"/>
Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Lunes, 5 de marzo de 2018
Los internautas contestan de forma furibunda al político "socialista"

CASIMIRO CURBELO, EL HOMBRE QUE "SE MEABA EN LAS PUTAS", SE VUELVE FEMINISTA

Guardar en Mis Noticias.

El pasado domingo, la la prensa local de Tenerife daba la noticia de que "Curbelo" había recibido varios "zascas" internaúticos después de mostrar su apoyo a la iniciativa feminista a través de su cuenta de Twitter, afirmando que “aún queda mucho por hacer para desterrar la desigualdad” (...).

Por ARTURO INGLOTT PARA CANARIAS-SEMANAL.ORG.-

 

 

   En estos días no he podido dejar de recordar el famoso episodio del destacado dirigente socialdemócrata  alemán August Bebel (1840-1913) que, tras ser aplaudido por la derecha después de pronunciar un discurso en un debate parlamentario se detuvo y se preguntó: “¿Qué has dicho, viejo imbécil, que la canalla te aplaude?”

 

 

 

 

   Esta anécdota fue invocada en muchas ocasiones por Lenin, para referirse a aquellos izquierdistas que son alabados por la derecha cuando asumen  sus posiciones o repiten argumentos que favorecen a sus enemigos, pero no suelen hacer gala de la lucidez que sí demostró Bebel.

 

 

 

 

    Y no he podido dejar de recordar este episodio, insisto, al comprobar el carácter de algunos personajes e instituciones que han expresado su apoyo a la convocatoria de Huelga Feminista - o solo “paro de dos horas” - del próximo 8 de marzo. Incluso empresas tristemente conocidas por su persecución del sindicalismo como el Corte Inglés o Inditex - el emporio de Amancio Ortega levantado sobre la superplotación de las mujeres y niñas del Tercer Mundo - han manifestado públicamente que "darán libertad a las mujeres que quieran participar en la huelga feminista". ¿Extraño, no?

 

 

 

 

     Desde luego, no han faltado excelentes análisis críticos acerca de esta convocatoria, efectuados por colectivos o secciones feministas de organizaciones como Red Roja o el Encuentro Comunista, que han advertido sobre el error y las consecuencias de aceptar sus  planteamientos exclusivamente de género, y  "transversales", que ocultan el antagonismo de clase irresoluble que existe entre las mujeres trabajadoras y las burguesas.

 

 

 

 

 

   Sin embargo, la hegemonía ideológica que mantiene la socialdemocracia vergonzante en nuestro país, y en toda Europa, explica que incluso entre la mayoría de las organizaciones que se pretenden "transformadoras" o de "izquierdas" estas acertadas críticas hayan sido ignoradas y sean muy pocas las que se pregunten - como habría hecho el viejo Bebel- "¿qué estaremos haciendo mal cuando nos apoyan estos canallas?".

 

 

 

   Partiendo de  semejante confusión ideológica, es también comprensible que tales apoyos se interpreten solamente en base a sus [Img #53051]aspectos más superficiales. Como, por ejemplo, el cinismo demostrado por personajes como el presidente del Cabildo de La Gomera, Casimiro Curbelo (ASG).

 

 

 

      Así lo hacía este mismo domingo la prensa local de Tenerife, al dar la noticia de que "Curbelo" había recibido varios "zascas" internaúticos después de mostrar su apoyo a la iniciativa feminista a través de su cuenta de Twitter, afirmando que “aún queda mucho por hacer para desterrar la desigualdad” y haciendo un “llamamiento a la sociedad en general para que se una a estas movilizaciones en busca de una sociedad más justa”.

 

 

 

   Los autores de los "zascas" que respondieron a Curbelo le recordaron, con toda razón, el episodio de matón barriobajero que acabó en Madrid con el entonces senador ante la policía, en el año 2011, después de visitar un prostíbulo al que había llevado a su hijo para “celebrar” un final de curso.

 

 

 

 

   Allí, según relataron  los testigos a la policía,  después de que su hijo se propasase con algunas de las prostitutas el presidente del Cabildo gomero se negó a pagarles, gritándole al dueño: "Yo me meo en las putas, yo no pago a las putas".

 

 

 

 

     Expulsado del prostíbulo por su actitud agresiva, Casimiro Curbelo se fue directamente a una comisaría cercana donde exigió que los agentes se personaran de inmediato en la "sauna". Cuando éstos le contestaron que interpusiese una denuncia, el senador arremetió contra ellos con la prepotencia típica de quien está acostumbrado a ejercer como cacique absoluto de su isla.

 

 

 

  "Son unos terroristas, borrachos, hijos de puta, sinvergüenzas".  "Soy senador y voy a ir uno por uno a por vosotros, voy a acabar con vuestras carreras, que estáis pagados por los putos fachas del partido popular. Sois unos putos vendidos"  -les espetó, deseándoles que "se murieran de un cáncer".

 

 

 

         Como se verá, todo un "angelito" el político que el próximo 8 de marzo saldrá posiblemente a las calles a defender "los derechos de la mujer" como un “compañero” más entre ellas. Más nos valdría a todos - y a todas - tener siempre muy presente a aquel alemán decimonónico llamado August Bebel.

 

 

Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
1 Comentario
Fecha: Domingo, 4 de marzo de 2018 a las 23:28
Horacio
El 8 de Marzo amenaza con convertirse en un patético circo con sus payasos, trapecistas, enanos saltarines y mujeres barbudas incluidas.

Canarias-semanal.org • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress