Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Por Orlando Ruiz Ruiz y Haroldo Romero Pérez - Canarias Semanal
Lunes, 16 de julio de 2012

Callos en el alma

Guardar en Mis Noticias.

Ejemplar condena en Argentina inicia el fin del capítulo de impunidad por el robo “institucionalizado” de bebés, secuestrados tras el asesinato de sus padres

[Img #8284]    Era tan solo una recién nacida cuando sus padres biológicos, Hilda Torres y Roque Montenegro, fueron detenidos y luego torturados, asesinados y desaparecidos por los cuerpos represivos. Conducida primero junto a ellos hasta el centro policiaco, fue después dada en adopción al matrimonio con el que vivió hasta la edad adulta. El nuevo “padre era Herman Tetzlaff, un coronel del Ejército involucrado en el operativo que llevó a sus progenitores hacia la muerte.


    Esta historia es parte del drama que conmociona la vida de Victoria, como eligieron bautizarle quienes la trajeron a este mundo o de María Sol, nombre escogido por las personas que la criaron, “mis apropiadores”, como ella los llama.


    María Sol tiene clavado un conflicto entre la razón y los sentimientos hacia quienes creía sus padres. Por eso los defendió ante los tribunales cuando fueron acusados por apropiación ilegal. "Nunca pude dejar de quererlos", dice al referirse a ellos.


    No obstante esos sentimientos, también afirma: "Pero más allá del aprecio que puedes tener por las personas que te criaron, no es un acto de amor robar un bebé y esconderlo; es arrebatarte lo básico, que es tu identidad".


    El de Victoria Montenegro Torres es uno de los 35 casos ventilados en el juicio concluido a inicios de este mes en Buenos Aires por el  aberrante robo de bebés, plagio autorizado de manera sistemática desde las más altas instancias gubernamentales de la República Argentina entre los años 1976 y 1983, cuando en ese país imperó una dictadura militar que dejó 30 mil personas asesinadas o desaparecidas.


    Clara Anahí Mariani es otro ejemplo de bebé robado por la dictadura militar argentina. Tenía solamente tres meses cuando una noche agentes represivos allanaron su casa, asesinaron a su madre y a otros militantes de izquierda, y se la llevaron. Su abuela, María Isabel Chorobik de Mariani, tejía por entonces un suéter para ella.


    Esta anciana relata las veces en que tuvo esperanzas, luego frustradas. Cita su momento de mayor ilusión, cuando apareció una chica que tenía el mismo nombre, la misma fecha de nacimiento; pero los análisis no confirmaron la identidad de su nieta. “Después —dice María Isabel— fui haciendo callos en el alma”.


    Como resultado del proceso penal fueron condenados a penas de privación de libertad dos exdictadores: Jorge Rafael Videla, a 50 años, y Reynaldo Bignone, a 15. El tribunal los encontró culpables de haber encabezado, cada cual en su momento, el robo de niños.


    Otras siete personas, casi todas antiguos miembros de los órganos de seguridad y de las fuerzas armadas, fueron también sancionadas a diferentes penas, en correspondencia con su grado de participación en los hechos por los que fueron juzgados.


    Pero no son solamente estos 35 niños los arrebatados a sus padres por la dictadura.  Las Abuelas de Plaza de Mayo, emblemática organización humanitaria que durante décadas se ha dedicado a reclamar justicia y a localizar e identificar a los menores victimizados, cifra en más de 500 su número, de los cuales solo 105 han recuperado la identidad originaria.


     El monstruoso robo “institucionalizado” de los bebés, secuestrados tras el asesinato de sus padres o al ser separados de sus madres luego de nacer en cárceles clandestinas, y dados posteriormente en ilegal adopción a represores y otros incondicionales de la dictadura militar, es uno de los sucesos que mayor conmoción ha causado durante años en la Argentina, y también fuera de ese país.


    La sanción es calificada de histórica, porque se aplica la justicia por primera vez tras muchos años de infructuosos intentos. Ha sido acogida con generalizada satisfacción por la sociedad argentina, que de diversos modos reconoce el empeño puesto en esa dirección, entre otros, por la actual mandataria Cristina Fernández y por su antecesor en el cargo, Néstor Kirchner.


    El precedente sentado por la condena contribuirá a que se haga justicia, también, en otros procesos abiertos por similar motivo y aún pendientes en los tribunales de la nación suramericana.

 



(*) Orlando Ruiz Ruiz periodista y escritor, es jefe de la Sección Internacional del periódico Trabajadores y colaborador de Canarias Semanal.com.

Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
Canarias-semanal.org • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress