Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Miércoles, 25 de julio de 2018
¿Un escándalo imparable?

FRANCIA: LOS BRUTALES GORILAS DEL PRESIDENTE MACRON (VÍDEO)

Guardar en Mis Noticias.

Habían transcurrido tan sólo unas pocas horas después de la marcha del 1 de mayo del presente año, -escribe desde París nuestro colaborador Aday Quesada - cuando unos cuantos centenares de estudiantes se reunieron en una pequeña plaza del barrio latino de París para hacer visibles a través una asamblea sus revindicaciones específicas. Un par de decenas de policías es cayeron brutalmente encima. Entre ellos se encontraba nada menos que el "gorila" personal del mismísimo presidente Macron, que se había presentado en el lugar "para darse el gusto" de apalear a los estudiantes. Ello ha desencadenado el mayor escándalo de la "era Macron". Y amenaza con seguir creciendo

POR ADAY QUESADA, DESDE PARIS PARA CANARIAS SEMANAL

 

 

      Uno de los principales guardaespaldas  de Emmanuel Macron fue fotografiado haciéndose pasar  por un miembro de la  policía antidisturbios, mientras atacaba duramente a  unos manifestantes. El hecho haterminado siendo un espectacular   escándalo político,  en el que ha quedado enredada la propia  presidencia de la República francesa.

 

 

 

      Apenas unas pocas horas después de la marcha anual del "Primero de Mayo" de este año en París, cientos de manifestantes estudiantiles se reunieron en una pequeña plaza en el Barrio Latino. Tenían esperanza de poder manifestarse específicamente en contra de las reformas educativas de Macron, pero se encontraron, sin comérselo ni bebérselo,   frente a la brutal violencia policial.

 

 

 

UN TESTIMONIO INESPERADO

 

 

 

       La cuestión es que sucedió lo inesperado. El incidente fue filmado por un activista de  izquierda  y, posteriormente, compartido  de forma millonaria en  las redes sociales, esa veraz tribuna a la que los poderes ejecutivos están tan interesados en  hacer desaparecer del mapa digital.

 

 

 

       En el video podía verse como un grupo de policías antimotines tiraba al suelo a un pacífico manifestante, al que antes le había propinado una soberana golpiza. Quizá ahora podrá entenderse mejor  cuál es la razón por la que el Ministerio del Interior español - tanto el de los sociatas como el de los ultraconservadores -, no tenga el menor interés en liquidar la "Ley mordaza". Y es que, con toda lógica, responden al principio de "donde no hay testigos, tampoco hay delito"

 

 

 

       La semana pasada, el periódico Le Monde informó que uno de los gorilas que  golpeó al manifestante era nada menos que un fornido guardaespalda de seguridad de alto rango  del presidente Emmanuel Macron, que disfrazado con un casco antidisturbios y con una chaqueta de policía, se había dedicado a dar mamporros, a diestro y siniestro, contra  los  pacíficos - y  la calificación no es retórica - estudiantes izquierdistas que pretendían hacer visibles las razones específicas de su protesta .

 

 

           La noticia ha desencadenado el escándalo de mayor envergadura que ha sufrido el presidente francés hasta el momento. Pero a medida de que se han ido conociendo los bochornosos detalles que han rodeado el caso, el asunto  se ha ido inflando e  inflando, hasta cobrar  la geometría de un enorme globo.

 

 

 

 

        Poco después de que los funcionarios del Palacio del Elíseo se enteraran del incidente, el guardia de seguridad, de veintiséis años, Alexandre Benalla, fue suspendido. Como suele suceder en estos casos, la sanción administrativa que se le aplicó fue meramente venial: una suspensión de quince días. Como es sabido, aquí y en Pekín, el poder necesita imperiosamente cubrir las espaldas de los suyos, ya que de suceder lo contrario, las propias podrian quedar al descubierto. Quizá esa fue la razón por la que los funcionarios presidenciales franceses no se dignaron a comunicar a los fiscales, como lo exige la ley de los empleados públicos,  su testimonio en contra del delito cometido por su colega Benalla.

 

 

 

 

COMPLICADOS HASTA  LA CÚPULA

 

 

 

       Después de cumplir su breve suspensión, a Benalla se le permitió incorporarse, cómo si nada hubiera sucedido,  a sus habituales tareas de seguridad. Estuvo presente, por ejemplo, junto al presidente  Macron, en la ceremonia en el Panteón, el 1 de julio. También permaneció al lado de su protegido, en el curso de las festividades del "Día de la Bastilla". Incluso dispuso de la posibilidad de unirse al equipo nacional de fútbol  francés durante su  triunfal desfile de la Copa del Mundo por las calles parisinas, apenas dos días antes de que estallara el escándalo. Pero lo más sorprendente de todo es que el macizo Benalla, a principios de este mes, fue premiado por sus superiores, además, con un elegante apartamento en un barrio parisino de alto copete, destinado al uso exclusivo de la elite social francesa. Hummm...  el asunto ya empezaba a oler fuertemente a chamusquina.


 

 

 

        Poco después de que el periódico "Le Monde" se acercara a Benalla para constatar  que era, en efecto, el policía que había golpeado brutalmente a los manifestantes en el Barrio Latino el 1 de mayo, el propio Benalla se puso en contacto con un oficial de la policía de París, pidiéndole los videos del incidente. Lo sorprendente, según coincide la mayor parte de la prensa francesa, es que la policía accediera a la mosqueante e imperativa reclamación de Benalla. A día de hoy, tres oficiales de la policía, entre los que se encuentra un comandante de alto rango, han sido suspendidos y detenidos para ser interrogados. Estas son cosas que de vez en cuando - no muchas,todo hay que decirlo-  ocurren aquí en Francia,   no se nos pasa por la cabeza que puedan suceder en España. Esa es la verdad.

 

 


 

      

        En las instituciones galas,  la comedia no ha hecho nada más que  comenzar. Por lo pronto el  "affaire Benalla",  ha empezado  a ofrecer sustanciosos réditos políticos. Nada menos que el partido conservador "Los Republicanos"  (LR),  que alega estar hondamente preocupado por las palizas policiales  a los manifestantes de izquierdas del 1 de mayo,  ya ha anunciado que presentará una moción de censura contra el Gobierno francés por su gestión del llamado 'caso Benalla' .  

 

 

 

        La oposición  en la Asamblea Nacional, por su parte, ha procedido iniciar una investigación parlamentaria sobre el caso, forzando al gobierno a posponer su agenda legislativa por las próximas semanas.   El lunes, fue convocado el ministro del Interior Gérard Collomb para comparecer ante un comité especial de investigación. Collomb, que dice representar el agrio "rostro de la ley y el orden", semblanza que comparte  con su encarnizada defensa de la política gubernamental en contra de los refugiados, era perfecto conocedor de las transgresiones del gorila Benalla ya desde el mismísimo 2 de mayo.

 

 

        ¿Por qué Collomb no hizo nada al respecto ? En una audiencia  este lunes se atrevió a manifestar  que no tenía conocimiento de nada, y alegó que  no estuvo al tanto de  la función que desempeñaba Benalla en ese momento, y que, por tanto, no era responsable de lo que había sucedido.

 

     

 

        Por ahora, el "affaire Benalla",  - obsérvese que los escándalos llevan siempre el nombre de los escalafones más bajos -  ha captado la viva atención de los franceses. Pero del asunto empiezan a desprenderse otras connotaciones.  Una de ellas, y no carente de importancia , es la de poner de relieve cuál es la filosofía  que sirve de guía  al Ejecutivo Macron, que se parece como dos gotas de agua a la del Ejecutivo Sarkozy. Y eso para los franchutes, en la perspectiva del tiempo, no deja de resultar un fenómeno muy interesante.

 

 

 

BENALLA EN ACCION

 

Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
Canarias-semanal.org • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress