Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Miércoles, 25 de abril de 2018
Y los políticos "progresistas" de las Islas... ¿qué van a hacer?

SENADOR VASCO CUESTIONA AL GOBIERNO POR EL CASO DE ROBERTO MESA. LOS POLÍTICOS CANARIOS CALLAN

Guardar en Mis Noticias.

El pasado lunes, un senador vasco de EH Bildu preguntaba al gobierno central por el caso del activista tinerfeño Roberto Mesa, detenido y procesado por ejercer su derecho a la libertad de expresión. Pero, ¿por que tiene que ser un político vasco el encargado de defender al joven de este atropello? ¿Qué están haciendo, mientras tanto, los políticos canarios "progresistas" con cargos en Madrid? (...).

  Por ARTURO INGLOTT PARA CANARIAS-SEMANAL.ORG.-

 

 

   El reloj acababa de marcar las siete y media de la mañana. El silencio, casi absoluto, fue repentinamente roto  por  el estruendo de trece policías equipados para intervenciones especiales. Los agentes derribaron la puerta del domicilio del joven activista y entraron en la casa, violentamente y profiriendo gritos.

 

 

 

    Seguían el modus operandi que les habían enseñado en la Academia para infundir terror en sus operaciones y paralizar al "enemigo". Tiraron al suelo a los 4 ocupantes de la casa, 3 de ellos mujeres, sin ningún tipo de miramientos. Localizaron al muchacho, lo esposaron, se lo llevaron a la comisaría y lo mantuvieron detenido durante más de 12 horas en una celda antes de ponerlo a disposición judicial. Tras ser sacado a rastras de su casa, el joven  se enfrentaba ahora a una posible condena de cárcel por atreverse a escribir algunos mensajes contra el Jefe del Estado y su familia.

 

 

 

   Aunque pudiera parecerlo, el relato de estos hechos no refleja un episodio de persecución política acaecido durante la  dictadura franquista, ni los policías protagonistas de la intervención pertenecían a la tristemente célebre Brigada Político Social.  Lo narrado sucedía el jueves de la pasada semana en el municipio de La Laguna, de la isla de Tenerife. Los trece agentes que irrumpieron en la casa de un barrio popular de esta localidad forman parte del Cuerpo Nacional de Policía  de un país calificado por sus defensores como un  "Estado democrático y de derecho".

 

 

 

 

     El joven detenido es Roberto Mesa, quien hoy se encuentra en libertad, pero con cargos, por haberse atrevido a escribir en Facebook frases tales como "los Borbones a los tiburones" o “Me cago en la monarquía, en el Rey y en todos sus cuerpos represivos”.   

 

     

 

      Nos hubiera gustado poder añadir que el terrible atropello cometido contra el joven tinerfeño, destacado por su defensa de causas justas como la del pueblo saharaui, provocó masivas protestas populares en todas las islas. Movilizaciones a las que se unieron todos aquellos que, con independencia de sus diferencias ideológicas, se consideran defensores de la libertad y la democracia.

 

 

 

     Nos hubiera gustado, también, poder decir que los políticos institucionales que hacen gala de su "progresismo" se atrevieron a responder haciendo algo más que firmar un manifiesto para pedir el "archivo de la causa" contra Roberto Mesa, tal y como hicieron 12 cargos canarios de Podemos. Que un arrebato repentino de dignidad entendieron que su obligación era dar un apoyo real al activista represaliado y que ello exigía  dar la cara de manera no virtual, salir a la calle y llamar a sus simpatizantes a acompañarles en esta reivindicación elemental.  

 

 

 

      La realidad, sin embargo, es otra bien distina.  La solidaridad recibida por el activista tinerfeño, aunque valiosísima desde el punto de vista de su calidad, ha distado mucho de ser multitudinaria. Un síntoma crudo y terrible del estado de desarticulación social que sufre el Archipiélago y de la escasa capacidad organizativa e ideológica de los colectivos sociales.

 

 

 

¿EN MADRID NO HAY CANARIOS PARA DENUNCIAR LA INFAMIA?

 

 

    En la mañana de este martes, la prensa local de Tenerife informaba de que el senador vasco de EH Bildu Jon Inarritu había registrado un día antes en el Senado una serie de preguntas al Gobierno central sobre la detención del activista canario Roberto Mesa.

 

 

        "¿Considera el Gobierno que la frase “los Borbones a los tiburones” es constitutiva de un delito? ¿Estima el Ejecutivo que las críticas a la Monarquía y a la Casa de Borbón no entran en la libertad de expresión? ¿Cuál o cuáles fueron las razones para proceder a la detención de Roberto Mesa? ¿Qué frases son las presuntamente delictivas? ¿Por qué motivo? ¿Contempla el Gobierno seguir recortando libertades y derechos? ¿Pretende el Ejecutivo sembrar un clima de miedo entre la oposición política por medio de la criminalización y la represión de mensajes políticos legítimos? ¿Ha puesto en marcha el Ministerio del Interior alguna unidad de “Policía Política”?"

 

 

        Siendo de agradecer que el senador vasco inquiriera al Gobierno de Rajoy por la detención y el procesamiento de Mesa, resulta inevitable preguntarse por qué tiene que ser un diputado de Euskadi el que defienda a un joven canario de semejante ataque a sus derechos civiles. 

 

 

         Dejando a un lado, por su conocida filiación derechista, a la diputada de CC Ana Oramas , cabría preguntarse, por ejemplo, dónde están los cuestionamientos, de viva voz en las instituciones y los medios de comunicación de masas, de "progres" como el diputado tinerfeño de Podemos Alberto Rodríguez o la diputada grancanaria Meri Pita Cárdenes.   O si tampoco piensa decir ni una sola palabra sobre este caso el lenguaraz Pedro Quevedo, también presunto "progresista" de Nueva Canarias, que hace tan solo unos días se destacaba, desde su cargo de presidente de la comisión de investigación sobre la financiación irregular del PP, por convertirse en el protector de la pepera Esperanza Aguirre y en censor del diputado  Gabriel Rufián, a quien llegó a amenazar con la expulsión por la negativa del catalán a admitir los prepotentes requiebros con los que la política ultraderechista, compareciente en la citada comisión del congreso,  evitaba responder a sus preguntas.

 

 

         Cabría preguntarse acerca del silencio de estos políticos institucionales, en efecto, si fuéramos tan ingenuos como para creer que realmente representan los intereses del pueblo canario. Pero lo menos que se puede hacer es señalarlos ante quienes todavía creen en ello.

       

 

 

Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
3 Comentarios
Fecha: Lunes, 30 de abril de 2018 a las 15:08
José Antonio Luis Valdés
Podemos se ha convertido en una entelequia y sus representantes [email protected] en el Parlamento Español son títeres del oportunismo de sus dirigentes godos. En la practica nos demuestra que las organizaciones sucursalistas y los que militen en ellas, nunca estarán a la altura para la defensa de nuestra gente y nuestro territorio y las genuflexas y genuflexos tampoco. La alternativa; es construir nuestro propio espacio político, no dependiendo de organizaciones españolistas y genuflexas.
Fecha: Sábado, 28 de abril de 2018 a las 17:31
Francisco Javier González.
Totalmente de acuerdo con Arturo Inglott, pero le añado una puntualización no menor. ¿Acaso existe en este momento en el Parlamento de la metrópoli o en el sub-Parlamento delegado "regional" algún político al que podamos calificar de CANARIO y que se exprese como tal? Puro nacionalerismo sumiso.
En verdad en la concentración frente al juzgado en La Laguna ví a Alberto Rodríguez de Podemos, pero su voz, ni la de su grupo, tampoco se escuchó en la sede parlamentaria en España
Fecha: Miércoles, 25 de abril de 2018 a las 13:25
feminista de clase
que barbaridad, como lo han dejado solito , los catalanes ejemplo de su nacionalismo contra el rey.me da igual que sean burgueses o no, al menos son honrados con su causa y defiende su nacionalidad y su represión contra la monarquía y secuaces

Canarias-semanal.org • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress