Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies

Jueves, 6 de septiembre de 2018
Con la connivencia de las potencias occidentales

El Lobby pro-israelí impone su ley mordaza en todo el Mundo

Guardar en Mis Noticias.

El lobby pro-israelí es una empresa multinacional que cada día da mayores muestras de su poder y habilidad para abolir la libertad de expresión y de conciencia en todo el mundo. Se lo permite .- denuncia nuestra colaboradora Tita Barahona - la enorme influencia que ejerce sobre los medios de comunicación corporativos y los gobiernos de las potencias occidentales, con los Estados Unidos y el Reino Unido a la cabeza (...).

Por TITA BARAHONA PARA CANARIAS-SEMANAL.ORG.-

 

 

  

    El lobby pro-israelí es una empresa multinacional que cada día da mayores muestras de su poder y habilidad para abolir la libertad de expresión y de conciencia en todo el mundo. Se lo permite la enorme influencia que ejerce sobre los medios de comunicación corporativos y los gobiernos de las potencias occidentales, con los Estados Unidos y el Reino Unido a la cabeza. Este poder está hoy ampliamente reconocido e infunde tal temor, que tanto las universidades como muchas empresas de los países citados ponen cuidado en no ofender al lobby sionista a la hora de contratar personal. Esto aun cuando dicho lobby emplea tácticas que bien se pueden calificar de mafiosas o para-fascistas, ya que incluyen amenazas, extorsiones, elaboración de listas negras y señalamientos que llegan a tener consecuencias nefastas para las carreras profesionales e incluso la vida de los señalados, esto es, toda persona o institución que ose criticar la política del Estado de Israel en Palestina.

 

 

 

 

        Hace poco hemos conocido la identidad de quien está detrás de uno de los múltiples grupos de presión sionistas que funcionan en los Estados Unidos, la web llamada Canary Mission, que hasta ahora ha funcionado como una entidad anónima (1). Creada en 2015 y amparada en este anonimato, se dedica a fabricar una lista negra de estudiantes involucrados en grupos de solidaridad con Palestina con el fin de intimidarlos, denigrarlos públicamente y denunciarlos. A día de hoy, la web contiene los perfiles de casi 2.000 estudiantes y cerca de 500 profesores considerados “enemigos de Israel”. Estos dossieres personales incluyen información falsa o manipulada que sirve de base a las denuncias. Como consecuencia, las personas señaladas son sometidas a interrogatorios por parte del FBI por sospechas de terrorismo. Facebook también contribuye a esta caza de brujas. En diciembre de 2017 el medio digital The Intercept reproducía las declaraciones de los responsables de la red social en las que reconocían que estaban borrando cuentas por mandato de los gobiernos de Estados Unidos e Israel. No es de extrañar si tenemos en cuenta que un socio de Facebook es el Athlantic Council y su Digital Forensic Lab, resultado de la estrecha colaboración entre la NSA (Agencia de Seguridad Nacional) y Sillicon Valley (2).

 

 

 

 

 

    El propósito del lobby pro-Israel es etiquetar cualquier crítica al Estado de Israel como anti-semita, haciéndola aparecer como una expresión de odio a los judíos en general, y equiparar anti-sionismo con anti-semitismo, cuando, en primer lugar, los semitas no son sólo los judíos sino también los árabes; y, en segundo lugar, no todos los judíos son sionistas -muchos, además, se oponen al Estado de Israel-, ni todos los sionistas judíos, como es el caso de la derecha cristiana estadounidense y de políticos social-liberales considerados de izquierdas. (3) Hoy lo estamos viendo en el Reino Unido, donde los medios corporativos de todo signo están orquestando una campaña de acoso y derribo contra el líder del partido laborista, Jeremy Corbyn, debido a su historial como defensor de la causa palestina. La especie de histeria colectiva que promueven está destinada a convencer al público de que Corbyn es un redomado anti-semita y racista. El Jewish Leadership Council (Consejo de Liderazgo Judío) ha declarado abiertamente que continuará su campaña de descrédito contra el laborismo por anti-semita, hasta que el partido se comprometa a realizar “un profundo cambio cultural” en lo tocante al “Sionismo e Israel”. La posibilidad de que un veterano defensor de la libertad del pueblo palestino gane las próximas elecciones en el Reino Unido, hasta ahora aliado incondicional del Estado de Israel, representa una auténtica pesadilla para estos grupos de presión (4).

 

 

 

 

 

    En España el lobby sionista también tiene sus tentáculos. Hace pocas semanas hemos sabido que la Asociación Acción y Comunicación sobre Oriente Próximo, una de las caras del lobby pro-Israel en nuestro suelo, ha logrado que el Ayuntamiento de Villarrobledo (Albacete) retirara su declaración institucional de apoyo al pueblo palestino, a raíz del contencioso administrativo interpuesto por esta asociación contra el Consistorio “por incitación al odio y la discriminación”, con las consabidas acusaciones de anti-semitismo. En su web exponen que la moción retirada era “fiel réplica del ideario extremista del movimiento BDS (Boicot, Desinversiones y Sanciones) y Espacio Libre de Apartheid Israelí” (5). No es el primer ayuntamiento del Estado español que ha visto anuladas este tipo de mociones por iniciativa de estos grupos sionistas dotados de fondos que superan los presupuestos de muchos ayuntamientos, obligados a cubrir las costas de los juicios que se sentencian en su contra gracias a las argucias de los equipos de abogados al servicio de los intereses de Israel.

 

 

 

 

 

     El propósito del todopoderoso lobby sionista no es otro que proteger al Estado de Israel y sus crímenes de guerra contra la pérdida de apoyo político entre los países de Occidente. De lo que se trata es de hacer aparecer como “derecho a la defensa” la violación sistemática de la legalidad internacional que viene ejerciendo el Estado de Israel impunemente, con la connivencia de la llamada “comunidad internacional”. De lo que se trata es de ocultar el hecho - por poner un ejemplo reciente - de que el ejército israelí impide desde hace más de un mes la entrada en la devastada Gaza de las 114 cajas de medicinas que transportan los barcos retenidos de la Flotilla, mientras se continúa derribando las casas de las familias palestinas, destruyendo sus cultivos y los francotiradores asesinan y hieren a manifestantes desarmados cada semana. En las recientes protestas con motivo de la Gran Marcha del Retorno, son ya 130 personas asesinadas, incluyendo 23 niños, 3 periodistas y 3 paramédicos (6). Todo porque lo manda el Dios de Israel, nación que difícilmente puede serguir presentándose al mundo como “la única democracia de Oriente Medio”, desde que el pasado 19 de julio el parlamento israelí aprobara la Ley Básica de “Israel, el Estado Nación Judío”, que ensalza la supremacía judía, convirtiéndose, no ya sólo de hecho sino también de derecho, en un Estado racista y tan teocrático como pueda serlo Irán (7).

 

 

 

 

 

       Se puede criticar la política de Alemania, Francia, España o cualquier otro país del mundo, incluido los EEUU, sin ser tachado de anti-alemán, anti-español, anti-francés o anti-americano, pero no se puede criticar a Israel. Es necesario llamar la atención sobre el hecho indiscutible de que el Estado sionista de Israel es el único sobre la tierra al que no se permite poner en cuestión. Es necesario desenmascarar la política colonialista y de auténtico apartheid que viene desarrollando el Estado de Israel contra el pueblo palestino. Que esta política está por encima de cualquier consideración de carácter racial o religioso lo demuestra el propio primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, tan aficionado a acusar a sus críticos de anti-semitas, mientras se muestra sumamente amigable con verdaderos y probados anti-semitas como el primer ministro de Hungría, Víctor Orbán, e incluso vende armas al gobierno neo-nazi de Ucrania (8). En realidad, por muy anti-semita que una persona, institución o gobierno se confiesen, si defienden o no condenan públicamente la ocupación ilegal de los territorios palestinos, entonces se vuelven inmunes a las acusaciones de anti-semitismo y odio hacia lo judío (9).

 

 

 

Septiembre de 2018.

 

 

 

 

Notas y referencias bibliográficas:

 

 

(2) Vease un informe al respecto en https://www.youtube.com/watch?v=ZJUjSBXU5iY

 

 

(9) Véase el informe de Mehdi Hasan en https://theintercept.com/2018/08/23/benjamin-netanyahu-anti-semitic/

 
 
 
 
 
   
Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
3 Comentarios
Fecha: Jueves, 20 de septiembre de 2018 a las 01:04
maribel
Es que es el pueblo elegido por dios... por que no le dieron la tierra para sus asentamientos en la patagonia?, ellos coño que son tan fértiles y prósperos y porque dios le ayuda, hubieran hecho allí un mundo maravilloso.
Desarrollando películas con unos recursos incalculables para educar a las masas que fueron los pobres del mundo histórico a los que sometió los nacis. Angelitos fueron los nacis al lado de estos criminales.
Fecha: Viernes, 14 de septiembre de 2018 a las 21:11
Tita
Léase bien: Irán, un país teocrático. Señalamientos en este artículo, ninguno: información de unos hechos demostrables.
Fecha: Jueves, 6 de septiembre de 2018 a las 12:08
Saburo
Irán, un país democrático?,acaso no discriminan a los cristianos, a los judíos y a los musulmanes.......a no,no eran a Irán a quien quería señalar........

Canarias-semanal.org • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress