Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Domingo, 9 de septiembre de 2018
¿Cuál es el motivo de la parálisis del movimiento antiimperialista en el mundo occidental?

JAMES PETRAS: ¿POR QUÉ EL IMPERIALISMO ENCUENTRA APOYOS EN LA "PROGRESÍA"?

Guardar en Mis Noticias.

Dice el sociólogo estadounidense James Petras, que en el curso de las últimas décadas el imperialismo liderado por los Estados Unidos ha intervenido en países, Iraq, Afganistán, Libia, Siria y Ucrania, sin que el movimiento antimperialistase haya opuesto masivamente a sus operaciones militares. ¿A qué se debe este fenómeno, desconocido durante prácticamente casi todo el siglo XX? ¿tiene ello algo que ver con la actitud de la "izquierda" y el posicionamiento de determinados intelectuales?

 REDACCIÓN CANARIAS SEMANAL  

 

 

      En un artículo titulado "El imperialismo y sus cómplices", el sociólogo norteamericano James Petras subraya que, en el curso de las tres últimas décadas, el imperialismo liderado por los Estados Unidos ha  intervenido, invadido y conquistado un número de países  entre los que se encuentran  Iraq, Afganistán, Libia, Siria y Ucrania, sin que prácticamente - salvo en el caso del inicio de la invasión de Iraq -, se haya producido una oposición masiva del movimiento antiimperialista mundial, tal y como se había  conocido en las décadas de los 50 60 y 70 del pasado siglo, en contra de las intervenciones bélicas estadounidenses en el exterior .

 

 

 

      Según el sociólogo estadounidense, una de las razones de esta "debacle"  se debe a la incapacidad de los movimientos antiimperialistas  para enfrentarse con las élites  de sus países respectivos, surgidas de procesos electorales  .


 

 

       En la actualidad, por ejemplo, el imperialismo occidental aparece involucrado en una guerra política y económica para derrocar –o dominar – a los gobiernos de  varios países sacudidos por crisis económica. Entre entre ellos ae  encuentran los de  Turquía, Venezuela y Nicaragua. La oposición por parte de los movimientos antiimperialistas es prácticamente inexistente o demasiado débil. En algunos caso sucede, incluso, todo lo contrario. En nombre de la democracia, muchos intelectuales occidentales apoyan las tomas del poder respaldadas por el imperio.
 

 

 

 

       Al respecto, James Petras, se fórmula en su artículo unas cuantas interrogantes:

 

 

 

       ¿Cuales son las razones de la negativa de los movimientos antiimperialistas al reconocimiento y la reivindicación de los valores democráticos? ¿A qué se debe la ausencia de solidaridad y oposición de las naciones a la depredación ejercida por las potencias occidentales? ¿Por qué algunos líderes (y seguidores) de los  movimientos antiimperialistas  han celebrado algunas conquistas imperiales como si se tratasen de una ‘liberación’? ¿Por qué algunas minorías étnicas de países independientes han colaborado con las potencias occidentales, como es el caso de los kurdos de Iraq, que hablan de “colonialismo democrático”?
 

 

 

      En opinión de Petras, quienes lideran los movimientos anti imperialistas no acaban de entender que las guerras imperiales y de conquista imponen penas de muerte muchas veces más graves y duras que los gobernantes locales; su opresión, explotación y destrucción de los pueblos conquistados superan con creces los efectos generados por los  ejecutivos autoritarios que gobiernan algunos de ellos. Hoy no existen dudas de que  las intervenciones imperialistas   han destruido el avanzado estándar de vida y el cultural-científico de países como Iraq, Libia y Siria

 

 

 

        Pero la cuestión no acaba ahí. Petras indica en su artículo que  algunos sectores de la izquierda y de la intelectualidad progresista occidental han ido incluso más lejos – al menos durante las primeras invasiones imperiales –: ¡apoyaron lo que ellos soñaron que era un “control democrático” resultante de la intervención imperial (al que apodaron “levantamiento”)! Obviamente, los imperialistas sabían mucho más, y cooptaron y escogieron a sus cómplices en su camino de conquista y destrucción. Los líderes  antiimperialistas  se desentendieron tanto de los ‘imperialistas’ como de las ‘dictaduras’ y abandonaron a los colaboradores que daban un barniz de ‘valores democráticos’ a la ocupación imperial en curso.

 

 


          Los izquierdistas occidentales que respaldaron las invasiones imperiales como si hubiesen sido “aperturas democráticas” están callados e indiferentes, como si  ellos  no fueran  también  responsables de los millones de muertes y los enormes desplazamientos de refugiados.

 

 

 


      Petras señala que en el momento actual el imperialismo estadounidense se encuentra en pleno saqueo y destrucción de Turquía, Venezuela y Nicaragua, debilitando y haciendo todo lo posible por derribar a sus respectivos gobiernos. En Brasil, Washington ya ha promovido un régimen cliente e intenta amañar las próximas elecciones encarcelando y descalificando al candidato más importante, el líder de centro-izquierda Lula Da Silva.


 

 

         En su artículo James Petras subraya que  los que denomina  como "humanistas liberales" que apoyaron las guerras imperiales con la excusa de que salvaban de la tortura y las armas químicas a pueblos oprimidos ofrecen rechazo caritativo y humillante en las fronteras de Occidente.


 

 

       En opinion de James Petras existe hoy  muy poca reflexion politica   sobre el hecho de que las guerras imperiales son mucho peor que un estado independiente y autoritario. Los líderes  antiimperialistas no  se  han apercibido de que  los pueblos oprimidos solo pueden liberarse por su propia decisión y acción, no mediante la invasión de ejércitos imperiales, golpes de la CIA o sanciones económicas.

Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
Canarias-semanal.org • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress