Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Miércoles, 28 de marzo de 2018
Todo nos indica que nos encontramos ante una suerte de "estado híbrido", a caballo entre una dictadura y una "democracia formal"

ESPAÑA: DE UN "ESTADO PARADÓJICO" A UN "ESTADO HERMAFRODITA", PASANDO POR EL "ESTADO GASEOSO" DEL PSOE

Guardar en Mis Noticias.

"Extraño lugar en el que nos ha tocado vivir - escribe nuestro colaborador Maximo Relti- Teóricamente se trata de un país democrático, pero en él se cercenan las libertades de expresión; se reprime duramente a los manifestantes; los grandes medios de comunicación corren un tupido velo sobre algunas de nuestras realidades cotidianas (...)

   

POR MÁXIMO RELTI PARA CANARIAS SEMANAL

 

    Extraño lugar este en el que nos ha tocado vivir. Teóricamente se trata de un país democrático, pero en él  se cercenan las libertades de expresión; se reprime duramente a los manifestantes; los grandes medios de comunicación corren un tupido velo sobre algunas de nuestras realidades cotidianas, los cantautores van a la cárcel por criticar al Jefe del Estado, a los pintores se les impide exponer sus obras; como si viviéramos en pleno  medievo el monarca  no es responsable ante la ley, sino tan sólo sólo ante Dios y ante la Historia...

 

      La conjunción de los datos citados  nos indica que nos encontramos   ante una suerte de "estado híbrido", de "estado hermafrodita" o, según ha acuñado con precisión la socióloga Ángeles Diez, de un Estado francocrático, en el que elementos propios de una supuesta "democracia" conviven  armónicamente con otros que, en puridad,  corresponderían  a  una férrea  dictadura  política. Es decir, de un Estado a medio camino entre la pasada dictadura franquista y las democracias formales europeas, pero con más elementos residuales de la primera que con las novedades que aportan las segundas.

 

 

 

     Por si tales cuestionamientos resultaran insuficientes para definir el perfil del extraño régimen político existente, aunque su Constitución proclama expresamente el carácter aconfesional del Estado español, sus instituciones rinden pública veneración a la Iglesia catolica, a la que igualmente se encargan de financiar.   Pese a no existir una confesionalidad religiosa definida, se rinde culto  reverente a las celebraciones, símbolos y preceptos de la Iglesia católica, apostólica y Romana.

 
 

 

 

      Viene esta brevísima reflexion sobre la compleja y paradójica naturaleza  del Estado español  a propósito de la disposición  emitida  estos días por el Ministerio  de Defensa en la que se ordena  a los Ejercitos de Tierra, Mar y Aire que "la enseña nacional ondee a media asta en las fechas indicadas en los establecimientos castrenses como parte de la tradición secular de los Ejércitos".

 

 

  

 

         La orden en cuestión - que enfatiza aún más si cabe la  surrealista "cadena paradójica"  que vivimos nuestro país -  ha suscitado  la  airada protesta de la  vicesecretaria general del PSOE, Adriana Lastra, que ante los micrófonos de la Cadena SER hizo constar su más enérgica protesta por las periclitadas  obsolescencias de las que ha hecho gala la titular del citado Ministerio, Sra Cospedal espiritualizando por unos dias al conjunto del corpus castrensis  . "Me parece anacrónico, -clamó la vicesecretaría socialdemócrata- ya lo denunciamos el año pasado, no tiene nada que ver con un Ministerio de Defensa moderno y con un país laico como el nuestro".

 

 

 

       Por una pura cuestión de racionalidad y salud mental  frente el túnel paradójico en el que nos encontramos atrapados, tenemos derecho a preguntarnos:

 

 

      A) ¿Cuando fue que  se convirtió en "anacrónico" el bebistrajo existente entre la España laica y la España apostólica y Romana? ¿A partir de los  gobiernos de Felipe González? ¿O fue, tal vez, después del último que presidió Rodríguez Zapatero?


 

 

      B) ¿En qué mágico momento se transformó en obsoleto el sempiterno Ministerio de Defensa? ¿Con Narcís Serra? ¿Con Carme Chacón? ¿Con José Bono? ¿O tal vez lo hizo con Alfredo Pérez Rubalcaba?

 

 

   Y, finalmente.  Ante la indignada protesta de la vicesecretaria socialdemócrata ¿No cabe pensar que existe una estrecha relación dialéctica entre el  esquizoide "monarquismo republicano", que con orgullo continúa  exhibiendo el PSOE,  y su  enfermiza pretensión de convertir su propio  pasado en algo que jamás existió, ni existirá?

 

 

 

 
 
       
Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
1 Comentario
Fecha: Domingo, 1 de abril de 2018 a las 19:48
Tita
Partiendo de que la Constitución no dice que España sea un país laico, sino aconfesional, que no es lo mismo, y que la vicesecretaria mete la pata -queriendo o sin querer- en esto, la respuesta a las dos preguntas es sencilla: el "momento mágico" en que se transformó en anacrónica y obsoleta la boda entre la España nacional-católica y la "democracia" se produjo cuando el PSOE y el PC pactaron con las fuerzas franquistas mantener a la Iglesia Católica sus ancestrales privilegios (obsérvese que en la Constitución se dice que aconfesional, pero con tratamiento especial a la Católica) y renovar el Concordato. Llevamos 40 años de democracia nacional-católica, pero parece que algunos sectores sociales se acaban de enterar. Más vale tarde...

Canarias-semanal.org • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress