Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Viernes, 13 de julio de 2018
La jerga de los movimientos posmodernos

LA "NEOLENGUA" DE LA "PROGRESÍA" REFORMISTA... ¿UN ARMA CARGADA DE FUTURO?

Guardar en Mis Noticias.

Según escribe Marat en este artículo, cuando un movimiento social emplea intencionadamente un lenguaje complicado de entender, lejos de enriquecer el pensamiento lo debilita .Los movimientos posmodernos del tipo del "feminismo" de cuarta generación, el LGTB+ o los animalista y vegano, no están construyendo categorías de pensamiento que, al ser accesibles conceptualmente puedan ser debatidas y contrastadas.... buscan adictos e incondicionales sin sentido crítico.

 


          Óscar López Corral, más conocido en la red por su seudónimo Marat, es el administrador del blog "La Barricada Cierra la Calle pero Abre el Camino".

 

       Sin embargo, no es sólo eso. Es, además, un antiguo comunista que escribe, reflexiona, reflexiona escribiendo, y publica frecuentemente interesantes, polémicos y extensos  artículos en la página que dirige.  Marat ha confesado que durante algunos años se mantuvo "durmiente", aunque jamás traicionó ni a su clase social ni, tampoco, a todo aquello por lo que siempre  se sintió orgulloso de ser. En el año 2007, la crisis lo puso en marcha. Desde entonces no ha parado.

 

 

       Hace unas pocas fechas escribió un artículo titulado  "Neolengua: la construcción social de la mentira por progresia liberales." De él hemos extraído  el apartado titulado: "La neolengua pretende debilitar el pensamiento e imponer un totalitarismo elitista".

 

 

        Recomendamos encarecidamente a nuestros lectores procedan a leer el breve fragmento que aquí reproducimos. Pero, sobre todo, les instamos a que no se pierdan la lectura del artículo en su integridad: No tiene desperdicio, aunque presumimos que como siempre, suscitará una intensa polémica. Para acceder al artículo basta con pinchar en este enlace

 

 

 

 


     "Cuando un movimiento social emplea intencionadamente un lenguaje rebuscado y complicado de entender, empleando conceptos que pueden ser expresados de un modo más comprensible y menos críptico, es evidente que, lejos de enriquecer el pensamiento, lo que pretende es debilitarlo.

 

 

        El constante recurso a la formación de términos mediante contracción, mucho más que de derivación, entre estas corrientes de fabricantes de “neolengua” pretende crear una sensación de cientifismo. Hoy sabemos que la neutralidad ideológica que durante tanto tiempo se asoció al concepto “ciencia”, procedente de las llamadas “experimentales” (física, química,...) y que las llamadas “sociales” intentaron durante tanto tiempo emular, tomando de las primeras conceptos prestados, es una quimera o, mejor aún, una falacia porque el investigador es un sujeto en proceso que afecta a la propia investigación y a sus resultados y que, a su vez, es afectado por ésta.

 

 

     Sin embargo, todo ese artefacto lingüistico que emplean estos movimientos posmodernos como el feminismo de cuarta generación, el LGTB+ o los animalista y vegano, no están construyendo categorías de pensamiento que, al ser accesibles conceptualmente a la inmensa mayoría de las personas, puedan ser debatidas y contrastadas. Buscan adictos e incondicionales sin sentido crítico.

 

 

    ¿Recuerdan aquella jerigonza de “1984”? “Crimental”, “doblepensar”, “plusbueno, “dobleplusbueno”, “caracrimen”, “nobueno”,...¿No ven ninguna similitud entre dichas “palabras” y otras como “machirulo”, “comumacho”, “mansplaning”, “transfobia”, “intersexual” u “ovolactovegetarianismo”, por poner solo algunos ejemplos?

 

 

      Lejos de enriquecer el lenguaje, la “neolengua” es la negación de esa riqueza porque pretende crear un vocabulario sustitutivo de aquél que es asequible en el habla común de las personas y, puesto que pensamos con palabras, empobrecer el pensamiento.

 

 

     Merece la pena, independientemente de la consideración ideológica que le demos a la obra y su propio autor, reproducir algunas frases de Syme, el colega de Winston Smith en el Ministerio de la Verdad de la novela 1984, en su conversación con el segundo.

 

 

      “La decimoprimera edición es la definitiva - dijo- . Le estamos dando al idioma su forma final, la forma que tendrá cuando nadie hable más que neolengua. Cuando terminemos nuestra labor, tendréis que empezar a aprenderlo de nuevo. Creerás, seguramente, que nuestro principal trabajo consiste en inventar nuevas palabras. Nada de eso. Lo que hacemos es destruir palabras, centenares de palabras cada día. Estamos podando el idioma para dejarlo en los huesos (…)

 

 

      ¿No ves que la finalidad de la neolengua es limitar el alcance del pensamiento, estrechar el radio de acción de la mente? Al final, acabaremos haciendo imposible todo crimen del pensamiento (...)

 

 

      Hacia el 2050, quizá antes, habrá desaparecido todo conocimiento efectivo del viejo idioma. Toda la literatura del pasado habrá sido destruida. Chaucer, Shakespeare, Milton, Byron… sólo existirán en versiones neolingüísticas, no sólo transformados en algo muy diferente, sino convertidos en lo contrario de lo que eran.”

 

 

 
 
       
Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
Canarias-semanal.org • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress