Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Jueves, 5 de abril de 2018
El líder de la sección catalana de Podemos coincide con PSOE, Ciudadanos y Partido Popular

PODEMOS SE UNE A LA CAMPAÑA DE CRIMINALIZACIÓN DE LOS "COMITÉS DE DEFENSA DE LA REPÚBLICA"

Guardar en Mis Noticias.

Autoorganización popular y disposición a llevar la lucha social más allá de los parlamentos de la pseudodemocracia capitalista. Estas características de los Comités de Defensa de la República de Cataluña -seguramente el germen más esperanzador de un Procés lastrado desde el inicio por la dirección de la pequeña burguesía catalana- han hecho saltar todas las alarmas del establishment (...).

Por ARTURO INGLOTT PARA CANARIAS-SEMANAL.ORG.-

 

 

 


    Autoorganización popular y disposición a llevar la lucha social más allá de los parlamentos de la pseudodemocracia capitalista. Estas características de los Comités de Defensa de la República de Cataluña -seguramente el germen más esperanzador de un Procés lastrado desde el inicio por la dirección de la pequeña burguesía catalana- han hecho saltar todas las alarmas del establishment.

 

 

 

 

   

     Los Comités de Defensa de la República son colectivos ciudadanos surgidos en Cataluña en 2017, que tuvieron como primera función  la puesta en marcha de actividades sociales y políticas para facilitar la realización del referéndum de independencia del 1 de Octubre. Tras el referéndum, los CDR adoptaron el  compromiso de continuar luchando por el cumplimiento de lo decidido por la mayoría los catalanes, es decir, la proclamación de la República catalana.

 

 

 

 

   Los CDR tienen una estructura horizontal, constituida por  asambleas de  ciudadanos, miembros de entidades, partidos políticos, sectores de la economía, la cultura o el deporte catalán. De acuerdo con los datos difundidos por esas mismas organizaciones de masas, a finales del año 2017 existían en toda Cataluña unos 280 comités, que agrupaban a varios miles de ciudadanos. Parecen sr políticamente independientes de cualquier partido y tiene como base de su organización y decisión las asambleas  de base.

 

 

 

 

     Además, mientras la mayoría de los dirigentes de los partidos independentistas  han reaccionando ante la represión del Estado español retractándose de sus planteamientos y principios ante los tribunales,  calificando de meramente "simbólica" la declaración de la República catalana o abandonando el país, los CDR se han negado a "pasar por el aro" y continúan manteniendo en las calles el pulso contra el Régimen. 

 

 

 

 

CRIMINALIZACIÓN Y REPRESIÓN CONTRA LAS ORGANIZACIONES POPULARES

 

 

   En definitiva, los Comités de Defensa de la República son -con independencia de la capacidad que puedan desarrollar para avanzar en sus propósitos- objetivamente peligrosos para el sistema, que reacciona "sabiamente" contra cualquier forma de agrupación autónoma de "los de abajo".

 

 

 

 

     Es por ello que un mirada atenta a la campaña de criminalización de los CDR que ya se ha puesto en marcha a través de los medios de comunicación y, sobre todo, a los posicionamientos en relación con estos Comités de los representantes políticos de los partidos del arco parlamentario, puede contribuir a esclarecer el panorama real del conflicto que se está produciendo en Cataluña.

 

 

 

 

 

   Huelga decir que para los falangistas renovados que lidera Albert Rivera, los CDR son poco menos que unos peligrosos "terroristas" contra los que el Gobierno debe actuar "con mano dura".   El propio Partido Popular, por su parte, ya ha mostrado indicios de que, en breve, comenzará a satisfacer dicha petición.

 

 

 

 

¿QUÉ DICEN LOS "PROGRES" Y LA DERECHA CATALANA SOBRE LOS CDR?

 

 

   Pero, ¿es muy diferente la opinión acerca de los Comités de Defensa de la República de los partidos considerados como "progresistas"? ¿Y que piensan sobre ellos, por ejemplo, en el partido de Carles Puigdemont?

 

 

 

 

   En las páginas de esta misma publicación digital, nuestro compañero Aday Quesada denunciaba hace escasos días las manifestaciones del  secretario de Organización del PSOE José Luis  Ábalos, quien  declaró a la agencia Europa Press  que los "Comités de Defensa de la República" (CDR)  constituyen en Cataluña el mismísimo “germen de la kale borroka”.  

 

 

 

 

   Según Ábalos  -recordaba Quesada -  habría que actuar con respecto a los CDR teniendo en cuenta que - en su opinión-   "fueron inventados  en  Cuba, Venezuela o Nicaragua". Tres ejemplos "terribles" para el dirigente del partido socioliberal.

 

 

 

 

     Mucho más desapercibidas han pasado, en cambio, las declaraciones efectuadas a TVE por el portavoz del el PDeCAT en el Congreso de los diputados Carles Campuzado quien, interrogado también acerca de los CDR, afirmó que "lo menos que necesitamos ahora en Cataluña es llevar la lucha a la calle". Respuesta lógica para un representante de la burguesía catalana que, sin embargo, manifiesta también el callejón sin salida al que se aboca el Procés,  mientras se mantenga en el marco de las instituciones y la legalidad del Régimen del 78.

 

 

 

 

 

EN COMÚN PODEM CONTRA EL DERECHO A LA RESISTENCIA Y AUTODEFENSA DE LOS PUEBLOS

 

 

 

     Pero el último en "retratar" el  compromiso con esta institucionalidad de su formación política ha sido, hasta el momento, el líder de En Común Podem, Xavier Doménech. En una entrevista concedida el pasado lunes a La Vanguardia, Doménech respondía de forma tan escueta como contundente a la pregunta de rigor sobre  si "apoya las acciones de los  autodenominados Comités de Defensa de la República".

 

 

 

 

 

 

    "El camino que puede llevar a expresiones de conflicto violento no creo que nos ayude. Por tanto, no"- zanjó el diputado de Podemos, por su rama catalana, en el Congreso de los diputados.

 

 

 

 

 

 

     Aunque es probable que las palabras de Doménech  tengan un escaso recorrido mediático, lo cierto es que con ellas el líder de En Común Podem  no ha contribuido solamente, y de manera cobarde, a la criminalización de las organizaciones populares catalanas, que siempre precede a las actuaciones represivas. Contribuye también, poniendo de manifiesto que el suyo es un partido de "este orden", a la criminalización general de cualquier forma de resistencia y autodefensa  de los pueblos frente a la aplastante violencia del Estado, afianzado la idea, fundamental para el dominio capitalista, de que sólo éste se encuentra legitimado para ejercerla, en régimen de monopolio. 

 

Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
5 Comentarios
Fecha: Lunes, 9 de abril de 2018 a las 18:26
Francesc Font
(final) Si me dais una dirección electrónica, os lo remitiria en tres o cuatro dias, sin ningún compromiso.
Como referencia, fui dos veces cap de redacció (redactor jefe) de Avant, organo central del Partit dels Comunistes de Catalunya, Una vez dimití por cosas que pasaban, i finalmente se me hechó, porqué la cosa tomaba un camino equivocado.
Fecha: Lunes, 9 de abril de 2018 a las 18:20
Francesc Font
El citado artículo elementos más que discutibles y distorsionadores.Y me gustaria poder hacer un artículo un poco más largo respecto de algunas afirmaciones que pienso establecen elementos que distorsinan la realidad, compleja ciertamente, de lo que está sucediento en Catalunya. No como una respuesta personal, directa, pero sí haciendo alguna referencia a afirmaciones que en el se dan. Claro (sigue),
Fecha: Sábado, 7 de abril de 2018 a las 19:57
Gustavo
Un violento para el Estàt. Un catalanista de orden.
Turull en el año 2014, una vez que la Audiencia Nacional absolvió a los veinte acusados del asedio al Parlament catalán en el año 2011,  que era por aquel entonces el portavoz y presidente del grupo parlamentario de la derechista "CiU" (instrumento del puyolismo), impulsó el recurso del fallo en el Tribunal Supremo, junto a la Generalitat y a la propia Fiscalía. ​ Finalmente, el Tribunal Supremo desdijo a la Audiencia Nacional y condenó a ocho de los 20 procesados a 3 años de prisión. Asimismo, Turull, fue uno de los testigos clave durante el juicio​. En declaraciones a los medios de comunicación dijo que los indignados habían intentado un “golpe de Estado encubierto” y que la jornada fue un “festín de los violentos contra todo lo que veían con corbata”.
Un aliado preclaro de la segregacion catalanista. Nieto de ... Prat de la Riva.
Fecha: Jueves, 5 de abril de 2018 a las 20:16
ernesto
Es que todo lo que le huele a revolucion le temen... no es mas que un partido del poder...joder todos son iguales coño..
Fecha: Jueves, 5 de abril de 2018 a las 09:44
Bibiano
Dantesca y despreciable la actitud de este sujeto... es de una cobardía moral y mental atroz.

Canarias-semanal.org • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress