Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Viernes, 8 de junio de 2018
Su trasfondo actual tiene que ver con propiedad intelectual.

ESTADOS UNIDOS Y CHINA (DE MOMENTO) LIBRAN UNA GUERRA COMERCIAL

Guardar en Mis Noticias.


 

Por JOSÉ MELQUIADES PARA CANARIAS SEMANAL.ORG.-

 

 

    Como una expresión más de los crecientes conflictos y contradicciones en la economía global, la guerra comercial que enfrenta a Estados Unidos y China no tiene que ver ni con el etanol, ni con los metales u otros productos que agrandan el déficit comercial del país norteamericano, sino con una carrera por la creación de nuevas tecnologías. Así lo ha declarado el economista argentino Gustavo Girado, durante un contacto con Sputnik News.

 

 

    Según el analista, los nuevos aranceles y gravámenes a los productos extranjeros, que han sido la idea más repetida por el presidente estadounidense Donald Trump para enfrentar el profundo déficit comercial y la importante pérdida de peso relativo en términos de aporte estadounidense a la economía mundial, no han dado los resultados esperados.

 

 

    De acuerdo con la opinión leconomista -publicada en la web rusa- el país asiático ha salido fortalecido. “China es una potencia cada vez más fuerte y el déficit comercial estadounidense es cada vez más grande”- asegura Girado.

 

 
    Los datos revelados este miércoles 6 de junio por el Departamento de Comercio son elocuentes en este sentido: “el déficit en el primer cuatrimestre de 2018 creció 11,5% respecto al mismo período de 2017".

 

 

    La pregunta que se hacen todos los analistas es la siguiente: ¿por qué Estados Unidos mantiene la misma receta y por qué China no abandona las negociaciones? Para el especialista Gustavo Girado, los intereses de ambos están en juego y hacen que ninguno de ellos pued desistir.

 

 

 

    "El mundo –sostiene- es mucho más interdependiente que antes y además, los intereses de las transnacionales estadounidenses son muy grandes en el territorio de la República Popular China. (…) Son una enorme cantidad de empresas norteamericanas las que están radicadas en territorio chino y esas filiales obtienen muchas ganancias de sus operaciones allí", donde gran parte de ellas desarrollan su tareas de investigación alrededor de las universidades chinas”.

 

 

 

    Por otra parte- añade el economista- “China viene desarrollando desde hace cerca de 15 años una política de innovación para independizarse de los poderes occidentales, desarrollar su propia tecnología y tener sus propias empresas transnacionales. Compañías, que como las estadounidenses, están insertas en cadenas globales de valor y producen en diferentes lugares del mundo y especialmente en Asia”.

 

 

 

    Y concluye: "China tiene mucho por jugar en ese territorio y en apariencia son esos los verdaderos problemas que hay entre China y Estados Unidos, no toda esta gran retórica en la que metemos el etanol, los productos de las ‘guerras de pollo', el sorgo, el maíz", que implican 50.000 a 100.000 millones en términos de gravámenes”.

 

Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
Canarias-semanal.org • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress