Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Martes, 29 de mayo de 2018

SPUTNIK NEWS: Cascos azules: "Mercenarios del imperialismo y las transnacionales"

Guardar en Mis Noticias.

 

 

https://encrypted-tbn0.gstatic.com/images?q=tbn:ANd9GcS0e3eZ6rgG5qq1AebXnMQpTxYTal4xoAkTG3dIhu1P5Kbl-RBv

 

 

 

 

 

    La figura de los cascos azules, los soldados de las misiones de paz de las Naciones Unidas, cumple 70 años. Su supuesto cometido es contribuir a la estabilidad y reducir las tensiones en donde operan, pero para los más críticos son agentes del imperialismo que interfieren en el derecho de autodeterminación de los pueblos.

 

 

    El 29 de mayo de 1948 el Consejo de Seguridad de la ONU autorizó su primera misión de paz para vigilar el armisticio entre el Estado de Israel y los países árabes tras la guerra que los enfrentó en aquel año. La fecha ha sido elegida por ese motivo como el Día Internacional del Personal de Paz, como un modo de recordar el "servicio" y "sacrificio" de los cascos azules.

 

 

    Desde aquella operación en Medio Oriente, fueron 71 las intervenciones bajo la égida del organismo en distintos escenarios a lo largo y ancho del planeta, con la participación de más de un millón y medio de soldados de distintos lugares del mundo.

 

 

    "Estas operaciones de mantenimiento de la paz han demostrado ser una sólida inversión en los temas de paz, seguridad y prosperidad mundiales", constata el organismo en su sitio web.

 

   Varios cascos azules murieron en la República Democrática del Congo tras un ataque

 

 

    Pero la presencia de fuerzas de seguridad internacionales no están exentas de polémicas. La presencia de soldados se dirime en el Consejo de Seguridad, sin tener en cuenta en muchas ocasiones los intereses propios de los pueblos en los que se llevan a cabo las operaciones, explicó a Sputnik Andrés Olivetti, miembro de la Coordinadora por el Retiro de las Tropas de Haití, un colectivo con sede en Uruguay.

 

 

    "Si podía haber alguna duda sobre el carácter de las intervenciones, hoy está a la vista que que sigue los intereses imperialistas. Si en algún momento pudo venderse como algo que tuviese que ver con la paz hoy es evidente que no es así y está desnudo el verdadero objetivo", constató Olivetti.

 

 

   Con 950 efectivos, Uruguay es uno de los países que más personal aporta en términos relativos a las misiones de paz, con una presencia considerable (937 personas) en el contingente desplegado en la República Democrática del Congo (Monusco).

 

    Anteriormente, Montevideo participó también en la Minustah, la misión presente en Haití desde 2004 hasta la fecha. Este hecho generó controversias y críticas desde diversos sectores del espectro político y la sociedad civil. En 2017, Uruguay retiró a la mayoría de sus soldados de la nación caribeña.

 

 

    Sin embargo, actualmente "sigue la ocupación" en la nación insular iniciada en 2004, luego de que una revuelta armada depusiera a Jean-Bertrand Aristide, el presidente electo democráticamente. Este episodio fue "un golpe oligárquico imperialista con el fin de detener el empuje libertario del pueblo haitiano", recordó Olivetti.

 

 

    Desde octubre de 2017 opera en el país la Minujusth, que sucede a la Minustah como contingente de cascos azules. Esta operación "mantiene el proceso de ocupación y determinación por parte del imperialismo del rumbo haitiano en particular", opinó Olivetti.

 

 

    "Es evidente que el rol general de la intervención de la ONU sigue los lineamientos de los intereses de las grandes multinacionales y las potencias imperialistas", consideró.

 

 

 

    La ONU cerrará cinco bases de sus cascos azules en la República del Congo

 

 

    Uno de los puntos que más polémicas generan las operaciones de paz de la ONU es el abuso sexual de los soldados a la población. Un grupo de marinos uruguayos protagonizó en 2011 una violación a un joven haitiano, hecho que cobró trascendencia al difundirse un video en el que se retrataba la situación.

 

 

   Esa situación es apenas una cuenta más del largo rosario de denuncias que han surgido en todos los escenarios donde hay cascos azules, zonas muchas veces azotadas por una extrema pobreza. Los abusos son parte "de un conjunto de factores que tienen que forman parte de la acción militar imperial".

 

 

    En Haití, la presencia de la Minustah trajo aparejada además una cruenta epidemia de cólera, a raíz del vertido de residuos fecales de tropas nepalíes en ríos de los que la población obtenía agua para consumo.

 

 

 

    Más de 700.000 casos de la enfermedad fueron reportados y murieron alrededor de 10.000 personas. La epidemia se dio en paralelo a catástrofes naturales como el fortísimo terremoto de 2010, en el que perdieron la vida otros cientos de miles de haitianos.

 

 

   "La intervención en Haití ha dejado deudas colosales, no solo en cuanto a la violación del principio de autodeterminación de los pueblos. Hubo un reconocimiento de la ONU respecto respecto de su responsabilidad en el cólera en Haití. Quienes más han trabajado contra la enfermedad han sido los médicos cubanos. Hay una deuda brutal con el pueblo haitiano respecto a ese sentido. [Los cascos azules] han traído males sobre males", recordó Olivetti.

 

 

    Actualmente, según datos de la ONU, Uruguay es el país de América Latina que más cascos azules aporta y se ubica en el número 24 del total. Le sigue Argentina, que ha enviado 331 militares y se posiciona en el 46º lugar de la lista.

 

 

    Salvo por algunas excepciones, en su mayoría los soldados provienen de naciones en vías de desarrollo o con bajo nivel de ingresos. Las Fuerzas Armadas suelen argumentar que la participación en misiones de paz proporciona una solución económica para muchos soldados sumidos en la pobreza.

 

 

     En el caso de Uruguay, para un soldado raso, participar de una misión de paz le proporciona un ingreso bastante superior al que podría aspirar en su país. Esto le permite, por ejemplo, comprar una casa al regresar.

 

 

    "Eso es una verdadera tragedia, porque de alguna manera pone a las tropas —por ejemplo las uruguayas— como mercenarias del imperialismo. Las políticas las fija el imperialismo y aquí se vende la intervención como una oportunidad para hacerse unos pesitos. Es una política de Gobierno mercenaria", comentó Olivetti.

Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
Canarias-semanal.org • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress