Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Lunes, 9 de abril de 2018
"Nuevas acciones agresivas contra el país vienen abriéndose paso"

LAS ARGUCIAS ACÚSTICAS DE MIKE POMPEO CONTRA CUBA

Guardar en Mis Noticias.

Estados Unidos no ceja en el enfermizo empeño de destruir la Revolución cubana y para ello -denuncia el periodista Orlando Ruiz Ruiz - teje una red de mentiras que ya nadie se traga, ni allá en su propia casa (...).

   Por ORLANDO RUIZ RUIZ (*) PARA CANARIAS-SEMANAL.ORG.-

 

 

        Tras el discurso pronunciado por Donald Trump sobre el estado de la Unión, el pasado 30 de enero, nuevas acciones agresivas han venido abriéndose paso, encabezadas por personajes de larga data anticubana entre los que sobresale el ahora flamante secretario de Estado, Mike Pompeo.

 

 

 

 

         La más notoria ha sido la artimaña de la supuesta agresión acústica contra diplomáticos estadounidenses en La Habana, acción harto conocida en el mundo entero que hasta un medio de prensa ultraconservador como el diario español El País descalifica en artículo publicado el pasado mes de marzo , cuando expresa que “un año y medio después no ha podido ser documentada. No se publicaron los partes médicos de las víctimas, ni los equipos utilizados para enfermarlas”.

 

 

 

 

 

        La embajada instaló grabadoras en los domicilios de su personal sin resultado alguno; tampoco lo obtuvieron los agentes del FBI desplazados. La acusación pareció inspirarse en una película de James Bond, dijeron los expertos en acústica consultados por The New York Times, enumera el periódico.

 

 

 

 

    El “ardid acústico” fue obra de Mike Pompeo, exjefe de la CIA y secretario de Estado de Estados Unidos, “preparado en complicidad” con el senador cubanoamericano Marco Rubio, presidente del subcomité de Asuntos Exteriores y una suerte de asesor palaciego en asuntos cubanos” , sostiene el diario español.

 

 

 

    Salta a la vista que incluso un vocero de la contrarrevolución como el Diario de Cuba, también editado en España, al hacerse eco de los difundidos del país refiera que “durante meses, Washington calificó esos ataques de ‘sónicos’, pero en una audiencia en el Senado el pasado 8 de enero el Departamento de Estado admitió por primera vez que no tenía certeza de que se tratara de agresiones acústicas".

 

 

 

   Estados Unidos continúa investigando este caso, pero reconoce no tener ninguna prueba sobre los responsables o la naturaleza de los supuestos ataques, refiere el Diario de Cuba.

 

 

 

   Pero remitámonos a los antecedentes del accionar de Pompeo contra la Revolución cubana.

 

 

 

   Fue el propio Pompeo quien, de acuerdo con lo recogido por el periodista de El País, Juan Jesús Aznarez, en su artículo, reconoció que, salvo otra invasión, EEUU lo intentó todo: por las buenas Obama y por las malas Trump, copatrocinó en el 2015 el proyecto de ley Cuban Tranasparency Act que prohíbe los intercambios financieros con empresas gestionadas por militares cubanos.

 

 

 

   Así, todo arroja luz sobre el hecho de que la inventada “agresión acústica” se trató de una argucia concebida por el exdirector de la CIA y nuevo secretario de Estado, Mike Pompeo, cuya beligerancia continuará desde la diplomacia.

 

 

 

   Según lo detalla el propio Aznarez: El objetivo fundamental de aquella maniobra, pero no el único, fue apuntillar progresivamente la distensión promovida por Barack Obama porque se acometió sin exigir a Cuba “democracia” a cambio.

 

 

   Durante la administración de Obama (2009-2017), Cuba y Estados Unidos rubricaron una veintena de acuerdos en materia de prevención y enfrentamiento de los actos terroristas, contra el tráfico ilícito de estupefacientes, asuntos de ciberseguridad, la trata de personas, el tráfico de emigrantes y la cooperación ante derrames de petróleo en el golfo de México, entre otros.

 

 

 

 

    Había que castigar a la Isla, por eso a partir del malsano y ridículo invento que “provocaba lesiones auditivas” empieza a precipitarse un conjunto de agresiones desde Washington. En tal sentido El País detalla: 15 diplomáticos cubanos fueron expulsados de Estados Unidos, que recomendó a su vez a sus nacionales no hacer turismo en Cuba. La repatriación de 24 empleados de la legación estadounidense está provocando irritación social, como se pretendía. Miles de beneficiarios de visados migratorios se vuelven locos para recogerlos en La Habana al haberse reducido en el 60% el número de funcionarios encargados de tramitarlos; deben hacerlo en Colombia.

 

 

 

   Una conclusión queda en boca del reportero de El País: “el nuevo titular de Exteriores parece tenerlo claro: cualquier operación, encubierta o diplomática, que complique la vida de los cubanos le sirve”.

 

 

(*) Periodista cubano y colaborador de Canarias-semanal.org.-

 

 

 

 

 

 

 

Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
Canarias-semanal.org • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress