Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Viernes, 30 de marzo de 2018
"España vive bajo un régimen de dictadura"

MALOS, MUY MALOS TIEMPOS PARA LA LIBERTAD

Guardar en Mis Noticias.

Vivimos tiempos muy malos para la libertad. Eso es indiscutible. El panorama que ofrece la situación española debería resulta vergonzoso y humillante para nuestros vecinos europeos. Ellos son, a fin de cuentas, los que está posibilitando que todo esto pase. Volvemos a ser -escribe Tomás F. Ruiz - la “Spain is different” del franquismo (...).

   Por TOMÁS F. RUIZ / CANARIAS-SEMANAL.ORG.-

 

 

 

   Vivimos tiempos muy malos para la libertad. Eso es indiscutible. El panorama [Img #53432]que ofrece la situación española debería resulta vergonzoso y humillante para nuestros vecinos europeos. Ellos son, a fin de cuentas, los que está posibilitando que todo esto pase. Volvemos a ser la “Spain is different” del franquismo. Hemos vuelto a caer en manos de un régimen pútrido, fétido y nauseabundo, el régimen del brazo en alto, el régimen del Cara al sol, el siniestro régimen de la España una, grande y libre de Franco.

 

 

 

    Cataluña ha sido el catalizador inevitable que ha mostrado al mundo la auténtica realidad que vive España. Los españoles ya la conocíamos; algunos ciudadanos europeos también la conocían, o al menos la sospechaban... De cualquier forma, si existía aun alguna duda al respecto, la brutal y desproporcionada respuesta represiva del Estado español al programa independentista de Cataluña lo ha confirmado: España vive bajo un régimen de dictadura.

 

 

 

 

   La situación ha desbordado todo lo imaginable en la Europa democrática. La represión ciudadana, la brutalidad policial, la detención y el encarcelamiento de líderes políticos... El Estado español ha mostrado su auténtico rostro de cancerbero fascista. Franco ya lo dijo y así sigue siendo en España: “Os dejo todo atado y bien atado”... Seguimos en manos de la misma dictadura encubierta.

 

 

 

 

La responsabilidad de Europa

 

 

   Europa no es que no se dé cuenta de lo que ocurre en España; Europa ha estado cerrando los ojos premeditadamente ante todas las violaciones de derechos humanos que se cometen en este país de sol y de playas. Los legisladores europeos no son tontos, los políticos menos. De alguna forma, Europa se siente culpable de que en España nunca haya existido una verdadera democracia. Ahora, Europa también tiene que reconocer que ha jugado el papel de cómplice para imponer a los españoles una monarquía ilícita. Bajo la fusta de un rey ilegítimo (Felipe VI, heredero de Franco), la represión contra Cataluña y su proceso independentista demuestra, tanto a los gobiernos europeos como al mundo entero, cómo se comporta un Estado totalitario: viola los derechos políticos de su pueblo, se niega a aceptar el resultado de las urnas, criminaliza la voluntad democrática de sus ciudadanos y encarcela a sus representantes legítimos.

 

 

 

  En un ficticio ranking de países menos democráticos en Europa, España se llevaría ahora el primer puesto.

 

 

 

La complicidad en la historia

 

 

      La Europa democrática tampoco es que lo haya sido mucho. La historia demuestra hasta qué punto Europa ha dejado siempre a su suerte a España. De alguna forma, Europa se siente culpable porque fue ella la que posibilitó que, acabada la Segunda Guerra Mundial y liberada Europa de los regímenes fascista y nazi, el Alto Estado Mayor de los aliados se negara a liberar España. Estados Unidos e Inglaterra impusieron su voluntad de dejar en el poder al dictador Franco. Así es como condenaron a España a una de las dictaduras más sanguinarias y largas del viejo mundo. Dicen que el anglosajón mito antifascista de Winston Churchil admiraba al rechoncho caudillo Francisco Franco; y de hecho así lo constató en cuantas ocasiones pudo.

 

 

 

    Todos los países europeos sabían que Franco había sido aliado en la sombra de Hitler y Mussolini. Ni eso, ni el envío de tropas falangistas a luchar junto a los nazis en Rusia parecieron ser razones suficientes para apartar a Franco del poder. Cuando los vencedores de la Segunda Guerra Mundial trazaron un nuevo mapa del viejo mundo, decidieron que la liberación de Europa se acababa en los Pirineos. España quedaba, gracias a la abyecta complicidad de sus vecinos europeos, bajo la sanguinaria pezuña del rechoncho y psicópata caudillo.

 

 

 

La dictadura de Franco sigue vigente en España

 

 

    A lo largo de toda su criminal dictadura, que recordemos duró casi cuarenta años con el caudillo vivo (ya más de ochenta llevamos, con él muerto), Europa pudo haber acabado con Franco en multitud de ocasiones pero no lo hizo. Argumentar que Estados Unidos apoyaba al dictador español no es suficiente. Esa dinámica tercermundista de imponer déspotas como Batista en Cuba o Somoza en Nicaragua, unos déspotas que sólo con la criminal ayuda que les garantizaba EEUU podían gobernar, les funcionó por un tiempo en las republicas bananeras de Latinoamérica, pero no tenía ninguna justificación para ser aplicada en Europa.

 

 

 

   Por las razones que fuera, los vecinos europeos consintieron que España quedara fuera del “mundo libre” y este país se hundió en un luto espeso, de hienas roncas, de chatarra y de pus, como magistralmente lo definiera el escritor y dramaturgo gallego Fernando Arrabal. Ese luto es el mismo que ahora sigue manteniendo a España en una obscura mazmorra. Esas hienas son las mismas que ahora atacan a ciudadanos catalanes, los acosan y los encarcelan... Así es, en España las cosas siguen “atadas y bien atadas”.

 

 

 

 

España no es Una, España son muchas

 

 

   Europa tiene ahora la posibilidad de liberar España de la dictadura que soporta, una dictadura que ahora más que nunca ha quedado inequívocamente manifiesta. Se trata, ni más ni menos, que de proteger los derechos de los ciudadanos catalanes que el Estado está violando. Si decide intervenir, como su responsabilidad y su memoria histórica le exigen, Europa tiene que obligar al Estado español a que respete la voluntad del pueblo catalán, expresada no sólo en las urnas, sino también a través de sus instituciones y sus órganos de gobierno.

 

 

 

   Si Europa, la Europa de los Pueblos que tanto se proclama, prefiere cerrar los ojos de nuevo ante la tragedia que vive España, si opta por seguir practicando la política del avestruz ante todas las vejaciones que sufre la población catalana y sus legítimos representantes, ese sentimiento de culpa seguirá remordiendo la conciencia de todas las futuras generaciones de ciudadanos europeos.

 

 

 

   Bajo el silencio cómplice de una Europa que se tapa la nariz para no oler la podredumbre, bajo ese silencio encubridor de no intervención en problemas internos, hay un volcán que acabará haciendo erupción y arrasando todos los intereses y proyectos que la U.E. tenga ahora sobre España. España no es Una, España son muchas y todas aquellas que reclamen independencia, tienen derecho a que su voluntad sea dignamente respetada.

Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
1 Comentario
Fecha: Viernes, 30 de marzo de 2018 a las 23:18
Saburo
Los catalanes,los escoceses,los esclavos,los........ demás pueblos de Europa y los del resto del mundo,que no esperen nada de esta Europa del capital que sólo busca beneficios para sus intereses,digo,sus bancos. No nos engañemos, siempre era unión económica,no social,no democrática (muchos ejemplos, según ellos malos,con ese nombre ), desde hace poco es Unión Europea. Qué podremos esperar de una unión de empresas que,eso sí, son europeas que sólo buscan aumentar sus beneficios a cualquier precio.

Canarias-semanal.org • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress