Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Jueves, 8 de marzo de 2018
"Es curioso cómo el demonio puede meter un gol desde las propias filas del feminismo".

MUNILLA, UN OBISPO QUE "CURA" LA HOMOSEXUALIDAD Y DICE QUE LUCIFER SE HA INFILTRADO EN EL MOVIMIENTO FEMINISTA

Guardar en Mis Noticias.

Con toda la tranquilidad que le permite su convicción de estar tocado por la mano de Dios, el obispo de San Sebastián, José Ignacio Munilla, la emprendió hace unos días a tortazos dialécticos en contra el movimiento feminista "radical o de género". Y aseguró, sin perder la compostura, que "el demonio ha metido un gol desde sus propias filas a la causa feminista" (...).

 POR ADAY QUESADA (*) PARA CANARIAS SEMANAL

 

 


    Con toda la tranquilidad que le permite su convicción de estar tocado por la mano de Dios, el obispo de San Sebastián,  José Ignacio Munilla, la emprendió hace unos días a tortazos dialécticos en contra el movimiento feminista "radical o de género". Y aseguró, sin perder  la compostura,  que  "el demonio ha metido un gol desde sus propias filas a la causa feminista".

 


 

        Desde los micrófonos de "Radio María", una emisora que se  escucha con una nitidez que ya desearían  para sí las radios comunitarias, el obispo Munilla dijo refiriéndose al feminismo que existen dos corrientes dentro este movimiento:  el "femenino", que busca la igualdad jurídica y legal entre hombres y mujeres, y el "radical o de género", que pretende equiparar en todos los aspectos a ambos sexos.

      

 

 

     Desde su honda experiencia vital, el prelado ha llegado a la conclusión de que el "feminismo radical o de género" tiene como "víctima a la propia mujer y a la verdadera causa femenina".

    

 

 

      Y como sucediera en los  negros tiempos del nacional catolicismo, este jerarca de la Iglesia no pudo evitar entremeter al demonio entre los numerosos desvaríos que aquejan al feminismo contemporáneo. "Es curioso cómo el demonio - aseguró - puede meter un gol desde las propias filas. El feminismo, al haber asumido la ideología de género, se ha hecho una especie de 'hara kiri' " precisó con inmensa soltura, como si hubiera constatado personalmente las andanzas del malvado personaje bíblico.

    

 

 

          Con el deliberado propósito de dañar la celebración del 8 de marzo, día de la mujer trabajadora, el clérigo  agregó que el aborto se ha convertido en un "genocidio femenino", ya que en países como China, que como se sabe la demografía se ha convertido en un auténtico problema con una población de 1300 millones de habitantes, "las prácticas abortivas se utilizan para que  no nazcan mujeres"

 

 

 


         Pero no sólo preocupa al obispo que el mismísimo Lucifer se haya infiltrado sigilosamente en las filas del movimiento feminista. El prelado parece obsesionado también por todo aquello que tenga que ver con el sexo, esa impúdica actividad humana que los miembros de la  Iglesia, pese a condenar su práctica con la amenaza  del fuego eterno, no la han dejado  de ejercitar  clandestinamente en sus colegios, conventos, parroquias…

 

 

 

 

        Como si impartiera doctrina, el prelado declaró, igualmente, que la homosexualidad podía deberse a los “abusos sufridos durante la infancia”, o incluso a la “carencia de una figura paterna” en el caso de los hombres. Si, en efecto, fuera así  la responsabilidad los ministros de la Iglesia  sería inconmensurable, por la implacable práctica de la pedofilia  de sus representantes en los locales religiosos bajo su administración y propiedad.

 

 

 

        El obispo de San Sebastián agregó que cuenta personalmente  con experiencias muy positivas en la "curación" de homosexuales varones. Confesó que él mismo había logrado "curar" a tres personas homosexuales. Aseguró que con uno de sus "pacientes"   llevaba más de un año y medio… “¡y ha cambiado totalmente”.  Al ser preguntado por un locutor de la TV vasca  si  el "enfermo" a su cargo  ya no era homosexual, el clérigo contestó alborozado: “¡ No. Y además ha comenzado con una chica!”.

 


 

 

      El pintoresco obispo Munilla concluyó diciendo que “el drama del momento actual es que la ideología de género ha querido presentar la homosexualidad como una alternativa a la relación natural entre el hombre y la mujer, equiparándola”. Como introducción para inicial el  proceso de "curación", el obispo recomendó el libro del un conocido homófobo estadounidense.

 

 

(*) Aday Quesada es corresponsal de Canarias Semanal en Madrid

 

 

VÍDEO RELACIONADO:

 

 

 

Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
4 Comentarios
Fecha: Sábado, 10 de marzo de 2018 a las 21:32
Dios Hombre, ni se come ni se bebe.
Si en tiempos de cristo no hubiese existido el pan sino los bollos, y no hubiese existido el vino sino la cerveza; ¿ cómo se las hubiese arreglado cristo para hacer esas variaciones o mutaciones, sin variar ni mutar nada con los bollos y la cerveza?.
Fecha: Viernes, 9 de marzo de 2018 a las 14:17
EL cuento se les está acabando.
Eso del demonio, satanás o lucifer ha sido una invención cristiana para a través de los tiempos poder sostener la idea del pecado, y dio a la larga con el invento de los confesionarios y el secreto de confesión que los curas se han saltado en temporadas de dictaduras, como si nada. Exacto como si nada porque nada son los confesionarios sino unos lugares para olerle los bufos al cura parroquiano. Con la imaginaria idea de la existencia del pecado se ha sostenido la iglesia católica y anexas cristianas, para darle la vuelta a la moneda y poner el perdón como base de su poder sobrenatural. Y con la misma llevar bajo palio a genocidas, confesados y comulgados. Nadie ha visto nunca al tal ser maligno, sin embargo lo pintan y dibujan con cuernos y con rabo. LLegando a extremos de verdadera manía, como Rouco Varela con sus exorcismo y los curas que se prestan a tal ignorancia como si fuera una película real. Y no digamos de los supuestos poseídos-as que deberían ir a un psicólogo, pero llaman a los teléfonos de estos arroja demonios...
Fecha: Viernes, 9 de marzo de 2018 a las 09:56
Ezequiel
Estos sujetos son maquinas de propagar el odio y la infelicidad social.
Fecha: Viernes, 9 de marzo de 2018 a las 09:45
Ezequiel
¿ Qué fuman en Radio María ?.

Canarias-semanal.org • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress