Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Martes, 27 de marzo de 2018
La industria de armamentos refuerza sus campañas de marketing enfocadas a los más jóvenes

LA PROTESTA CONTRA LAS ARMAS EN EE.UU. NO PERTURBA A LOS MERCADERES DE LA INDUSTRIA

Guardar en Mis Noticias.

Los más recientes hechos de violencia armada en Estados Unidos ha desatado un fuerte movimiento social en favor del control de armas impulsado por un “inédito” movimiento de jóvenes, que encabezan los estudiantes de la escuela Marjory Stoneman Douglas, donde tuvo lugar la masacre del 14 de febrero pasado, en la que murieron 17 personas víctimas de los disparos que realizara el ex estudiante Nikolas Cruz con un rifle semiautomático AR-15.

 

Por CARLOS RAFAEL RODRÍGUEZ PARA CANARIAS SEMANAL.ORG.-

 

 

 

    Los más recientes hechos de violencia armada en Estados Unidos han desatado un fuerte movimiento social en favor del control de armas, impulsado por  un “inédito” movimiento de jóvenes que encabezan los estudiantes de la escuela Marjory Stoneman Douglas. El instituto en el que tuvo lugar la masacre del 14 de febrero pasado, donde murieron 17 personas víctimas de los disparos que realizara el ex estudiante Nikolas Cruz con un rifle semiautomático AR-15.

 

 

    Sin embargo, como si nada hubiera ocurrido, los mercaderes de esta industria continúan adelante con su propósito de vender a las futuras generaciones de norteamericanos la “necesidad” de que sigan portando armas.

 

 

   Es la paradoja que aborda el periodista de investigación de The Intercept Lee Fang, en su artículo “Even as a Student Movement Rises, Gun Manufacturers Are Targeting Young People” (“Incluso cuando surge un movimiento estudiantil, los fabricantes de armas están apuntando a los jóvenes”).

 

 

    La web Democracy Now entrevista a Fang para profundizar en tan inquietante contradicción, muy ligada con la idea del presidente Donald Trump de que se arme a los maestros para "evitar los tiroteos en las escuelas".

 

 

 

     La  primera pregunta a Lee Fang de la directora de Democracy Now, Amy Goodman,  va directa al tema en cuestión: "¿Cómo están apuntando los fabricantes de armas a los jóvenes?"

 

 

    En opinión del periodista Fang, la principal razón – según los informes de los inversores en fabricantes de armas y otras compañías de la industria armamentística- es que las ventas de armas han caído en picado durante el último año.

 

 

    "En cualquier caso - subraya Fang - esto es lo que la industria de las armas ha hecho históricamente: usar la amenaza de una probable política a favor del control de armas para estimular las compras por pánico o temor a las restricciones, a menudo usando terceros como la Asociación Nacional del Rifle (NRA) para aumentar la histeria colectiva".

 

 

    En su opinión, al no haber hoy ese tipo de miedo a las políticas de control de armas –pues  el presidente es republicano- las ventas de armas han caído, por lo que la industria requiere redoblar sus esfuerzos para  hacer crecer su mercado.

 

 

 

   "Además -añade el periodista - un nuevo análisis realizado por la industria muestra que los jóvenes no compran armas para la caza como las generaciones anteriores".

 

 

 

   "Es por ello -concluye- “ que aunque haya un nuevo movimiento estudiantil liderado por jóvenes que piden un mayor control, estamos en un momento en que la industria  espera poder aumentar su cuota de mercado vendiendo más a los jóvenes”.

 

 

 

     En lo que se refiere al marketing orientado explícitamente a los niños, con la fabricación de pistolas cuyo diseño parece sacado de un videojuego o con "armas rosadas y muy amigables” para niñasLee Fang apunta que no se trata de “algo particularmente nuevo, sino de un procedimiento que las compañías de armas han estado utilizando desde hace tiempo".

 

 

 

    “Lo que vemos ahora –explica el periodista-  es un aumento de estas campañas. Al igual que cualquier otra industria de consumo importante, las compañías de armas saben que tendrán consumidores más activos y leales si apuntan a personas que son muy jóvenes, para captarlos como compradores fijos que repetidamente saldrán a comprar armas, accesorios y municiones”.

 

 

 

   “Si el Congreso está planteándose promulgar algunas medidas de control de armas -concluye Fang - estas estrategias de mercadotecnia tendrían que ser evaluadas dentro de esa discusión nacional sobre el tema".

 

Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
Canarias-semanal.org • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress