Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Martes, 7 de agosto de 2018

Colombia. Más de 400 líderes sociales asesinados en dos años

Guardar en Mis Noticias.

[Img #55018]

 

 

  Mara Giraldo/ Resumen Latinoamericano

 

   Según la Defensoría del Pueblo, entre el 1 de enero de 2016 y al 3 de agosto del 2018 han asesinado 333 líderes sociales y defensores de derechos humanos en Colombia. El Instituto de estudios para el desarrollo y la paz (Indepaz) y el programa no gubernamental Somos Defensores registran más de 400 asesinatos en este mismo periodo. En lo que si coinciden los informes de estas instituciones es que desde la firma del Acuerdo de Paz entre las FARC y el Gobierno de Colombia en 2016, los asesinatos han aumentado alarmantemente.

 

 

   En el mes de julio del presente año, se registran los asesinatos de 30 líderes y lideresas sociales, entre los que se destacan miembros de Juntas de Acción Comunal, miembros de oposición política, excombatientes de FARC, reclamantes de tierras, activistas que lideran programas de sustitución voluntaria de cultivos ilícitos, defensores de derechos humanos, docentes del sector público, campesinos, indígenas y afrodescendientes.

 

 

   Los departamentos afectados fueron Antioquia con 5 asesinatos, Cauca y Putumayo con 4 asesinatos cada uno; Caquetá y Norte de Santander con 3 asesinatos cada uno; Risaralda y Valle del Cauca con 2 asesinatos cada uno; Atlántico, Arauca, Boyacá, Chocó, Huila, Nariño, Tolima, cada uno con 1 asesinato.

 

 

   De los casos más recientes se destaca el de Frederman Quintero, líder comunitario, coordinador del comité veredal de ASCAMCAT, presidente de la Junta de Acción Comunal de la vereda Kilómetro 84, en el Tarra, Norte de Santander. El pasado 30 de julio Frederman y otras 8 personas fueron víctimas de la masacre cometida en el barrio La Esperanza. A las 2:30 de la tarde, mientras algunas personas se encontraban en un billar, llegaron hombres armados en moto y dispararon indiscriminadamente. Entre las víctimas se encuentran familiares de miembros del CISCA, habitantes del sector, una trabajadora del billar y posiblemente excombatientes de FARC. Tanto el EPL como el ELN, a través de comunicados públicos rechazaron la masacre y manifestaron no ser responsables de los hechos.

 

 

   Mientras ocurría esa masacre en uno de los pueblos más militarizados del país, se desarrollaba un consejo privado de seguridad del Ejército y de la Policía en la  Gobernación de Norte de Santander.

 

 

   En este mes también se presentaron asesinatos, atentados y amenazas a docentes. Frank Dairo Rincón, líder social y docente de Ciencias Naturales de Pitalito, Huila, fue asesinado el 7 de julio; Juan de Jesús Moreno, docente de la Institución Educativa Rural Horizonte del municipio de Curillo, Caquetá, fue asesinado el 16 de julio; Luis Gabriel Gómez Acosta Docente y rector de la institución educativa rural Bajo Lorenzo en Puerto Asís, Putumayo, fue asesinado el 24 de julio, antes había recibido amenazas. Este mismo día también fue asesinada la docente Maryen Guzmán, de la Institución Educativa Pedro José Rivera, en Santa Rosa de Cabal, Risaralda, quien lideraba varios proyectos sociales con la comunidad.

 

 

    El 31 de julio, en horas de la tarde, fue atacado el docente Wilson Lúlico Ramos, comunero indígena del Resguardo Triunfo Cristal Páez. Cuando llegaba a la sede del Instituto de Educación Básica Indígena y Comunitaria, Idebic, del municipio de Florida, en el Valle del Cauca, lo abordaron dos sicarios que se movilizaban en una moto. El docente había sido declarado días atrás “objetivo militar” por las Águilas Negras que operan en esa zona.

 

 

    En el departamento del Cauca se recrudecieron los asesinatos. El 2 de Julio fue asesinado Gabriel Adolfo Correa, Concejal del Partido Alianza Verde en el municipio de Buenos Aires, había recibido amenazas.  Luis Eduardo Dagua, fue brutalmente asesinado el 16 de julio, era Reconocido por ser uno de los fundadores de la vereda El Carmelo, del municipio de Caloto, Cauca, integrante de Pupsoc, Fensuagro y Marcha Patriótica y padre de un ex combatiente de las FARC. El 17 de Julio fue encontrado el cuerpo de Ibes Trujillo, desaparecido desde el 10 de julio, era Fiscal del Consejo Comunitario de la Cuenca del Río Timba Mari López y director de la empresa comunitaria Brisas del Río Agua Blanca Audacia, además era integrante de la Coordinación Nacional de Organizaciones y Comunidades Afrodescendientes – CONAFRO, del Proceso de Unidad Popular del Suroccidente Colombiano – PUPSOC y de la Coordinación Social y Política Marcha Patriótica Cauca. El 19 de julio fue encontrado el cuerpo de Iber Angulo Zamora, líder social y comunal de la vereda San Juan Santo del municipio de López de Micay, secuestrado el pasado 5 de mayo, mientras era trasladado de la zona por seguridad, por personas de la Defensoría del pueblo.

Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
Canarias-semanal.org • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress