"/>
Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Lunes, 14 de mayo de 2018
"El racismo se alimenta de las divisiones fomentadas entre diferentes grupos de trabajadores"

EL FANTASMA DEL RACISMO RECORRE EUROPA

Guardar en Mis Noticias.

Como si de un hecho inédito se tratara varias agencias de prensa occidentales se han hecho eco declaraciones de la relatora especial de la ONU sobre el racismo y xenofobia sobre el ambiente "ambiente hostil" contra los inmigrantes en Gran Bretaña relacionado con la campaña del Brexit (...).

 

 

Por JULIO ANDRÉS CAPEY PARA CANARIAS SEMANAL.ORG.-

 

 

    Como si de un hecho inédito se tratara, varias agencias de prensa occidentales [Img #54037]se han hecho eco de las siguientes declaraciones de la relatora especial de Naciones Unidas sobre el racismo y xenofobia Tendayi Achiume:

 

 

   “El Brexit, la austeridad y el "ambiente hostil" contra los inmigrantes diseñado por Theresa May cuando era ministra de Interior en 2011, han convertido a Reino Unido en un país más racista”.

 

 

 

    Según la versión de los medios, tras 12 días de visita en ese país, la funcionaria manifestó que: 

 

 

    "Este clima hostil lo sufren no sólo los inmigrantes irregulares, sino también las minorías raciales y étnicas que están en situación regular, así como a muchos británicos que tienen reconocida su ciudadanía desde la época colonial".


 

 

    En este sentido, la también profesora de Derecho de la Universidad de California, se habría referido al peligroso efecto de la retórica antimigratoria -presente en la campaña del Brexit- que estaría “normalizando el odio y estigmatizando el discurso", incluso entre los políticos de alto rango”. Asimismo,  denunció  la desproporcionada criminalización de los negros y el "sostenido y perverso" vilipendio de los musulmanes dentro de la "estrategia antiterrorista" del Gobierno británico.


 

 

    Si nos atemos al contenido y el tratamiento de la notica, el racismo contemporáneo quedaría reducido a una cuestión de ideas que la gente tiene en la cabeza, al resurgimiento de partidos fascistas y racistas que han sido capaces de lograr avances electorales, a sofisticados discursos, o a un problema de conciencia superable mediante el mero conocimiento pedagógico de la “realidad”.

 

 

 

     Para la visión liberal tradicional, en efecto, el racismo es solo un problema de actitudes, cuya solución obvia se reduce educar a los blancos para que se libren de sus prejuicios raciales. Por su parte, los menos optimistas, o quizá los más racistas, sostienen que este fenómeno es inherente a la naturaleza humana, lo que vendría  a significar que no podemos librarnos de él.

 

 

 

       Sin embargo, es preciso comprender que el racismo es, y no por casualidad, una de las características principales de las sociedades capitalistas. Aunque el rechazo o desprecio de los extranjeros o "los bárbaros" es un fenómeno muchísimo más antiguo históricamente, el  racismo, tal y como hoy lo conocemos, surge durante los siglos dieciséis y diecisiete, como justificación para el uso sistemático de fuerza de trabajo esclava africana en las grandes plantaciones del Nuevo Mundo, que fue vital para la emergencia del capitalismo como sistema mundial. Se constituyó, por tanto, como un elemento fundamental del proceso mediante el cual el capitalismo devino el sistema social y económico dominante. Todos sus avatares posteriores han estado estrechamente ligados a este sistema.

 

 

 

    El racismo actual se alimenta de las divisiones fomentadas entre diferentes grupos de trabajadores cuya competencia en el mercado laboral se ve intensificada por el hecho de que, frecuentemente, provienen de diferentes partes del mundo y se ven reunidos dentro de las fronteras de un mismo estado.

 

 

 

 

    A día de hoy, la idea de que la humanidad se encuentra dividida entre razas con diferentes constituciones biológicas ya no es científicamente defendible. Por ello se habla de la emergencia del llamado “nuevo racismo”, que pone de realce no la superioridad biológica de unas razas sobre otras, sino las diferencias culturales entre grupos étnicos.

 

 

 

    Uno de los más notables ejemplos de este “nuevo racismo” lo ofreció -durante una entrevista televisiva en 1978- Margaret Thatcher cuando expreso: «La gente realmente tiene miedo de que este país pueda ser inundado por personas de una cultura diferente».

 

 

 

 

    Pero, ¿por qué las ideas racistas son tan atractivas para algunos sectores de los trabajadores “blancos”? La respuesta más recurrente es que reflejan su interés económico en la opresión racial porque se benefician materialmente del racismo, librándose de quienes amenazan sus empleos. Sin embargo, no todo es puro interés económico. Aunque reciban sueldos bajos y no tengan garantía de futuro para su empleo, estos sectores son “recompensados” por su sentimiento de "superioridad".

 

 

 

 

 

    La subjetividad racista se reproduce hoy en los modos de pensar y ejercer la política y subyace en nuestras múltiples formas y modos de relacionarnos con el "otro". Esta subjetividad pre-constituida históricamente otorga el sentido de superioridad dentro de una lógica que deshumaniza a ese otro.

 

 

 

 

     La dominación capitalista no se produce de forma automática. También hay que organizarla activamente. Y una de las formas de hacerlo es fomentanto el racismo.

 

 

 

 

 

Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
Canarias-semanal.org • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress