Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Martes, 11 de septiembre de 2018
El jefe de las Fuerzas Armadas se pronuncia

LA SOMBRA DEL EJÉRCITO TRAS EL VETO A LA CANDIDATURA DE LULA

Guardar en Mis Noticias.

Las recientes declaraciones del jefe de las Fuerzas Armadas de Brasil, general Eduardo Villas Boas revelan cual es la verdadera naturaleza del veto judicial a la candidatura de Lula a la presidencia de Brasil.

[Img #55381]

   El presidente de Brasil, Michel Temer, con el general Eduardo Villas Boas, jefe de las Fuerzas Armadas

 

 

 

Por CARLOS RAFAEL RODRÍGUEZ PARA CANARIAS SEMANAL.ORG.-

 

 

    Las recientes declaraciones del jefe de las Fuerzas Armadas de Brasil, el general Eduardo Villas Boas, revelan cuál es la verdadera naturaleza   del veto judicial a  la candidatura de Lula a la presidencia de Brasil.  

 

 

 

    De acuerdo con un reporte de Prensa Latina, el general Eduardo Villas Boas admitió el domingo 9 de septiembre que para los militares resulta inaceptable la candidatura del ex presidente Luiz Inácio Lula da Silva. Así lo expresó Villas Boas, durante una entrevista concedida al diario local Estado de Sao Paulo.

 

 

 

    Según el máximo jefe castrense, este “sería el peor escenario posible para las elecciones de octubre próximo. Tener a alguien a la espera de una decisión judicial definitiva restado legitimidad, dificultando la estabilidad, la gobernabilidad del futuro gobierno y dividiendo aún más la sociedad brasileña” no es tolerable".

 


 

 

    En otro momento de la entrevista, el general Villas Boas  rechazó  el llamado del Comité de Derechos Humanos de la ONU del 17 de agosto  para que el Estado brasileño respete los derechos políticos de Lula  - incluida su candidatura presidencial- calificándolo como “una tentativa de invasión de la soberanía nacional”.  


 

 

 

 

    Para el diario digital Brasil 247, las declaraciones del jefe castrense “pueden ser la explicación de que el pasado 1 de septiembre los jueces del Supremo Tribunal Federal (STF) y del Tribunal Superior Electoral (TSE) violaran los tratados suscritos por Brasil, al negarse a cumplir la determinación del Comité de la ONU llamando a respetar los derechos del ex presidente condenado a nueve años y seis meses de cárcel por supuestos actos de “corrupción pasiva y lavado de dinero”, cargos que Lula niega y relaciona con una “cacería de brujas”.

 

 

 

 

 

    Las declaraciones del jefe del ejército brasileño, en cualquier caso, no pueden interpretarse como una típica brabuconada autoritaria de la cúpula militar, sino como una muestra elocuente del poder real y simbólico que aún hoy ostentan los militares en Latinoamérica, más de tres décadas después de que se iniciaran los denominados procesos “democratizadores”. Una realidad que, en cualquier caso, tampoco es exclusiva de esta región.

 

 

 

 

 

   

     Y es que, por más ropajes democráticos que adopte, el verdadero poder político descansa en la fuerza y no en el "derecho" o en una “división de poderes” supuestamente independientes (Ejecutivo, Legislativo y Judicial) y el sistema de controles o “check and balance” derivado de dicha división.

 

 

 

 

 

    Como escribiera el filósofo marxista hispanomexicano Adolfo Sánchez Vázquez- el poder “es una peculiar relación entre los hombres (individuos, grupos, clases sociales o naciones) en la que los términos de ella ocupan una posición desigual o asimétrica. Son relaciones en las que unos dominan, subordinan, y otros son dominados, subordinados”.

 

 

 

 

 

      Ninguno de los  llamados poderes del Estado tiene margen o  autonomía suficiente para actuar en contra de los intereses de la clase dominante que este Estado defiende y representa.

 

 

 

 

 

 

   Y, en último término, es el poder militar, que en Brasil como en  otros países latinoamericanos tiene tras de sí una historia terrible y sangrienta, la salvaguarda final de estos intereses.

 

 

 

 

     Las palabras del general Villas Boas, por tanto, pueden interpretarse como una advertencia sobre futuros escenarios golpistas, si tenemos en cuenta la coyuntura actual y el importante papel que viene jugando el ejército de Brasil, con la transición a su mando de las labores de la seguridad del Estado y la incorporación a la política de muchos desmovilizados de las fuerzas armadas .

Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
1 Comentario
Fecha: Martes, 11 de septiembre de 2018 a las 16:07
El Mambi
La cupula militar y ese gobierno son titeres de USA y la UE y estan esperando las ordenes de la OTAN y el Pentagono para hacer su trabajo. El pueblo de Brazil debe abrir los ojos y votar por el PT y cambiar toda esa cupula militar para impedir un desastre y derramamiento de sangre en la nacion sudamericana, solo unidos seremos fuertes, tenemos que luchar por la unidad Latinoamericana y cerrar la bases militares yankis en el Continente y aumentar el comercio, la amistad y fraternidad en los pueblos de la region. Gracias

Canarias-semanal.org • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress