Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Lunes, 5 de febrero de 2018
Cien niños muertos a mano de sus protectores y cuidadores entre 2012 y 2017

LO QUE SAVE THE CHILDREN NO CUENTA SOBRE LA VIOLENCIA CONTRA LOS NIÑOS (VÍDEO)

Guardar en Mis Noticias.

La ONG Save the Children ha lanzado la campaña '#Losúltimos100', en la que muestra las historias de un centenar de niños muertos desde 2012 tras sufrir violencia de género, escolar y abusos sexuales, y con la que urge a poner en marcha - recuerda nuestro colaborador Cristino Gómez Naranjo - una ley para la protección de la infancia (...).

  Por CRISTINO GÓMEZ NARANJO PARA CANARIAS-SEMANAL.ORG.-

 

 

 

 

   La ONG Save the Children ha lanzado la campaña '#Losúltimos100', en la que muestra las historias de un centenar de niños muertos desde 2012 tras sufrir violencia de género, escolar y abusos sexuales, y con la que urge a poner en marcha una ley para la protección de la infancia. Por supuesto, no tenemos nada que objetar a dicha campaña, que podría ayudar a la ciudadanía a tomar conciencia sobre la situación de la infancia en nuestro país. Además, en la medida en que se hable sobre el maltrato a la infancia el sufrimiento de ésta se visibiliza. Tratar de tomar conciencia sobre el dolor de los niños/as humaniza a una sociedad que se pliega a normas y reglas que de humanas tienen muy poco.

 

 

 

   Pero como en casi todo, a veces se nos escapa o no vemos lo que los datos y estadísticas no nos dicen.

 

 

 

   Resulta dramático que - según los datos aportados por Save The Chlidren - murieran 100 niños en este país entre el año 2012 y el 2017 a manos de sus cuidadores y protectores o que en el año 2016 se registraran 37.495 denuncias por actos violentos hacia niños/as.

 

 

   Pero aún más dramático y trágico es que estas cifras no reflejan ni explicitan la estructura económica, socio-política y cultural que genera este  maltrato a la infancia.

 

 

  Las cifras indican la cantidad y el número de infantes, pero tras cada uno de esos datos estadísticos se esconde un rostro infantil, una cara y un niño/a que sufre, y al que le duele su sufrimiento.

 

 

   Las cifras no hablan y apenas dicen nada sobre las causas y razones estructurales que hacen que la violencia y el maltrato sobre los niños y niñas permanezca y se reproduzca en este país. Los números son fríos, las muertes de los niños/as no.

 

 

  ¿Qué  sucede cuando, aun conociendo el dato, la violencia sobre los niños continúa? ¿Es una cuestión de que mueran 100 ó 1000? ¿Es cuestión de tener datos-informativos de los niños/as, o tal vez de tener y mantener aptitudes transformativas sobre la cruda realidad de la infancia?

 

 

  Si disponemos de las cifras sobre lo que ocurre en España, con los niños y niñas, y esa realidad estadística permanece inalterada, ¿no será que tal vez no nos importa tanto la infancia? ¿O  tal vez nos importa solamente a nivel estético?

 

 

  ¿No podría suceder que la sociedad, con sus creencias y valores culturales, acepte y acoja el maltrato a la infancia? ¿Podemos decir una cosa y hacer justamente la contraria?

 

 

  Quizás vivimos y convivimos en un mundo y una realidad de “Apariencias”. Probablemente a nivel socio-cultural practiquemos el código de la doble moral.

 

 

   Tal vez vivimos en una sociedad en la que los valores, creencias, mitos y el poder son instrumentos y argumentos al servicio de la misoginia machista. Tal vez la "igualdad en la diferencia" es solamente una argucia o máscara del poder machista, para hacer creer y aparentar que se  cuida y protege al vulnerable. En este caso a los niños. Tal vez, tanto en el fondo como en la superficie la preocupación por estas víctimas no sea  más que un simple y sencillo ejercicio de simulación.

 

 

  Los datos de la campaña de Save the Children sobre la infancia en España resultan escalofriantes y espeluznantes. Son lo suficientemente elocuentes, como para exigir una movilización social que transformase la  realidad infantil en nuestro país. Sin embargo, dicha realidad permanece igual.

 

 

   Y es que de lo que no habla la campaña de  “Save the Children” ni los datos estadísticos que ésta maneja es del poder de la minoría que somete y humilla a la mayoría. De cómo se confeccionan normas y leyes que desde su misma creación piensan en no cumplir. Normas y leyes que les protejan a ellos y violenten a los niños y niñas de este país.

 

 

  Los datos y cifras ofrecidos por Save the Children nada dicen ni mencionan sobre la estructura y raíz que mantiene la violencia infantil. Y esa raíz no es otra que la de la instrumentalización, machismo y poder que unos poco tienen y aplican a las mayorías, entre las que se encuentran los niños.

 

 

    Una sociedad como la capitalista, que explota y humilla, se imposibilita a sí misma para ver el dolor y el sufrimiento de sus congéneres. Una sociedad así solo ofrece datos y no soluciones humanas.

 

 

   Por ello no basta con promulgar una “Ley contra la violencia infantil”, que en cualquier caso estaría bien. Hay que ir mucho más allá y transformar la sociedad de manera integral. Transformar su base y los valores y sistemas de creencias que sostienen la violencia, pues no hacerlo conlleva aceptarla y convivir con ella.

 

 

   Si establecemos normas y leyes pero las personas permanecemos en las mismas creencias, poco avanzamos. En tal estado más bien establecemos normas y leyes para no cumplirlas. Lo que hay que cambiar y transformar radicalmente son los valores y creencias sobre la infancia.

 

 

   Aplaudo la campaña de Save the Childrern, pero mucho más hubiese aplaudido si ésta hubiera aportado algo y hablado sobre los datos estadísticos que reflejan las estructuras de poder y  los sistemas de valores que alienan a las personas. Entre ellas a los niños y niñas.

 

 

  Las leyes están bien, pero la transformación de la sociedad y de las personas está mucho mejor.

 

 

 

[Img #52147] (*) Cristino José  Gómez Naranjo. Psicólogo y Terapeuta Familiar con una experiencia de treinta años en el trabajo en Servicios  Sociales de atención a la infancia y la familia. Ha publicado diversos artículos en la Revista de la Federación Española de Asociaciones de Terapia  Familiar, ha participado en congresos y jornadas a nivel autonómico y estatal sobre infancia e impartido formación a trabajadores sociales, educadores y psicólogos de la red municipal de Las Palmas de G.C. de los equipos de intervencion familiar.

 

 

 

VÍDEO RELACIONADO:

 

Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
1 Comentario
Fecha: Martes, 6 de febrero de 2018 a las 14:19
cora
Habrá que preguntales a estos socios de la Open Society de Soros, por qué están implicados o son sospechosos, en el transporte marítimo migratorio en el Mediterráneo tal y como están siendo investigados por la Fiscalía de Catania ...Muchos niños van con sus padres hasta Libia para intentar llegar a las costas italianas...¿cuántos niños habrán muerto en estas travesías organizadas por las mafias de la OTAN? esto tampoco lo denuncian...Ni lo hicieron antes cuando defendieron la intervención en Libia, cuyos informes todas estas ongs predispusieron, con la complicidad de la prensa imperialista, la destrucción del gobierno de La Jamahiriya y su sistema que promovía éxitosamente los derechos y el desarrollo humano catalogado como de los más importantes del continente africano...

Canarias-semanal.org • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress