Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Miércoles, 9 de mayo de 2018
En las marchas del ·"Regimiento inmortal"

LOS RUSOS CABALGARON ESTE JUEVES SOBRE LOS BIGOTES DE STALIN

Guardar en Mis Noticias.

Intrigantes paradojas las que se dan en el pueblo ruso. Hace unas pocas fechas una buena parte de ellos depositó su voto a favor de Vladimir Putin, pero esta semana miles de ellos desbordaron sus tajantes prohibiciones por las que se prohibía la exhibición de imágenes y pancartas que al hubieran a Stalin.

  POR P. ILICH PARA CANARIAS SEMANAL

 

 

 

      Intrigantes paradojas las que se dan en el pueblo ruso. Hace unas pocas fechas una buena parte de ellos depositó su voto a favor de uno de los patrocinadores del desmantelamiento  del socialismo en su país, Vladimir Putin. Y hace menos fechas aún, miles de rusos se atrevieron a desbordar las órdenes dictadas desde el Kremlin según las cuales se prohibía portar en  la manifestación del nueve de mayo, conmemorativa de la  victoria en contra del nazismo, retratos, carteles y pancartas alusivos a Stalin.

 

 

 

       El argumento de Putin - o de sus delegados - era risible. Pretextaron los burócratas que sólo era permisible portar retratos de "familiares directos" durante las marchas del "Regimiento inmortal".  Cuando la Administración del Estado cae en manos de una burocracia desideologizada, sus argucias argumentales se universalizan, se convierten en una suerte de lenguaje común, independientemente  de si el burócrata en cuestión  está ubicado en Moscú, en Londres o en Madrid.

 

 


 
        Pero en esta ocasión, una buena parte del pueblo ruso manifestante hizo caso omiso a la advertencia de los burócratas del Kremlin: los testimonios fotográficos nos mostraron cómo Stalin fue capaz de convertirse en una estampa clónica que se repetía miles de veces a lo largo de la manifestación conmemorativa de la victoria en contra de el fascismo alemán. Miles de rusos decidieron subirse a los largos bigotes de Stalin y cabalgar desafiantes contra las decisiones de los prohibicionistas.

 

 

 

       Hechos como este me obligan sacar algunas conclusiones. Algo debía de tener ese Stalin que ni los años, ni la intensa propaganda en contra  de su perfil histórico, ni Kruschev, ni Gorbachov, ni el borrachín de Yelsin, ni el mismísimo Putin, han logrado descomponer su memoria en la conciencia de ese pueblo. Habrá que dejar que sea la Historia,  nuestras propias búsquedas y las de los  investigadores, las que definitivamente  se encarguen de ubicar su personalidad en el lugar que  le corresponda .

 

Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
Canarias-semanal.org • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress