Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Martes, 27 de febrero de 2018

NMAS1: La Amazonía estaría acercándose al punto del colapso y podría convertirse en una sabana

Guardar en Mis Noticias.

 

Resultado de imagen de La Amazonía

 

 

 

 

    Durante años la Amazonía ha estado sufriendo el impacto de la actividad humana. Pero de acuerdo con un nuevo estudio publicado en la revista Science Advances, es posible que estén llegando a un punto de crisis. Si la deforestación supera el 20% de su extensión original, la selva amazónica habrá alcanzado el "punto de no retorno".

 

 

    En el estudio, los científicos de Naciones Unidas, Thomas Lovejoy y Carlos Nobre se propusieron establecer concretamente ese punto de no retorno, así como identificar de manera concreta lo que debe suceder para alcanzarlo. Básicamente, querían saber hasta qué punto podía progresar la deforestación antes de que el ciclo del agua de la selva se revirtiera afectando a los ecosistemas dentro de ella.

 

 

    "Si el clima cambia (por la deforestación o el calentamiento global) existe el riesgo de que más del 50% del bosque amazónico se convierta en una sabana degradada", dijo Nobre a Euronews, enfatizando que en los últimos 50 años, la deforestación ha llegado a cerca de 17% de la vegetación del Amazonas. Según sus estimaciones, solo tomaría un 3% adicional para hacer que la selva no sea sostenible.

 

 

    "Creemos que el curso sensato no es solo restringir estrictamente la deforestación, sino también construir un margen de seguridad contra el punto de inflexión de Amazon, reduciendo el área deforestada a menos del 20%", dijeron los autores. "No tiene sentido descubrir el punto de inflexión preciso al inclinarlo".

 

 

    Si bien la deforestación plantea un riesgo inminente y grave para la Amazonía, no es la única amenaza para estos ecosistemas. El cambio climático y el uso del fuego también juegan un papel importante en la ruina en curso de esta región. Además de potencialmente diezmar lo que queda de la selva, la degradación del ciclo del agua también tendrá un impacto severo en la población humana de la región.

 

 

    Como se sabe, la selva amazónica es el bosque pluvial más grande del planeta y se extiende por ocho países, entre ellos Perú, Brasil, Bolivia, Colombia, Ecuador, Venezuela, Suriname y las Guayanas. Contiene 1,4 mil millones de acres de tierras forestales, más de 6.500 kilómetros de ríos y una de cada 10 de todas las especies del planeta, incluidas 400 especies de plantas y animales recién descubiertas.

 

 

    A pesar de esta sombría predicción, aún no hemos llegado al punto de no retorno. El tipo correcto de intervención humana podría ayudar a alejar el bosque de la muerte inminente, pero a la luz de la destrucción que ya se ha hecho, y la velocidad de su continuación, ponerle fin no será fácil. Por ejemplo recientemente se supo que la construcción de 400 represas podría suponer el fin del pulmón de la Tierra.

Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
Canarias-semanal.org • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress