Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Lunes, 5 de febrero de 2018
Convierten el "delito de odio" en una "acusacion chicle"

MECÁNICO ACUSADO POR "DELITO DE ODIO" POR NEGARSE A ARREGLAR LOS COCHES DE LA POLICÍA NACIONAL

Guardar en Mis Noticias.

Un mecánico de Reus, Jordi Perelló, fue denunciado por presunta "incitación al odio" por negarse a reparar el vehículo particular de una agente de la Policía Nacional. Según explicó el propio Perelló, la agente en cuestión le llamó el pasado miércoles para pedirle que le arreglara su coche. Pero el mecánico se negó en rotundo porque "después de lo sucedido el 1 de octubre, sus principios"

      Quienes todavía tengan dudas sobre el gradual, pero vertiginoso, proceso de autoritarismo del llamado "Régimen del 78" podrán comprobar cuán equivocados están si prestan atención a la insólita noticia publicada el pasado fin de semana por "El Periódico", de Cataluña.

 

 

 

       Un mecánico de Reus, Jordi Perelló, fue denunciado por presunta "incitación al odio" por negarse a reparar el vehículo particular de una agente de la Policía Nacional. Según explicó el propio Perelló, la agente en cuestión le llamó el pasado miércoles para pedirle que le arreglara su automóvil. Pero el mecánico se negó en rotundo porque "después de lo sucedido el 1 de octubre,  sus principios"  no le permitían proceder a tal arreglo. Le dijo que "posiblemente ella fuera una buena persona", "pero que el silencio que habían tenido los hacía cómplices y en mi casa no eran bienvenidos”.

 

 

 

      Poco después, según ha dicho, lo llamó un hombre diciéndole “que era un mierda” y que le “rompería la cara”. Al rato, añadió, se presentó el marido de la agente, que es un mosso d´esquadra,  y lo acusó de ser un “racista”.

 

 

 

       Poco después, dos patrullas de la policía catalana se personaron en su taller con el propósito de "indagar". Y la comisaría de Reus lo citó para que compareciera el pasado jueves en la Jefatura, en la que fue acusado del  delito de "incitación al odio". Perelló se presentó en  el establecimiento policial acompañado de su abogado, y se acogió a su derecho a no declarar.
 

 

 

 

 

 


 "Tengo todo el derecho a elegir el trabajo"

 

 

 

     Perelló ha argumentado que tiene "todo el derecho a elegir el trabajo" y ha considerado que lo ampara el Real Decreto que regula la actividad industrial y de prestación de servicios en los talleres de reparación de vehículos automóviles, de sus equipos y componentes: "A mí no me puede obligar nadie a hacer un trabajo que no quiero hacer. No promociono ningún odio, sólo he tomado una decisión personal",  aseguró .

 

 

 

 

      Perelló confía en que el caso no vaya a más y que el juez "tenga un mínimo de sentido común y entienda que, dentro de nuestra libertad, podemos elegir con quien tenemos una relación laboral y con quien no". Perelló ha asegurado que, desde que se ha hecho público su caso, ha recibido mensajes de apoyo: "Pasan con el coche tocando el claxon y animándome, y mucha gente pregunta dónde está mi taller para traer el vehículo"- dice.

    
 

 

EL PARADÓJICO  "DELITO DE ODIO"

 

 

     El llamado "delito de odio" o de "incitación al odio" lo está utilizando la policía y el resto de las fuerzaS de seguridad del Estado como una acusación clicle, que se estira cuanto se quiera y se pega a cualquier parte. Con ello facilitan la apertura de causas contra aquellos que manifiesten disconformidad o rebeldíaCuando esta figura se  tipificó como delito tenía como propósito la protección de las minorías  socialmente discriminadas por motivos de religión, raza, sexo y otros. Lo que parece estar sucediendo es que el Poder Ejecutivo y el Judicial, dependiente del primero, son quienes "interpretan" a quién se debe aplicar este novísimo delito. El llamado "delito de odio", está siendo aviesamente utilizado, pues,  para proceder en contra precisamente  de parte de aquellos  sectores sociales  y políticos a los que se pretendía proteger.

 

 

       ¿Llegarán a estar pronto perseguidos por la ley también aquellos que "sientan odio por la injusticia", "odio contra los déspotas" u "odio de clase"? Tal y como va el ritmo de las acontecimientos en este país, ello se ha convertido en algo muy posible.

 

Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
Canarias-semanal.org • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress