Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Viernes, 6 de julio de 2018
Algunos datos biográficos sobre la trayectoria "ejemplar" del Secretario General de la OCDE

La OCDE a España: Ni tocar las reformas laborales y acabar con las actuales indemnizaciones por despido

Guardar en Mis Noticias.

Según nuestro colaborador Manuel Medina, el despiste que la dirección que la OCDE tiene en relacion con los objetivos del gobierno de Pedro Sánchez, es de proporciones gigantescas. Eso es lo que explica que esta semana, su Secretario General , Ángel Gurría, "avisara" al Ejecutivo español de que la reformas laborales de Rajoy no solo no deben de ser derogadas sino que hay que "profundizarlas". Advirtió tambien que las indemnizaciones por despido están siendo "magnánimas", y urge acabar con ellas. El autor del artículo revela algunas "interesantes" facetas biográficas de trayectoria política del Secretario General de esta institución internacional.

 

 

POR MANUEL MEDINA PARA CANARIAS SEMANAL

 

 
      Antes de proceder a "desencriptar"  en qué consiste, realmente, el contundente mensaje que este jueves ha enviado al gobierno español la OCDE (la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos),   conviene que el lector tenga clara, aunque sea de manera muy abreviada , cuál es la naturaleza y funciones de esta organización.

 

 


¿QUÉ ES REALMENTE LA OCDE?

 

 

      La OCDE formalmente es un organismo de "cooperación" internacional, compuesto por 37 estados. Conviene precisar, igualmente, que los  37 países que la integran  son países  ricos... y Chile. Esa es la razón por la que esta institución es mas conocida popularmente como "el club de los países ricos". Pero cuantifiquemos, para tener aún más claro  el peso del papel que desempeña   en el mundo capitalista. La OCDE agrupa con selecta exclusividad a países que proporcionan al mundo el 70 % del mercado mundial y,  hasta el año 2007, representaban el 80 % del PIB mundial.  

 

 

        Y otra brevísima referencia histórica. La OCDE es la organización sucesora de la  Organización Europea para la Cooperación Económica. Es decir,  continuadora de aquella otra institución económica que en 1948, después de la Segunda Guerra Mundial, los Estados Unidos implementó para poner en marcha el conocido como Plan Marshall,  la  "ayuda" económica que tuvo como objetivo principal impedir que los países europeos giraran políticamente hacia la izquierda, y permitió que  ese país se convirtiera en la potencia hegemónica a nivel mundial.

 

 

       En la actualidad la OCDE actúa como si fuera una suerte de director de orquesta, que marca los acordes de las sinfonías  políticas que se deben aplicar a nivel mundial tanto en la economía, como en la educación y  el medio ambiente.

 

 

         Dos de las condiciones sine qua non que la OCDE  impone a sus miembros son también definitorias de su naturaleza:  la liberalización  de sus economías, -es decir, las privatizaciones salvajes -, y los también libérrimos movimientos de capitales. Dicho de otra forma: para que  un país pueda aspirar a ser miembro de la OCDE debe ser un genuino país capitalista, donde los intereses  de la gran empresa dominen sobre los  del conjunto de la sociedad.

 

 

 

 

¿POR QUÉ ESTÁ "ALARMADA" LA OCDE CON ESPAÑA?

 

 

 

     Una vez aclarados los requisitos previos, podemos pasar ya a "desencriptar"  en qué consiste el durísimo mensaje que le ha enviado a nuestro flamante presidente Pedro Sánchez esta institución económica internacional.

 


 
 
      En primer lugar, la OCDE estima que las indemnizaciones por despido en España son "generosísimas"  y, por tanto, recomienda al gobierno socialdemócrata que  liquide definitivamente esa "magnanimidad" legal.

 

 

 

        En su misiva la OCDE  se muestra "alarmada" con el incremento de "rumores" en torno a la posibilidad de que las reformas laborales, puestas en marcha,  por cierto, tanto por el gobierno ultraconservador del Partido Popular, como por el PSOE, vayan a ser liquidadas. Se trata, sin duda, de una alarma infundada. Ni  Pedro Sánchez ni sus "radicales" socios acompañantes de Podemos tienen el más mínimo propósito de liquidar ni  las reformas laborales, ni la política económica que ha marcado la pauta en los años de gobierno del Partido Popular. Así se han encargado ya de expresarlo con nitidez unos y otros. Todo lo que veremos en el curso de los próximos dos años en la gestión gubernamental serán "cambios de muebles". Donde estaba una cómoda, pondrán un tresillo, y donde estaba el tresillo, pondrán una cómoda. Lo que contemplaremos en los venideros 24 meses será una "política de gestos", una representacion de cara a la galeria, orientada a lograr el despiste de personal con vistas a las próximas elecciones generales.

 

 

 

     ¿A qué viene, pues, la "alarma" de la OCDE? El capital es, por lo general, muy asustadizo. Cualquier leve ademán lo asusta, le da pánico, e intenta transmitírselo a los demás. Quizá  sea a eso y a la desinformación  sobre la auténtica  correlación de fuerzas políticas en nuestro país  a lo que responda el  informe enviado esta semana al gobierno de España

 

 

 

       La OCDE precisa en su "informe ultimátum" que  la reforma laboral establecida en el año 2012 por Mariano Rajoy: 

 

 

     "ha ayudado a aumentar el empleo y a combatir la profundamente arraigada segmentación del mercado laboral, reforzando la capacidad de los empleadores para resistir a los shocks».

 

      

 

      Por esa razón, "recomienda" al Ejecutivo de Pedro Sánchez que no se atreva  a revocar tal reforma, sino que por el contrario "la profundice", continuando  la línea del  "esfuerzo reformador" del gobierno precedente.

 

 

 

 

PERO... ¿QUIÉN ES EL SECRETARIO GENERAL DE LA OCDE, ÁNGEL GURRIA?

 

 

      El personaje de la OCDE que dio a conocer en una rueda de prensa el "aviso" al Gobierno español  fue el mismísimo Secretario General de esa organización, el mexicano Angel Gurría.

 

 

      ¿Quién es el tal Gurría? Se trata de un  personaje con una biografía muy peculiar, sin desperdicio. Desde 1968, Gurría es miembro del PRI, el partido institucional que ordenó la represión ese mismo año contra  los estudiantes mexicanos, ocasionando la muerte de varios centenares de ellos. Gurría no fue un militante más  de la organización  política de la oligarquía mexicana, que se eternizó durante décadas  en el gobierno de México. El actual secretario general de la OCDE desempeñó cargos  de primera importancia  en un país como México, sumido en la corrupción política y económica.  Fue nada menos que Director General de Crédito y Subsecretario de Hacienda, Director General de Nacional Financiera y del Banco Nacional de Comercio Exterior.

 

 

       Con el corrupto gobierno de Ernesto Zedillo - (¿cuál de ellos no lo ha sido?) - fue Secretario de Relaciones Exteriores. Es decir, el hombre que cocinaba los acuerdos económicos  leoninos con los Estados Unidos, cuya repercusiones han sido tan lesivas para su pueblo. Éstas son tan sólo algunas  ligeras pinceladas biográficas del personaje que ahora   viene a imponer  al Estado español la continuidad de la reformas laborales y el recorte drástico de las indemnizaciones por despido.

 

 

 

      En su "últimatun" , presentado en  forma de conferencia de prensa, Angel Gurría se atrevió a decir que el  "desempleo en España ha disminuido en más de 10 puntos porcentuales desde el año 2013" , omitiendo decir, como ha hecho durante todos estos últimos años Mariano Rajoy, que lo que realmente  han disminuido  astronómicamente en el Estado español han sido los salarios, permitiendo a través de los contratos basura que la tasa de beneficios de las grandes empresas, como muestran los datos estadísticos, estén creciendo  a velocidad de vértigo.  Eso es lo que ha posibilitado  que la proporción de personas en edad de trabajar que vive con menos del 50% del ingreso medio sea ya del 15.9%  .


 

 

       La guinda  de  este "informe ultimátum" de la OCDE, al que sin ningún género de dudas el gobierno español se someterá , viene finalmente  dada por un irritante toque demagógico. El señor Gurría se manifestó "generoso"  al expresar   que los preavisos de despido estaban precedidos de un  corto espacio de tiempo, y que, en opinión de la institución que representa, deberían ampliarse "un poco más".  Una ironía que, naturalmente, el secretario general de la OCDE se puede permitir porque en España los grandes sindicatos institucionales no defienden,  como debería ser su  función, los intereses de los trabajadores

 
 
 
 
    Opciones : Historia : Feedback : Donate Cerrar
 
 
 
Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
2 Comentarios
Fecha: Domingo, 8 de julio de 2018 a las 08:24
Jose Stalin
A e este tiako lo debería recoger el creador ya mismo
Fecha: Sábado, 7 de julio de 2018 a las 01:27
pepa
buen análisis...Los sindicatos frena obreros, ha subido el 3% " que buenos son....., con tal de que no haya una buena revolución y se le desmadre el rebaño y a saber como acaba la guerra, larga las migajitas que les permite el capital, haciéndoles ver a los trabajadores que ellos pelean a muerte contra los capitalistas para nuestro derechos y necesidades.

Canarias-semanal.org • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress