Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Jueves, 6 de septiembre de 2018
No sólo exterminaron a miles de namibios, sino que se llevaron sus huesos a museos alemanes

LA IRRESISTIBLE PASIÓN DE LOS GOBIERNOS ALEMANES POR EL GENOCIDIO

Guardar en Mis Noticias.

No se puede negar que los diferentes gobiernos alemanes han tenido una especial pasión por las operaciones militares genocidas. No es que sean los únicos que posean esa mortífera obsesión. Pero hay que reconocer que los ejecutivos germanos cuando se emplean a fondo en ese tipo de tareas, lo hacen con calidad y cantidad. Eso fue lo que sucedió en Namibia hace 100 años. Trataron de acabar con las tribus que secularmente habían habitado ese territorio. No sólo los exterminaron, sino que se llevaron a miles de los restos de sus victimas los museos alemanes . Ahora Angela Merkel no quiere indemnizarlos porque dice que aquello" no fue un genocidio".

  M. R.  PARA CANARIAS SEMANAL

 

 

      Hace ya un siglo, las fuerzas coloniales alemanas ubicadas en el sudoeste africano, en Namibia,  asesinaron a más de 70.000 integrantes de las tribus herero y nama. Se trata, curiosamente, de un hecho histórico celosamente ocultado por los medios. Sin embargo,  fue el primer genocidio que se produjo en África en el siglo XX.

 

 

 

 

       El pasado mes de agosto,  el gobierno alemán  de la señora Merkel  hizo entrega en el marco  de una "solemne" ceremonia religiosa al Gobierno de Namibia de los restos de 27 personas que  habían sido víctimas de  aquellos sangrientos acontecimientos. La 'celebración" provocó la airada protesta de esos pueblos aborígenes de Namibia, descontentos por el hecho de que Alemania haya reconocido sólo 100 años después aquel genocidio y se niegue, además,  a indemnizar a los descendientes de los masacrados.

 

 

 

NAMIBIA, REPARTIDA  COMO SI FUERA PARTE DE UNA TARTA

 

 

 

       El territorio de Namibia formó parte del Imperio Alemán  entre los años 1890 y 1915. Tal  "adscripción" le fue otorgada  a Alemania por la Conferencia de Berlín, en la que los países europeos se repartieron, como quien divide una tarta,  todo el Continente africano.

 

[Img #55337]

 

 

 

Los naturales del país fueron privados de sus tierras, así como de su ganado, hecho que terminó provocando la rebelión de la tribu de los heteros en contra del despojo germano. El gobernador de la colonia, Lothar Von Trotha,  como respuesta implacable a la rebelión aborigen, dio una orden terminante: hay que exterminar a las tribus  herero y nama.

 

 

 

 

      De acuerdo con las  investigaciones históricas  que se hicieron sobre  aquellos acontecimientos, se ha estimado que entre entre 70.000 y 80.000 aborígenes  sucumbieron víctimas del genocidio. Como premio a su criminal decisión,  el gobernador de Namibia fue condecorado por el kaiser Guillermo II. Durante la dictadura nacionalsocialista, Hitler  redondeó esta operación de reconocimiento otorgando el nombre de una calle principal de Múnich en honor del  gobernador  genocida Von Trotha.

 

 

 

 

        La mayor parte de los restos de los namibios asesinados por  el ejército colonial alemán fueron trasladados a una clínica  de Berlín, así como a varios hospitales y museos de Alemania. Como es sabido, las autoridades alemanas tienen también pasión por la conservación de los huesos ajenos, como quedó demostrado a lo largo de todo el siglo XX. Solo en los depósitos de los museos de Berlín, según cálculos aproximados, se pueden conservar todavía hasta 11.000 huesos de heteros y namas. En su mayoría no están catalogados, por lo que precisar el número exacto de las personas a las que pertenecen y reconocer los restos de cada uno de ellos resulta harto difícil.
 
 
 

 

 

[Img #55336]

 

 

        Por su parte, el gobierno de la conservadora Angela Merkel ha manifestado que no tiene la más mínima intención de pagar una compensación a los descendientes de los exterminados, asegurando en que no existen bases legales internacionales que obliguen a proceder de esa forma. En su lugar ha optado por conceder "compensaciones" en forma de ayudas al desarrollo de ese país africano. Alemania asegura haber invertido con esta finalidad  millones de euros en Namibia desde su independencia de Sudáfrica en 1990.
 

 

 

 

         En el año 2004, las autoridades alemanas se dignaron a pedir, por fin, "disculpas oficiales" por  aquellos acontecimientos sangrientos. Pero en el año 2012  matizaron que, en cualquier caso, las miles de muertes 'no había sido un genocidio" . Posiblemente la negativa germana obedezca a que compararon la magnitud de la escabechina namibia con la  de los campos de concentración nazis de la Segunda Guerra Mundial y, claro, la diferencia era de millones.

 

Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
1 Comentario
Fecha: Viernes, 7 de septiembre de 2018 a las 11:15
Gustavo
Las conferencias de Berlín 1885/1886 están consideradas por numerosos historiadores como el momento culminante que dio impulso al colonialismo exacerbado, iniciado por Francia y Reino Unido en todo el mundo desde fines del siglo XIX: el saqueo de Africa. Catorce Estados fueron convocados: El Imperio alemán, el Imperio austro-húngaro, Bélgica, Dinamarca, el Imperio Otomano, España, EE.UU, Francia, Reino Unido, Reino de Italia, Países Bajos, Reino de Portugal, el Imperio zarista y Suecia. Esos polvos trajeron estos lodos de los actuales avalanchas de inmigrantes desesperados, por la belicosidad imperialista europea/EE.UU.

Canarias-semanal.org • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress