Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Lunes, 6 de agosto de 2018
A propósito de los escrúpulos de los "intelectuales sistémicos"

GARCÍA MONTERO, O CUANDO LOS INTELECTUALES SISTÉMICOS SE LA COGEN CON PAPEL DE FUMAR

Guardar en Mis Noticias.

Mantiene nuestro colaborador Aday Quesada, que a la hora de someter a la reflexión los sucesos cotidianos, los "intelectuales sistémicos" se la cogen con papel de fumar. Tal es el caso, escribe Quesada, del poeta, catedrático, candidato por IU a la Comunidad de Madrid y hoy flamante presidente Instituto Cervantes por la gracia y el agradecimiento de Pedro Sánchez. Hace unos años, este ductil gladiador no dudó llamar a la guerra en contra de Libia. Hoy, algunos años después, no se la coge con tantos escrúpulos cuando se desparrama en elogios hacia esta España monárquica, resultante de la voluntad imperecedera del Caudillo

POR ADAY QUESADA PARA CANARIAS SEMANAL

 

 

 

        En política hay pocas cosas que no sean pronosticables. Y entre ellas no se encuentran las que se refieren  a cuál va ser la estación de llegada de determinados personajes. Y es que nada hoy  resulta tan fácil como augurar en qué basurero van a concluir sus biografías algunas "lumbreras"  que nos ofrece nuestra actualidad cotidiana.

 

 

      Tal es el caso, por ejemplo, de Luis García Montero. Poeta, catedrático, ¿inexplicable? candidato por IU a la Comunidad de Madrid y, además, flamante director del Instituto Cervantes, recién recompensado por el gobierno de Pedro Sánchez.

 

 

      Este peculiar  "intelectual sistémico", que  no dudó  un solo instante en cogérsela con papel de fumar a la hora de formular declaraciones  favorables a los bombardeos de la OTAN sobre   Libia,  ahora, en cambio, se siente  hondamente cabreado y  ofendido porque en la Europa de la UE se empieza a tener dudas, al parecer, sobre la naturaleza presuntamente democrática del Estado español.

 

 

         Hace unos pocos años, este fragilísimo poeta y deslenguado bocazas respondía de esta guisa a quienes se atrevían a comparar  la intervención otánica en Libia con la que se había producido  una década antes en Irak.

 

 

       “Seamos sinceros. - escribía suficiente entonces -.   La intervención en Libia no es comparable  con la invasión de Irak, declarada al margen del derecho internacional por el trío de las Azores. Hemos vivido en el Norte de África una experiencia cívica imprevista que merece todo nuestro respeto democrático “.

 

 

        Comoquiera que temiera que no quedara del todo claro su apoyo a la operación militar contra Libia, que desde  España encabezó el general de Podemos, Julio Rodríguez,  el "poeta bocazas"  agregó que en su opinión:

 

 

       Un  espacio de exclusión aérea, como hacía la resolución del Consejo de Seguridad de la ONU,  era una decisión  incómoda pero  necesaria para evitar una masacre y suponía una respuesta mejor que dejar que un dictador como Gadafi machaque a su pueblo”.

 

 

       Para muy pocos constituye hoy un secreto qué era lo que se escondía tras  las bambalinas de aquella operación aérea  genocida.  En cuanto a los efectos remotos que aquellos bombardeos iban a provocar,  los tenemos ahora crudamente a la vista: la conversión del mediterráneo en el féretro  de miles de africanos.

 

 

       El "granito de arena" que el "poeta bocazas" aportó entonces a aquella brutal intervención militar  posiblemente muchos  lo hayan olvidado.  Pero quienes sí lo anotaron con agradecimiento en  sus respectivos libros de bitácora fueron los jerarcas del PSOE, los de ahora y los de entonces-  que hoy compensan complacidos  con un puestecillo al exégeta de aquel  horripilante magnicidio y de la destrucción de todo un país.

 

 

        Pero si  en aquella ocasión García Montero se la cogió escrupulosamente con papel de fumar a la hora de reflexionar sobre bombas y masacres, hace unos días no tuvo  tantos melindres, ni se le encogieron los esfínteres, cuando enjuició al actual régimen  monárquico español y las trampas leguleyas que hicieron posible que se cumpliera  la imperecedera  voluntad del dictador Francisco Franco, de que aquí todo habia quedado atado y bien atado

 

 

 

     Hace unos dias, un plumilla del  "El Pais' - ¿qué mejor periódico que ese? - le preguntaba en una entrevista a nuestro personaje si creía que era real la imagen de una España democrática.  

 


 

      Muy resuelto, y sin que se apreciara en sus palabras la menor duda,  García Montero contestó:

 


 
    " Cuando se dice que en España no hay democracia me dan ganas de decir «un momento y un respeto, que yo sé lo que es vivir en una dictadura». Tenemos que luchar por dignificar la democracia, por impedir que dé un paso atrás. Yo no estoy de acuerdo con la Ley Mordaza, con que una chica se destroce la vida por un chiste. Pero no hay que confundir eso con una dictadura. Y a Europa hay que decírselo claro: nuestra democracia se compara, y muchas veces tiene ventaja, con cualquier otra de la UE. Es nuestro deber decirlo ".


 

 

        Y para que quedara patente su imperturbable lealtad a la España borbónica y bipartidista,  el poeta bocazas respondió sin atragantarse:

 

 

          " Ahora podemos hacer cosas imposibles en 1976. La gente se equivoca mucho sobre lo que fue la Transición. En 1976, 1977 despertabas y tenías miedo de un golpe de Estado, de que hubieran ametrallado a unos abogados laboralistas... Cuando se niega la importancia de la Transición se comete una injusticia. La prueba de eso es que 2018 no es 1977 y ya podemos tomar decisiones propias de una sociedad madura que ennoblecen la democracia".

 

 

 

        Finalmente,  temiéndose  el diluvio de observaciones malévolas que sobre él lloverán a propósito de su venta a las huestes  socioliberales,  García Montero  parafraseando a Foucault  quiso pertrecharse  tras una  admonición muy socorrida por los intelectuales vergonzantes del sistema, en estos tiempos en los que la ambigüedad impera :

 

 

               «Siento por el capitalismo el mismo desprecio que los estalinistas sienten por mí».


 

 

    Y se quedó tan pancho. 

 

 

      Dejo a que sea  el lector el que se ayude a sí mismo en  la comprensión de este intrincado y paradójico personaje,  sacando sobre él sus propias conclusiones.

Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
3 Comentarios
Fecha: Martes, 7 de agosto de 2018 a las 09:58
juanfri
Un repugnante al que habría que tapar su bocaza con un buen zurullo.

Pero los verdaderos responsables son los de iu, asco de carrillistas.
Fecha: Martes, 7 de agosto de 2018 a las 01:11
maribel
Los bocazas son así. El PSOE lo premió por que??? dime quien te premia y te diré a quien sirves!
Pedazo de miserable.
Fecha: Lunes, 6 de agosto de 2018 a las 00:13
Pancho el negro
Rebenque.

Canarias-semanal.org • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress