la Comisión de Vivienda del 15 M (a pesar de que, según Marat, estén financiados por Rockefeller) y su ejemplo ha cundido, ocupándose nuevos edificios en la ciudad en el último mes.  Por supuesto, el interés de la iniciativa radica en que está vinculada a las luchas y a una reivindicación de vivienda para todos, y no simplemente a salvarse ellos.


    Con todo, más avanzado sería ocupar y recuperar los medios de producción, los centros de trabajo.  Algo así intentan en la finca ocupada de Somonte, donde un grupo de jornaleros en paro ha creado una cooperativa agraria con el fin de ganarse la vida y producir al margen del sistema.  Sin idealizar estas propuestas, porque el capitalismo sigue adelante y no todos pueden marcharse a vivir a Somonte, sí debemos decir que constituyen importantes ejemplos que demuestran que los obreros sí pueden vivir sin patronos, pero no viceversa.  Y no hay mejor pedagogía socialista.


    Al igual que lo sucedido con la Corrala Utopía, el ejemplo de Somonte ha cundido y recientemente ha sido ocupada otra finca, La Turquilla.  El cooperativismo genera espacios liberados del capital.  ¿Es suficiente con ello?  No.  Pero negar su carácter político estimulante es vivir de espaldas a la realidad.



De la reinvención (sin liberados) del movimiento obrero



    Como hemos dicho, la izquierda aún no se ha decidido por la opción del poder popular al margen de (y contra) las instituciones del régimen.  Ni siquiera la izquierda más radical.  Prueba de ello es la táctica sindical de los compañeros del PCPE: promover los llamados CUO (Comités de Unidad Obrera).  En estos CUO habría trabajadores de todos los sindicatos, incluyendo a los sindicatos institucionales del régimen: CC OO y UGT.


    Lo más chocante es que el PCPE lo venda como una adaptación autóctona de la táctica del PAME de Grecia.  En primer lugar, porque si así fuera sería incurrir en "el calco y la copia" descontextualizada que en su tiempo denunciara Mariátegui.  Pero, sobre todo, porque, en realidad, la táctica del PAME es justo la contraria.  El PAME surge precisamente como reacción contra los sindicatos amarillos griegos y, para afiliarse al PAME, un grupo de trabajadores debe desafiliarse de la central en la que esté sindicado.


 [Img #8838]   En las circunstancias autóctonas y actuales, los sindicatos mayoritarios CC OO y UGT son un cáncer que impide al movimiento obrero desarrollarse.  La resurrección del movimiento obrero sólo podrá venir fuera de (y contra) CC OO y UGT, fomentando el sindicalismo de clase y, en su caso, un Frente Sindical tejido por los sindicatos alternativos; pero nunca de unos CUO condenados a ser dominados, una vez más, por CC OO y UGT y a hacer de nuevo el numerito del "sector crítico" incapaz de cambiar esos sindicatos desde dentro.  ¿Para qué retroceder 20 años sabiendo que no se obtendrá nada a cambio, pues no se obtuvo ni siquiera cuando se tenía muchísima más fuerza que ahora?


    Además, el nuevo (viejo) movimiento obrero tendrá que construirse sin la (con razón) odiada figura del liberado sindical, repartiendo con inteligencia las horas obtenidas de las elecciones sindicales de modo que ningún trabajador se desvincule de su puesto de trabajo.  A los que digan que esto es imposible, cabría preguntarles capciosamente si el movimiento sindical, en su momento de máximo auge (los años 30), contaba con liberados sindicales.


Conclusión


    Obviamente, de todo lo anterior se deduce una conclusión fundamental: hace falta otra izquierda.  Una izquierda con más vocación de poder.  Pero no de poder individual, sino colectivo.  Y no de poder institucional, sino popular.


    Con todo, si las entendemos de manera aislada, las experiencias de poder popular de las que hemos hablado (la Corrala Utopía, las fincas de Somonte, La Turquilla o el Humoso; el cooperativismo, el asistencialismo socialista, el sindicalismo alternativo) no supondrán por sí solas un avance.  De hecho, sabemos que, de un modo u otro, serán minorizadas, aisladas e incluso derrotadas.


    En cambio, sí supondrán un avance si se incardinan en un proyecto político coherente, por medio del cual conectar las luchas en el tiempo, señalando sus verdaderas causas y soluciones estructurales, elevando la conciencia de clase y acumulando fuerza popular, masa crítica.


    Ya hablemos de manifestaciones o de huelgas; de ocupaciones de viviendas o de tierras; de sindicalismo o de cooperativismo, el valor de estas experiencias no será proporcional a los logros inmediatos obtenidos (por desgracia, fácilmente reversibles), sino a su carácter ejemplarizante a largo plazo, estimulador de las conciencias y aglutinador de poder (tanto simbólico como material), de cultura obrera, de sentimiento de pertenencia a una comunidad, a una clase oprimida con sus propios intereses.  Pero esta cultura no podrá ser promovida en manifestaciones con un discurso político maniatado por el PSOE, por muy numerosas que dichas manifestaciones sean.


    La etapa de reflujo es un hecho, pero podría estar a punto de terminar.  Es importante no olvidar que el Estado jamás permitiría que experiencias como el cooperativismo se generalizaran y que, en una situación de doble poder, necesariamente hay un poder que se impone, vence al otro y lo aniquila.  El objetivo último de toda construcción de tejido social debe ser tomar el poder, socializar los medios de producción y edificar una sociedad socialista, nueva, mejor, en la que pueda florecer un ser humano nuevo.  En ello estamos.

Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
4 Comentarios
Fecha: Domingo, 5 de agosto de 2012 a las 13:37
marta
me recuerda, a los 80 en canarias cuando un grupito , to estuve ahí, aprendiendo trabajando, aportando haciendo trabajos de masas en los barrios cortando traficos etc y nos llamaban los mesianicos y los de la izquierda más izqierdosa nos llamaba a la policía y cárceles y otras etc... bien se me recuerda al grupo "bandera roija" y "revolucion cualtural", bien el ccotorreo es el mismo, polpotianos pero por la derecha, un respeto a polpot, porque ellos eran los mejores, los más puros, los sufridos etc, y no quiero decir con esto que el análisis sea mal encaminado, o de locos, no señor, pero si es cierto que con su polpotianismo quemaron jovenes, les hicieron dejar sys estudios, sus trabajos, sus casas y cuantas locuras más y perfectamente entiendo que los revolcionarios deberían de serlo profesionales y dedicador todo el tiempo a esto pero cuando las cosas nya esten maduras, proque estos iluminados se creyeronlos salvadores de la patria y se rompieron, como todos por personalismos, inmaduros y atreverse a tanto, narcicistas, tontos/as es lo que había en su mayoría, tambien habia gente que limpiamente lo creía, pero, estaran intentando resucitar otra vez? muchos de los que estaban hoy por hoy son c olocados en las instituciones, lameculos y chivatos, trapas y en fin, manda cojones las gente. cidadito porque yo sis tengo memoria historica. Que todos estaban equivocados menos ellos.
Fecha: Viernes, 3 de agosto de 2012 a las 19:42
Blas Padilla
No es que Navarrete sea una persona que sus pensamientos me encandiles, pero tengo que reconocer que en esta ocasión comparto su reflexión. Pero Navarrete no sería Navarrete, si en sus reflexiones no nombrara a Trotsky o al trotskismo, si no lo hiciera, entraría en un proceso de insomnio que no resistiría. Creo se lo debería mirar, cualquier psiquiatra lo puede tratar, porque tiene una cura muy rápida y poco costosa. Dicho lo cual, es muy importante lo que dice, que no se puede ir a las manifestaciones con el PSOE, para ser más, no, no se puede valorar las manifestaciones por el número de gente que acudan a la misma. El Gobierno no dará nunca marcha atrás, dependiendo del número de manifestantes, el Gobierno y sus secuaces darán marcha atrás, el poder popular lo derrote como a enemigos que son. Pero evidentemente, no se trata de denunciar la política que ha desarrollado el PSOE durante el felipismo y el zapaterismo, sino también, la política de mano tendida de Rubalcaba. Por otro lado tenemos el cáncer de los burócratas sindicales de CCOO y UGT que utiliza la maquinaria del aparato de ésos sindicatos para impedir el desarrollo del movimiento obrero. Pero no estoy muy convencido sobre que la “resurrección del movimiento obrero sólo podrá venir fuera de (y contra) CC OO y UGT, fomentando el sindicalismo de clase y, en su caso, un Frente Sindical tejido por los sindicatos alternativos”. Creo esta resurrección se debe dar dentro de estos sindicatos, haciendo un llamamiento a la clase trabajadora, para destruir toda la maquinaria del poder de los burócratas, y crear una maquinaria nueva al servicio del proletariado y de las clases populares. Felicidades Navarrete por la reflexión de parte de un trotskista convencido.
Fecha: Viernes, 3 de agosto de 2012 a las 11:41
Angel
Lo que hay que hacer ya es salir a la calle xxxxxxxxxxxxxx y xxxxxxxx a la policia, es la única opción y es con la que ellos nos contienen, con violencia.
La paz llegara cuando haya justicia
Fecha: Viernes, 3 de agosto de 2012 a las 06:14
Casas Viejas
Conclusión: Seamos realistas,esta es una tierra de conejos.La revolución de los pobres termina en la pasteleria de la esquina,en la del gorila del Cándido Méndez y el mono enjuaulado de Toxo.Todo ello en el marco del 25 aniversario de: En España la justicia es un cachondeo.Y camino del 50.Y en ese plan.Ninguno.

Canarias-semanal.org • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress