Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Jueves, 12 de julio de 2018
¿Qué hay realmente tras la refriega podemita andaluza?

¿ENCARNIZADA "LUCHA IDEOLÓGICA" EN PODEMOS-ANDALUCÍA?

Guardar en Mis Noticias.

Según nuestro colaborador Aday Quesada, en la organización política de Podemos en Andalucía se está produciendo una intensa batalla entre dos facciones en pugna. Por una parte, están situados los afines a la Secretaria general de la organización,Teresa Rodríguez. Y por otra, aquellos que parecen responder a las directrices de la denominada "élite universitaria madrileña" que dirige la organización. Lo importante en cualquier caso, según el autor del artículo, es saber si en Podemos-Andalucía se está librando alguna suerte de "batalla ideológica", o por el contrario, la refriega responde a otros motivos menos políticos y confesables.

  

POR ADAY QUESADA PARA CANARIAS SEMANAL

 

 

 

    La formación política Podemos parece estar revuelta en Andalucía. ¿Solo en Andalucía? En el curso de la mañana del pasado  miércoles,  durante la celebración de una rueda de prensa, la Secretaria General de Podemos en esa Comunidad, Teresa Rodríguez, dirigió una audaz y desafiante advertencia a Pablo Iglesias: si pierdo las primarias internas en el partido que se celebrarán el próximo lunes, me retiraré y daré un paso atrás.

 

 

       Podría pensarse que quien un día se calificara a sí mismo  como el "macho alfa" de su organización, al oír el anuncio   dio un profundo respiro de alivio.   Sin embargo, no fue así. Porque el "desafío" al que tanto teme  la "elite universitaria de Madrid"  se produjo  realmente cuando Rodríguez agregó en su declaración  que si perdiera las primarias  estaba dispuesta a iniciar  un "proceso de reflexión personal", entre cuyas conclusiones no  descartaba la  posibilidad de convocar "otras primarias internas",  para que los "inscritos" en la organización andaluza resuelvan quién debe ser la candidata a la Junta Andalucía.

 

 

       En un discreto aparte con varios medios de comunicación, Teresa Rodríguez  precisó  tenerlo todo muy calculado. "Lo peor que me puede pasar  es tener que volver a mi plaza como profesora de Instituto en un pueblo gaditano" . Dicho en román paladino: está dispuesta a jugárselo todo a una carta.

 

 

        ¿Cuáles son los motivos de las tensiones desatadas entre la dirección andaluza y  la cúpula madrileña? La razón de los duros rifirafes con la selecta "cúpula paulina madrileña" estriba en que desde hace varias semanas Rodríguez anunció el comienzo de un proceso de confluencia con IU para acudir a las próximas elecciones autonómicas en una novísima plataforma electoral en la que "la marca" Podemos no va  a ser parte esencial de la misma.

 

 


        Ante ese peligroso reto, la "cúpula universitaria" madrileña ha puesto en marcha rápidamente una candidatura alternativa y oficialista a la de Teresa Rodríguez, encabezada por la diputada estatal Isabel Franco,   que sostiene que la actual confluencia con IU  que se está produciendo en Andalucía significaría  "desconectar, desenchufar y apagar" al partido en la Comunidad andaluza .

 

 


     En el fondo, desde el punto de vista orgánico no le falta razón a la élite dirigente afín a Pablo Iglesias. Poco a poco, pero sin pausa, Podemos ha ido convirtiéndose en una suerte de  bola de queso Gruyere, repleto de oquedades, que tratan de rellenar variopintas organizaciones ad hoc, constituidas por magras bases de militantes  carentes de  argamasa ideológica que los una pero que, sin embargo, aún pueden conservar un cierto valor desde el punto de vista del utilitarismo electoral.

 

 

 

      La citada  Isabel Franco, la candidata promocionada por  la élite madrileña, tiene una escasísima incidencia en Andalucía. Pero como suele suceder, tanto en Podemos como en el resto de las organizaciones políticas, las direcciones están dispuestas a "echar mano"  de  todo aquello que puedan  con el fin de dejar claro el "principio de autoridad". Franco, por otra parte,  fue la que protagonizó la denuncia pública contra Teresa Rodríguez  por inscribir como partido la marca electoral 'Marea Andaluza', a espaldas de la dirección y con la supuesta intención de provocar  en el momento más indicado una escisión  en la organización de "Podemos Andalucía".

 

 

 

¿DIFERENCIAS IDEOLÓGICAS?

 

 

       No parece estar claro que detrás de estas tensas diferencias  haya  algo más que humo. O dicho de otra forma:  entre el núcleo de "anticapitalistas" andaluces y su núcleo homólogo de "universitarios madrileños" no se aprecian diferencias ideológicas de calado o esenciales.  Más bien  lo que se detecta  son las conocidas y  viejas querellas  en las que ambos grupos se disputan parcelas de poder en la cúspide de la organización.

 

 


       Pero a los "anticapis"  les interesa presentar un escenario en el que el follón tenga, por lo menos,  la apariencia de una encarnizada  "batalla de ideas".  Lamentablemente, ni siquiera es así. Teresa Rodríguez  trata de encubrir  sus diferencias meramente tácticas con la dirección central  exhibiendo el argumento de que "Podemos Andalucía"  ha alcanzado ya  su mayoría de edad y que, por tanto, la organización  andaluza debe poder moverse con mayor autonomía política de la "cúpula universitaria madrileña".  Con ello intenta   dejar caer que sus posiciones, en realidad, son contrarias al establecimiento de  cualquier tipo de alianza con el PSOE. Pero Rodríguez es  consciente de que los  posicionamientos de ese tipo disfrutan de amplias simpatías entre la mayoría de los  "inscritos" de  Podemos, cuyo grueso proviene precisamente de la legión de  antiguos y desilusionados votantes del  PSOE.

 

 

 

   Para que el lector pueda ilustrarse gráficamente sobre la coherencia ideólogica y la "radicalidad" de los posicionamientos políticos de los "anticapis" de Podemos bastará con que pinchen en este enlace y visualicen  un breve  fragmento de una a entrevista a "Kichi", el alcalde de Cádiz y compañero de de la Secretaria General Teresa Rodríguez.

 

 

 

      Sin embargo, el "proyecto político" de Teresa Rodríguez para Andalucía, aunque lo presente como "revolucionario" y radical, hace aguas. Para comprenderlo basta con  darse una vuelta histórica a través de los sinuosos meandros ideológicos de la organización en la que milita . Pero, además,  resulta que su  segundo de abordo  es nada menos que IU, una organización cuya trayectoria se ha caracterizado en esa Comunidad justamente por sus  vergonzantes coaliciones gubernamentales  con  un PSOE  andaluz,   perfecto arquetipo de la corrupción institucional, cuyo sostén se ha mantenido durante más de tres décadas sobre una enorme base de clientelismo acrítico, leal y cómplice.

Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
2 Comentarios
Fecha: Sábado, 14 de julio de 2018 a las 13:51
Pancho el negro
Rebenques.
Fecha: Jueves, 12 de julio de 2018 a las 22:19
Modesto
A Kichi y Teresa se les han puesto caras de galletón y galletona. De flaco y flaca eran más creibles.

Canarias-semanal.org • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress