Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Jueves, 10 de mayo de 2018
¿Un irremediable retorno al Corralito?

CARLOS AZNÁREZ: "ARGENTINA SE CONVIERTE EN UN CEMENTERIO DE LOS GLOBOS PINCHADOS DE MACRI"

Guardar en Mis Noticias.

Para Carlos Aznárez, el director de "resumen latinoamericano" la situación que tiene lugar en Argentina no ofrece lugar a dudas ".Se trata de la estocada final para que el país regrese, sin la necesidad de una máquina del tiempo, al tan temido 2001", el famoso año del "Corralito" . Argentina se ha convertido, dice Aznares en una suerte de cementerio de los globos pinchados del presidente Macri.

 

 

        Este jueves, el conocido periodista argentino Carlos Aznárez, publicó este jueves un artículo titulado "Gracias a Macri y el FMI, retorno al 2001". El director del acreditado digital "Resumen Latinoamericano" escribe que Argentina se ha convertido en una suerte de cementerio de los globos pinchados del presidente Macri. Con objeto de hacer este artículo más accesible a nuestros lectores, lo publicamos en formato de entrevista, manteniendo naturalmente  los aspectos esenciales del mismo.

 

 

¿Que significado tiene, en su opinión, las secuencias económicas que  vive que parecen trasladarla a una suerte de "regreso al pasado"?

 

        Se trata de la estocada final para que el país regrese, sin la necesidad de una máquina del tiempo, al tan temido 2001, donde no por casualidad imperaba en la economía uno de los últimos asesores del actual gobierno, Domingo Cavallo, quien puso al país en un corralito de despojo y saqueo.

 

 

No obstante, desde fuera elegido presidente Macri, se prometía un escenario radicalmente diferente al que estamos contemplando ahora…

 

      En efecto. En solo dos años, el hombre que había prometido en su campaña electoral mentirosa, que bajaría la inflación y que se respetarían las cifras de ocupación, ha logrado que la deuda externa crezca en un 35% y que, sin contar con el actual préstamo, más otros encubiertos de los últimos cuatro meses, había llegado a principio de año a los 307.295 millones de dólares, que representa el 56% del Producto Bruto Interno. Pero ha ocurrido algo más. El Riesgo País subió en las últimas horas hasta los 485 puntos básicos y superaba marcas máximas anteriores.

 

 

     Pero lo que está sucediendo ahora tuvo sus  antecedentes en la “Revolución de la alegría” macrista, cuando apenas un año atrás, en otra de las típicas jugadas del endeudamiento compulsivo, el gobierno había anunciado la emisión de un bono por 2.750 millones de dólares a 100 años. Ese despropósito fue defendido con el sarcasmo habitual por el Jefe de Gabinete, Marcos Peña, que en esa ocasión manifestó: “El mundo confía en nosotros”.

 

 

El panorama parece tener una correspondencia milimétrica con lo que sucediera a principios  del primer decenio del 2000, durante el denominado "Corralito"
 

 

        Así es. Hay que recordar ahora más que nunca que Argentina viene de una cesación de pagos unilateral en 2001 y que con esta nueva renuncia a la soberanía, gestada de rodillas con el FMI, abre las puertas a una situación que a corto plazo amenaza con hacer insostenible su propia gobernabilidad. De hecho, en estos días varias agencias de calificación financiera, como es el caso de Moody’s han advertido grandes nubarrones en el futuro económico argentino y apuntan como responsable mayor de esta situación a las políticas encaradas por el presidente Macri. Igual parecer manifestó la prensa especializada como los diarios The Sunday Times, Financial Times, la calificadora Fitch y la revista Forbes. Son los mismos que durante 2017 aplaudían las “hazañas” entreguistas del mandatario.

 

 

¿Como están repercutiendo en la economía doméstica Argentina la situación lo que hoy  muchos presentan como un cataclismo irremediable?

 

 

        En cualquier caso , más allá de las voces que llegan desde el exterior,  anunciando más malos momentos, es desolador lo que ocurre puertas adentro por este paso dado de cara a restaurar las relaciones carnales con el FMI. Con un trabajador o una trabajadora despedida o suspendida cada 6 minutos, en solo dos años la cifra ronda las 300 mil personas que se han quedado sin su puesto de trabajo, mientras que otros 150 mil pueden llegar a correr igual suerte de aquí a fin de año.

 

 

       En el escenario de la pequeña y mediana empresa, la política económica actual ha obligado a cerrar sus puertas a unos diez mil establecimientos. Como en 2001, hoy cualquier persona que circule por las calles de la Capital podrá observar numerosos carteles de “se vende” o “se alquila”. Se trata de comercios que hasta el 2015 no nadaban en prosperidad pero sí podían sostener el puesto de trabajo para su personal. Si se tiene en cuenta que ese mercado laboral abarca cerca del 75% del trabajo registrado, no sorprende que hoy miles de esos empleados y empleadas hayan quedado en la calle. Entre las razones de la caída en picada de las PYMES están los aumentos que van del 500 al 1000 % de las tarifas de luz, gas y agua, pero también influye la apertura indiscriminada de importaciones, que ha dejado a muchos empresarios imposibilitados de competir. Además, decenas de clubes de barrio están casi obligados a cerrar ya que no pueden hacer frente a las desorbitadas tarifas de consumo eléctrico. Ni que hablar de los más humildes o de los pensionistas que con salarios o jubilaciones mínimas hacen verdaderas proezas para subsistir, y no siempre lo logran.

 

 

 

¿Cuales son en su opinión las perspectivas que se dibujan en el horizonte mediato?

 

 

         Frente a este turbulento escenario lo que le queda a las grandes franjas de la población afectadas por políticas del capitalismo salvaje, es abandonar la resignación y el miedo, ya que la esperanza - de los que aún la tenían - fue sepultada en diciembre pasado cuando con prepotencia y represión brutal se impuso la ley jubilatoria, Las últimas medidas económicas parecen haber logrado desentumecer a una parte importante de la dirigencia sindical que se mantuvo autista o que directamente asumió posiciones cómplices desde diciembre de 2016. De hecho, más allá de la combatividad demostrada en la calle por los trabajadores de la economía popular, el único camino que les queda a las distintas centrales obreras es sumarse a dar respuestas contundentes para no solo “pararle la mano” a Macri sino acorralarlo y empujarlo. En otras palabras, hacerle imposible su gobernabilidad.

 

(*) Director de Resumen Latinoamericano

Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
Canarias-semanal.org • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress