Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Miércoles, 25 de abril de 2018
¿Tuvo usted alguna vez la oportunidad de ver de aquí para atrás a la "primera dama" de Fidel Castro acompañándolo a un acto protocolario??

APARECE LA FIGURA DE LA "PRIMERA DAMA" EN CUBA. ¿UN SÍNTOMA O UNA CASUALIDAD? (VÍDEO)

Guardar en Mis Noticias.

"Hay determinados indicios que me aterran - escribe nuestro colaborador M.Relti - Reconozco que sufro una suerte de "síndrome de cautela", provocado por el hecho de que en este tránsito del siglo XX al XXI uno ha tenido la oportunidad de detectar demasiados síntomas que anunciaron grandes catástrofes sociales. Leía estos días cómo la BBC anunciaba con regocijo que Cuba ya contaba con "una primera dama". ¿Qué significacion politica puede tener en Cuba una "novedad" de este tipo

  POR M. RELTI PARA CANARIAS SEMANAL 

 

 

      Hay determinados indicios que me aterran. Reconozco que sufro una suerte de "síndrome de cautela",  provocado por el hecho de que en este atribulado tránsito del siglo XX al XXI  uno ha tenido la oportunidad de detectar demasiados síntomas que anunciaron, desde las mismas vísperas, auténticos derrumbes catastróficos. Generalmente los indicios comenzaban siendo tan sólo  inapreciables detalles. Pero luego, poco a poco, sin que fuera posible apercibirse cabalmente de ello, lo que  había sido sólo una señal terminaba convirtiéndose  en una aberrante deformación.

 

 

 

      Leía estos días cómo la página digital de la BBC londinense anunciaba  con regocijo que Cuba ya contaba con "una primera dama". Acostumbrado a que mis autodefensas comunicacionales se disparen frente a los ataques de los "fake news" diarios emitidos por la máquina mediática de "Occidente", no le concedí mayor importancia  al llamativo titular. Pero luego me fui a la letra menuda, que decía lo que sigue:

 

 

       "Cuba estrenó presidente la semana pasada y, ahora, presenta también a su "primera dama" a través de la televisión. Por primera vez en casi 60 años, un medio oficial cubano se refirió a la esposa del gobernante con el título que los hermanos Castro se negaron usar para sus parejas.

 

 

     Ocurrió el fin de semana en un noticiero local, cuando una periodista narraba el recibimiento que hizo el flamante presidente cubano, Miguel Díaz-Canel, a su par venezolano, Nicolás Maduro.

 

 

    "Ambos dignatarios recibieron los honores correspondientes y, posteriormente, saludaron a sus respectivas delegaciones que, por primera vez, tienen en su composición a las primeras damas de Venezuela, Cilia Flores, y de Cuba, Lis Cuesta", indicaba la noticia.

 

 


       Hummm… La forma en la que  estaban redactados aquellos textos no parecía responder solamente a las razones sensacionalistas típicas. Tenían todos los trazos de poseer cierta verosimilitud. Una verosimilitud que pude constatar cuando visualicé el siguiente vídeo:

 

 

  ¿Tuvo usted alguna vez la oportunidad de ver, en algún acto protocolario, a la "primera dama" de Fidel Castro? ¿Y entre los líderes revolucionarios del mundo? ¿Los vio usted en alguna ocasión  acompañados en actos oficiales de sus respectivas esposas , o esposos, que hoy califican como  "primeras damas"? ¿No cree que resulta una afrenta a la dignidad de la mujer ser exhibida como un trofeo  personal del líder político ante los ciudadanos? ¿Nadie se atreve a preguntarse cuáles fueron las razones por las que Fidel y otros dirigentes cubanos se negaron rotundamente  a que su vida íntima formara parte de la pública? ¿Qué es lo que ha cambiado de ayer a hoy?

 

 

 

El reportaje de la BBC continuaba diciendo:

 

 


      "La alusión, recitada con naturalidad por la reportera, no pasó desapercibida para gran parte de la audiencia cubana, desacostumbrada a que las esposas de sus dirigentes aparezcan en público o posen en las fotos de las delegaciones oficiales.

 

 

    "Es un hecho sumamente extraordinario e inusual. No sé qué interpretación darle, pero lo cierto es que es algo totalmente novedoso. Me imagino que la periodista lo habrá consultado bien antes de decirlo, porque si no estará en problemas", asegura a BBC Mundo el ex diplomático cubano Carlos Alzugaray [personaje éste vinculado, por cierto, a la corriente reformista socialdemócrata que dentro de Cuba encabeza, entre otros, Julio César Guanche. - Nota del autor del artículo]

 

 

 


      Personalmente, sólo recuerdo a dos líderes políticos del antiguo bloque socialista que "hacían uso" de sus "primeras damas". Uno fue Tito. El otro, Nikita Kruschev. Es evidente que ninguno de ellos llegó a constituir una  referencia ideológica para  los revolucionarios del mundo.

 

 

  El reportaje de la BBC continuaba:

 

 


   "De acuerdo con el también profesor universitario, lo relevante de la mención a la "primera dama" se debe a que el término entró en desuso en la isla y se consideraba un "rezago del capitalismo", al punto que el fallecido expresidente Fidel Castro nunca quiso revelar que tenía esposa ni la mostró en público, al menos durante la mayor parte de su vida.

 

 

 

        Algo similar ocurrió con la esposa de Raúl Castro, la fallecida Vilma Espín, quien, aunque sí tuvo relevancia dentro del panorama político cubano, siempre se negó a ser reconocida con un título que, en la tradición castrista, se asociaba con el "pasado burgués"."

 

 

 

 

      ¿Cuáles son los méritos políticos de las "primeras damas", o de los "primeros caballeros", si los hubiere?    ¿Son estos los "cambios" que se van a producir en Cuba? ¿Que es lo que vendrá  después de la novedad de las "primeras damas"?  ¿Un proceso de "vietnamización" de la economía del país? ¿O será el proyecto chino de "economía 'social' de mercado" el que se tratará de imponer en Cuba?

 

 

 

 

     En cualquier caso, con ser sintomático el asunto de las "primeras damas", las incógnitas que más me preocupan sobre la nueva fase en que ha entrado Cuba  vienen determinadas realmente por la interrogante: ¿Hasta qué punto el pueblo cubano está ideológicamente pertrechado para hacer frente  a las supuestas tentaciones reformistas provenientes de determinadas áreas del aparato político del Estado?  ¿Pasarán los cubanos, sin rechistar, por el dogal, como antes hicieron los soviéticos o los chinos? ¿No tendrán nada que decir los miles y miles de militantes del Partido y de las organizaciones sociales sobre estos "cambios" y los que parecen avecinarse? 

  

 

 

 

       Posiblemente sería más cómodo para los amigos de Cuba evitar formularse estas preguntas, manifestar una seguridad religiosa y esconder cualquier género de dudas bajo el ala protectora. El camino más cómodo, sin embargo, no suele ser nunca el más revolucionario y no fue jamás, desde luego, el elegido por Fidel, el Che y el resto de combatientes cubanos. Y, hoy más que nunca, cuestionarse, dudar y plantear abiertamente los nuevos peligros que enfrenta la revolución cubana resulta necesario.

 

 

 

 
 
 
       
       
Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
Canarias-semanal.org • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress