Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Jueves, 1 de febrero de 2018
La «Entente cordiale» franco-británica

¿PODRÍA SALIR FRANCIA DE LA UNIÓN EUROPEA? Y ¿A CAMBIO DE QUÉ?

Guardar en Mis Noticias.

Estamos viviendo drásticos cambios en la correlación de fuerzas a nivel internacional. La mayor parte de las veces, durante su gestación, estas transformaciones pasan desapercibidas, se van produciendo poco a poco. El conocido comentarista político francés Thierry Meyssan apunta en este artículo cuál es el el rumbo que está tomando la recomposición de los bloques imperialistas en nuestro planeta . Valdría la pena prestar atención a esos cambios, aunque sólo sea por lo que nos va en ello.

Por Thierry Meyssan

 

 

 

      En 2010, el primer ministro británico David Cameron y el presidente francés Nicolas Sarkozy decidieron unir las «fuerzas de proyección» del Reino Unido y Francia [1]. La fórmula «fuerzas de proyección» en realidad designa a las antiguas tropas coloniales.

 

 

       El Tratado de Lancaster House incluía varios anexos, entre los que aparecía la realización de un gigantesco ejercicio conjunto designado Southern Mistral. Meses más tarde aquel ejercicio se convirtió en una verdadera movilización de las «fuerzas de proyección» en una guerra real contra Libia, que se denominó Opération Harmattan, traducción literal al francés de Southern Mistral [2].

 

 

 

      En aquella época, Washington piloteaba aquella iniciativa anglo-francesa, en aplicación de la estrategia del «liderazgo desde atrás». Eran las tropas británicas y francesas las que salían a escena mientras que Washington, entre bambalinas, les asignaba misiones precisas.

 

 

 

       El Tratado de Lancaster House apuntaba a crear un marco jurídico para intervenciones como la que ya se planeaba contra Libia y a fusionar las fuerzas francesas y británicas en aras de ahorrar fondos y ganar en eficacia. Esa opción constituye una verdadera revolución ya que se trata de instaurar una política exterior común.

 

 

     Pero el impulso adquirido con el Tratado y la expedición contra Libia fue decayendo debido a la inquietud de la opinión pública y de los diplomáticos británicos, causada por la resistencia iraquí frente a la ocupación militar anglosajona [3]. Así que, a partir de 2004, el Reino Unido comenzó a preparar una nueva «rebelión árabe», como la de 1915, que esta vez habría de llamarse «primavera árabe» [4], y posteriormente –en 2013– se negó a bombardear Damasco.

 

 

 

      En este momento, Londres se halla inmerso en la reorganización de su defensa, debido al Brexit, a la negativa de Donald Trump a seguir manipulando el terrorismo islámico y a la implantación rusa en Siria.

 

 

 

     Londres ha comenzado firmando acuerdos bilaterales con Dinamarca, Holanda, Noruega y los países bálticos, acuerdos donde se plantean las bases de posibles acciones comunes para el futuro. Después, comenzó a reorganizar las redes yihadistas del Medio Oriente alrededor de Turquía y Qatar. Facilitó el acercamiento militar entre Turquía, Somalia, Sudán y Chad, y finalmente, apoyándose en el Tratado de Lancaster House, ahora está instaurando una súper «Entente cordiale» con Francia.

 

 

     Aunque el Tratado original negociado entre David Cameron y Nicolas Sarkozy podía parecer sólo una oportunidad de librar la guerra contra Libia, su actual reactivación por parte de Theresa May y Emmanuel Macron es resultado de una decisión sopesada y adoptada con una visión de largo plazo [5]. Esta nueva etapa ha sido negociada por el mentor del presidente francés Macron, que no es otro que Jean-Pierre Jouyet, nuevo embajador de Francia en Londres.

 

 

       El Reino Unido y Francia son miembros permanentes del Consejo de Seguridad de la ONU y disponen, también los dos, de armas atómicas. Juntos, cuentan con un presupuesto militar que sobrepasa el de Rusia en un 30%, aunque es inferior a los de Estados Unidos y China.

 

 

     Al optar por privilegiar su alianza militar con el Reino Unido, Francia se aleja de Alemania, que está preparando su propio rearme y desea asumir el liderazgo de los demás ejércitos europeos [6]. Si este proceso sigue adelante, Francia también tendrá que salir de la Unión Europea, cuya dirección Alemania ya asume de hecho en este momento.

 

 

      Las declaraciones del presidente francés Macron y la creación por parte de la jefa del gobierno británico Theresa May de una unidad militar de lucha contra las «mentiras rusas» [7] anuncian el regreso a un mundo bipolar y la censura contra las noticias provenientes de Rusia.

 

 

    El fin del “matrimonio” franco-alemán para pasar a una «Entente» franco-británica anuncia, por su parte, el regreso a las tan temidas tensiones entre Alemania y Francia.

 

 

 

Fuente Al-Watan (Siria)

 

[1] “Treaty between the United Kingdom of Great Britain and Northern Ireland and the French Republic for Defence and Security Co-operation”, Voltaire Network, 2 de noviembre de 2010.

[2] «Washington contempla el “Amanecer de la odisea” africana», por Thierry Meyssan, Red Voltaire, 23 de marzo de 2011.

[3] “Letter of the 52 Diplomats to Tony Blair”, Voltaire Network, 26 de abril de 2004.

[4] When progressives threat with reactionaries. The British State flirtation wih radical Islamism, Martin Bright, Policy Exchange, 2004.

[5] “UK-France declaration on security and defence 2010”, “UK-France declaration on security and defence 2012”, “UK-France declaration on security and defence 2014”, “UK-France declaration on security and defence 2016”, “UK-France declaration on security and defence 2018”, Voltaire Network.

[6] «Para Berlín valdría la pena asumir el liderazgo de la OTAN», por German Foreign Policy, Red Voltaire, 9 de septiembre de 2017.

[7] «El ejército británico crea una unidad contra la propaganda rusa», Red Voltaire, 24 de enero de 2018.

Thierry Meyssan

Intelectual francés, presidente-fundador de la Red Voltaire y de la conferencia Axis for Peace. Sus análisis sobre política exterior se publican en la prensa árabe, latinoamericana y rusa. Última obra publicada en español: De la impostura del 11 de septiembre a Donald Trump. Ante nuestros ojos la gran farsa de las "primaveras árabes" (2017).

 

Trump, el Gorbachov estadounidense

 

Secretos, mentiras y confusión estadounidenses en el norte de Siria

 

La verdad sobre las «fake news»
Sigue la embestida contra la libertad de expresión

 

Primeros ataques con uso de grupos de drones en un campo de batalla

 

El proyecto francés de reconocimiento de «Rojava»

 

Los artículos de esta autora o autor
Enviar un mensaje

 

Red Voltaire

Voltaire, edición Internacional

Enfoques

En breve

Controversias

Hoja Diplomática

Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
1 Comentario
Fecha: Domingo, 4 de febrero de 2018 a las 12:53
El Buho
Las viejas potencias colonialistas europeas se resisten a perder su papel,por eso hacen ensayos,siempre a la sombra de los gringos para cubrirse las espaldas como en el caso de Libia. Estos les dejan hacer siempre que no vaya en contra de sus intereses;el viejo imperialismo y el nuevo se complementan.

Canarias-semanal.org • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress