Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Martes, 6 de marzo de 2018
Por qué la sarna con gusto no pica

LA "GRAN COALICIÓN" ENTRE SOCIALISTAS Y CONSERVADORES EN ALEMANIA: ¿ UN PACTO CONTRA NATURA?

Guardar en Mis Noticias.

"La socialdemocracia - mantiene "El Lince" en este artículo - ha sido siempre la gran muleta del capitalismo para someter y controlar a la clase obrera, el gran muro que tenía que contener las ansias revolucionarias, si las hubiese, a mayor gloria del sistema capitalista..." Esa es una de las razones por las que los acuerdos para formar un "gran coalicion entre socialdemócratas y conservadores en Alemania no han tropezado con grandes dificultades. "Y mientras, en el Estado español se suspira por acuerdos con el PSOE, o con Esquerra Republicana de Catalunya".

POR  "EL LINCE"

 

 

       La militancia de la socialdemocracia alemana ha votado de forma muy mayoritaria formar una coalición con los democristianos de Ángela Merkel.

 

 

      La socialdemocracia ha sido siempre la gran muleta del capitalismo para someter y controlar a la clase obrera, el gran muro que tenía que contener las ansias revolucionarias, si las hubiese, a mayor gloria del sistema capitalista.

 

 

 

    A finales del siglo XX casi todos los países europeos estaban gobernados por socialdemócratas que alababan al capitalismo y criticaban el comunismo, eufóricos tras la desaparición de la URSS y palmeros en el hundimiento de los partidos comunistas en todo el mundo. Se presentaban a sí mismos como "la renovación del comunismo". Ahora la socialdemocracia, ni siquiera esa, ya no existe.

 

 

       Dicen que Alemania es el país rico de Europa, pero en ese paraíso la tasa de pobreza alcanza el 15% de la población, o sea, 12'9 millones de personas en el país cuya clase capitalista se ha beneficiado más de la UE y de las políticas de ahogamiento al resto de países y pueblos. En las últimas elecciones, los cristianodemócratas y los socialdemócratas recibieron una paliza y los neofascistas se convirtieron en la segunda fuerza del país.

 

 

 

      Con esta excusa, los socialdemócratas salen el apoyo de los cristianodemócratas para volver a infligir nuevos palos a los alemanes a mayor gloria de los capitalistas. Y La Izquierda (Die Linke), a verlas venir y asumiendo cada vez más el discurso socialdemócrata clásico. Que los neofascistas fuesen el partido más votado en la antigua Alemania del Este, feudo hasta ahora de La Izquierda (Die Linke), no parece haberles llamado la atención.

 

 

 

     Puestos a ser optimistas, que no lo soy, la única cuestión positiva que podría, condicional, haber en esta "gran coalición" es que los socialdemócratas alemanes impusiesen un mayor ritmo de construcción al gasoducto Corriente del Norte 2 con Rusia y que presionasen para que se levantaran las sanciones contra este país, comenzando así una "rebelión" contra EEUU. Pero eso, hoy por hoy, no es otra cosa que un sueño.

 

 

 

        A principios de este siglo XX eran 15 los países europeos gobernados por socialdemócratas, al menos de nombre. Ahora sólo quedan cinco: Malta, Suecia, Portugal, Rumanía y Grecia.

 

 

 

       Hasta ayer había uno más, Italia, donde también ha sido derrotada la socialdemocracia representada por el Partido Demócrata, el antiguo Partido Comunista de Italia.

 

 

        El aumento del fascismo, la xenofobia y todo lo demás - que es lo mismo - no significa el cuestionamiento del capitalismo. Todo lo contrario. Lo grotesco sería ahora ver al Partido Demócrata italiano pactar, al estilo de los alemanes, con Berlusconi y sus secuaces en otra "gran coalición".

 

 

 

       Y mientras, en el Estado español se suspira por acuerdos con el PSOE, o con Esquerra Republicana de Catalunya.

 

 

 

       Y mientras, siniestros personajes como Tsipras, que ya hizo el ridículo hace unos meses apostando por la "gran coalición" de Alemania, vuelve a hacer gala de su masoquismo.

 

 

         Este payaso está cada vez más satisfecho con la posición del SPD y se alegra de que la troika imponga aún más "reformas", como el cuestionamiento y destrucción del sistema de pensiones o el cuestionamiento del derecho de huelga, como ha hecho él en Grecia. ¿De verdad se cree eso de que ahora se van a oponer a la "austeridad"?

 

 

    Ya dije que sarna con gusto no pica. Ahora añado que, además de la sarna, debe satisfacer mucho el masoquismo.

 

 

 

 

EL TERRITORIO DEL LINCE

 

 
 
Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
Canarias-semanal.org • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress