Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies

Viernes, 30 de marzo de 2018
Movilizaciones controladas por el sistema y movilizaciones independientes

La Marcha de Mujeres sobre el Pentágono: ¿Por qué esta no tendrá la misma repercusión que las otras?

Guardar en Mis Noticias.

El pasado 23 de marzo tuvo lugar en los EEUU - recuerda nuestra colaboradora Tita Barahona - la Marcha por Nuestras Vidas (March for Our Lives), que fue multitudinaria en las principales ciudades del país. Tras el reciente tiroteo ocurrido en un centro escolar del estado de Florida, que se cobró 17 vidas, cientos de miles de estudiantes han pedido en las calles que se pongan restricciones a la tenencia de armas de fuego por parte de la población civil, que en EEUU es un derecho garantizado por la segunda enmienda de la Constitución (...).

 

POR TITA BARAHONA PARA CANARIAS SEMANAL

 

 

        El pasado 23 de marzo tuvo lugar en los EEUU la Marcha por Nuestras Vidas (March for Our Lives), que fue multitudinaria en las principales ciudades del país. Tras el reciente tiroteo ocurrido en un centro escolar del estado de Florida, que se cobró 17 vidas, cientos de miles de estudiantes han pedido en las calles que se pongan restricciones a la tenencia de armas de fuego por parte de la población civil, que en EEUU es un derecho garantizado por la segunda enmienda de la Constitución. No quieren que se repitan masacres como la última, que lo es de una larga serie.[1] Aunque esta Marcha se ha presentado como organizada por los propios estudiantes “en los saloncitos de las casas de sus padres”, en realidad el Partido Demócrata ha movido los hilos, poniendo recursos y una amplia cobertura mediática, al igual que en las Marchas y Huelgas de Mujeres de los últimos dos años.[2] El modelo ha sido el mismo. Las celebrities han tenido un papel protagonista y algunas como George Clooney y Oprah Winfrey han hecho sustanciosas donaciones. A esta última marcha también se le ha querido dar un carácter global, aunque en este caso con poco éxito, ya que el problema de los tiroteos indiscriminados es un asunto muy typical USA y por ello no ha tenido tanta repercusión como las Marchas y la Huelga de Mujeres en los medios corporativos de fuera de ese país.[3]

 

 

 

 

     Hay, sin embargo, aquí y allá, personas que echamos de menos en las plataformas reivindicativas de los citados eventos la condena tanto a los asesinatos policiales que a diario se cometen sobre ciertos sectores de la población norteamericana, como a las intervenciones del ejército de ese país en diferentes partes del mundo, que provocan la muerte y la miseria de millones de personas y tensan las relaciones con otras potencias. No vimos estas denuncias en las Women's March, ni en las Women's Strike, ni en sus réplicas europeas y española, aunque seguramente muchas organizadoras de estas últimas sepan que la OTAN es parte y aliada de las masacres que EEUU está provocando en siete países al menos. Por ello, un grupo de mujeres norteamericanas, implicadas en una lucha ya veterana contra las hazañas bélicas de su gobierno, están organizando una Marcha de Mujeres sobre el Pentágono para los días 21 y 22 de octubre de este año[4] ¿Tendrá los mismos recursos, los mismos apoyos, la misma atención mediática que las otras Marchas de Mujeres?

 

 

 

 

           A esta y otras preguntas ha respondido recientemente Riva Enteen, una de las promotoras de esta movilización anti-militarista, en una entrevista dirigida por la periodista Ann Garrison y publicada en Black Agenda Report. Enteen y su grupo sostienen que la violencia provocada por las armas de fuego en los EEUU y las guerras exteriores promovidas por su gobierno guardan una estrecha relación. Por un lado, tienen un presupuesto militar desorbitado. Su ejército es, con diferencia, el mayor traficante mundial de armas. Como es sabido, gran parte de este armamento acaba en las manos de quienes el gobierno de EEUU llama “terroristas” y dice combatir, de los terroristas que llama “rebeldes”, como en Siria, o de los que llama “amigos y aliados”, como Israel y Arabia Saudita. Pero, por otro lado, también acaba equipando a una policía estadounidense cada vez más militarizada, que se emplea con especial agresividad en los barrios negros y latinos. Aquí los asesinatos policiales siguen teniendo abierta la veda, como la tenían bajo Obama, incluso con el movimiento Black Lives Matter en pleno apogeo.[5] El material militar no debería formar parte de la policía ni estar al alcance de la población civil. La mayoría de las matanzas en EEUU se producen con este tipo de armamento (como rifles de asalto), cuya tenencia se ha normalizado.

 

 

 

        Sobre el motivo de que las Marchas de Mujeres y esta última de los estudiantes no hayan incluido en sus demandas el fin de la violencia policial en casa y de las guerras en el exterior, Riva Enteen señala que el Partido Demócrata, que es el promotor de dichas marchas, es favorable a la guerra, al igual que el Partido Republicano, porque ambos están controlados por Wall Street para quien la guerra es un gran negocio.  Al comienzo de su segundo mandato, tras la masacre del colegio Sandy Hook en diciembre de 2012, Obama dijo que abordaría el tema del control de armas y pareció convincente. Tan solo un año antes se jactaba de que “mi administración no ha recortado los derechos de los portadores de armas...”. Todos los intentos de los grupos que luchan contra esta lacra de imponer regulaciones al respecto han resultado fallidos durante el mandato de Obama, cuando tuvo mayoría en el Congreso y el Senado (de 2009 a 2013), y cuando la tuvo en este último (de 2013 a 2017). Y recientemente han votado con los republicanos dar poder a Trump y al Pentágono para que incrementen todavía más la partida militar.[6] 

 

 

 

 

        Los participantes de la Marcha por Nuestras Vidas podrían preguntar a las personas que no la apoyan si es que no les preocupa el respeto a la vida. Para las promotoras de la Marcha sobre el Pentágono, todas las vidas importan, desde las víctimas del tiroteo del instituto de Florida a las del Yemen. Sin embargo, persiste la creencia de que el derecho a la vida sólo se aplica a las norteamericanas y especialmente a las blancas. En un vídeo promocional que Democracy Now puso varias veces durante su cobertura de la Marcha por Nuestras Vidas en Washington, se ve a algunos ex-combatientes diciendo que ellos habían aprendido a hacer un buen uso de las armas de asalto en las guerras, pero no querían que estas apuntaran a ciudadanos norteamericanos ¿No es hora ya de dejar de apuntar rifles de asalto, misiles, aviones de combate y drones hacia el resto del mundo? -se pregunta Riva Enteen. El control sobre la tenencia y uso de las armas de fuego en los EEUU debería comenzar por el Pentágono: “Hasta que no se ponga rienda a la ambición del gobierno norteamericano por la hegemonía mundial, seguiremos viendo derramamiento de sangre en casa, mientras nuestros misiles se ceban con seres inocentes en nombre de la “intervención humanitaria”.

 

 

 

       Hace 15 años del inicio de la invasión militar de Irak, que motivó la última gran movilización contra la guerra. La Gala de los Goya ya no se acuerda, ni las celebrities, ni la nueva política, ni el nuevo feminismo, ni la nueva posmentira. Hoy, cuando los tambores de guerra suenan con más furia, se torna más urgente y necesario denunciar a los medios, incluidos muchos de los llamados alternativos, que son sus altavoces, y salir masivamente a la calle para exigir el desmantelamiento la OTAN, las bases norteamericanas y el fin de las guerras que promueve el capital para aumentar sus tasas de ganancia, cuyas víctimas más propiciatorias somos las clases trabajadoras, y dentro de ellas de manera especial las mujeres y los niños, en todo el mundo. Veremos si la Marcha de Mujeres sobre el Pentágono adquiere también carácter global, un seguimiento mediático tan esmerado y un apoyo político como el de marchas anteriores.

 

 

 

Notas y referencias bibliográficas:

 

Fuente: https://www.blackagendareport.com/march-eight-billion-lives-interview-riva-enteen

 

[1] La última más espectacular por el número de víctimas, pero entre medias, se han producido al menos tres tiroteos más en centros escolares.

 

[2] De hecho, El País publicó la noticia: https://elpais.com/internacional/2018/03/24/estados_unidos/1521865151_291039.html

 

[3] Aun así, la noticia que daba Democracy Now en su emisión del día siguiente, decía que la Marcha había tenido lugar a lo ancho de los EEUU y en varias partes del mundo; entre estas citaba México, España e India, pero no mostró ninguna imagen como en veces anteriores: https://www.youtube.com/watch?v=xNEm8B6AuZE

 

[4] Su sitio web: www.marchonpentagon.com.

 

[5] El año pasado fueron 1.193 personas: www.killedbypolice.net.

 

[6] Añadamos que la Marcha por Nuestras Vidas no ha inquietado a la industria armamentística, que sigue con su agresiva publicidad entre la juventud norteamericana, como recientemente indicaba Carlos Rafael Rodríguez en este mismo medio: http://canarias-semanal.org/not/22444/la-protesta-contra-las-armas-en-ee-uu-no-perturba-a-la-industria/

 

Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
Canarias-semanal.org • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress