Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Lunes, 8 de enero de 2018
"De eso nos quieren convencer a través de los grandes medios de comunicación"

¿ES INEVITABLE EL EMPOBRECIMIENTO DE LOS PENSIONISTAS?

Guardar en Mis Noticias.

Las pensiones por jubilación se pagan, al menos desde el Pacto de Toledo, básicamente con cotizaciones sociales, es decir, con lo que aportan a la Seguridad Social empresas y trabajadores. En el año 2000 - recuerda Luis Pérez Serichol - se creó un fondo de reserva, pensando sobre todo en los años 2040 y siguientes, en los que el número de personas jubiladas crecerá mucho (...).

 

Por LUIS PÉREZ SERICHOL / CANARIAS-SEMANAL.ORG.-

 

 


      Las pensiones por jubilación se pagan, al menos desde el Pacto de Toledo, básicamente con cotizaciones sociales, es decir, con lo que aportan a la Seguridad Social empresas y trabajadores. En el año 2000 se creó un fondo de reserva, pensando sobre todo en los años 2040 y siguientes, en los que el número de personas jubiladas crecerá mucho como consecuencia de la alta natalidad de finales de los 70 y principios de los 80 del siglo pasado.

 

 

 

     Ese fondo de reserva se fue incrementando año tras año hasta alcanzar casi 70.000 millones de euros a finales de 2011, aún cuando la crisis ya llevaba cuatro años de andadura. A partir de ese momento, y coincidiendo con la llegada del Partido Popular al Gobierno, la tendencia cambió radicalmente. Los gastos del sistema pasaron a ser muy superiores a los ingresos y el Fondo de Reserva entró en caída libre, hasta el punto de perder, en sólo 5 años, todo ese capital acumulado. Hoy la Seguridad Social afronta un déficit anual de 15. 000 millones de euros, más de mil millones cada mes, por lo que está, prácticamente, en bancarrota.

 

 

 

       Esta grave situación no es fruto de la fatalidad, ni del cambio climático, ni siquiera de la crisis, sino de una política económica que, consciente y premeditadamente, nos han conducido a ella.

 

 

 

     En primer lugar aprobando una reforma laboral que abarata el despido, y reduce la negociación colectiva a la mínima expresión, dejando a los trabajadores indefensos y provocando la mayor caída de los salarios desde la restauración de la democracia. Y, lógicamente, a salarios más bajos, cotizaciones sociales también más bajas. Por eso, a pesar de que se han alcanzado niveles de empleo similares a los años anteriores a la crisis, los ingresos de la Seguridad Social son muy inferiores.

 

 

 

 

      Por otra parte se carga la financiación de las políticas activas de empleo a la Seguridad Social, es decir, se exime de cotizaciones a las empresas a cambio de contratos indefinidos, las llamadas tarifas planas, de tan dudosos resultados, lo que ha supuesto una caída de ingresos de hasta 4000 millones de euros en algunos años.

 

 

 

 

      Otro factor que ha tenido una influencia significativa en la pérdida de ingresos tiene que ver con la decisión gubernamental de suprimir el subsidio a los parados de larga duración de más de 52 años, con lo que se han perdido unas cotizaciones que venían muy bien al Sistema.

 

 

 

 

      Pero con todo, no es la situación financiera de la Seguridad Social lo único que preocupa a trabajadores y pensionistas. Las dos últimas reformas, la de 2011 de Zapatero y la de 2013 de Rajoy supondrán, si la presión social y las próximas elecciones generales no lo impiden, más años de trabajo y un buen pellizco a las futuras pensiones, la primera, y un inexorable y continuado empobrecimiento de los actuales y futuros pensionistas, la segunda.

 

 

 

 

         ¿Esto es inevitable? ¿No hay alternativa? De eso nos quieren convencer los numerosos artículos que publican a diario los medios de comunicación y que nos machacan con el mantra de que el sistema es insostenible. Claro, que si investigamos un poco, comprobamos que los dueños de esos medios de comunicación son los mismos que los de los bancos que nos quieren vender sus planes de pensiones, de tan dudosa rentabilidad.

 

 

 

(*) Luis Pérez Serichol es portavoz de la Asociación para la Defensa de las Pensiones Públicas de Canarias.

 

Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
3 Comentarios
Fecha: Sábado, 13 de enero de 2018 a las 21:53
José Manuel
En todas las empresas, generadoras, todas ellas de puestos de trabajo desarrollado por personas, se han ido sustituyendo éstas por máquinas, primero tímidamente y después más aceleradamente, a medida que avanza el desarrollo tecnológico y nos acercamos al inevitable estallido de la robotización. Han ido desapareciendo los trabajadores que cotizaban a la S. Social y ya no existe ese ingreso pero... ¿por qué razón la máquina que lo ha sustituido no asume una parte de cotización destinada al mismo fin que tenía la aportación del trabajador? ¿Por qué nadie quiere reconocer que si las máquinas, que han destruido el empleo humano, cotizaran a la Seguridad Social, en la parte que se estime precisa para mantener aseguradas las pensiones, las empresas seguirían siendo rentables y habría más demanda de los productos que manufacturan, sean de la índole que sean? Si la población dispusiera de más dinero, compraría más. Al final revertiría en el beneficio de la propia empresa. Se contribuiría, sino al reparto de la riqueza, sí al reparto del bienestar. ¿Es tan difícil entender esto? Alguno dirá: «Es que la empresa así no sería competitiva». La verdad es que si todas estuvieran afectadas por e
Fecha: Martes, 9 de enero de 2018 a las 15:24
juancho
La mayoría de los pensionistas españoles han vivido en el régimen franquista y pueden considerar que este es una prolongación suave del anterior y por ello pueden sentir miedo a protestar y más tras la promulgación de la Ley Mordaza que los retrotrae a las persecuciones franquistas.
Fecha: Lunes, 8 de enero de 2018 a las 17:45
El cosquillas
- ¿ Qué haces cosquillas?:
- Aquí Mamerta, contando
los eurillos sin mentirijillas
con el 0,25% que están aumentando.
Pero ¡ coño ! las cuentas no valen,
porque sus altos sueldos ¿ de dónde salen?.
- No te irrites, hombre.
- Me cabreo y me recabreo,
esto tiene un nombre
esto es un compadreo
Compadreo entre políticos
y soy poco crítico.
- Ya nos llegará la carta anual
de la seguridad insocial.
- ¡ Eh ! lo mismo de siempre,
estamos saliendo de la crisis;
¡ recoño ! vaya salida larga, que entre.
- Otro añito de sopitas tipo Cáritas
y con los caracoles que tú cogías,
pero claro, antes llovía.
- Con unas lloviznas salen caracoles,
pero ¡ renabos ! yo trabajé para flores
no para carbones.
Te lo digo de otra manera,
que tengo dolores
de ir a coger caracoles
en la cercana ladera.
-Entonces yo iré.
- Y ¿ cuándo tú no puedas
mandamos al ministro, Mamerta?.
Decidido, me haré asaltante
de caminos,
ese es nuestro destino
malsonante.
- Esperemos otro gobierno.
- ¡ Al infierno !
dame la escopeta
y el pasamontañas de invierno,
no somos niños de teta.
¡ Vaya el 0,25% a la pu...mierda !,
vivimos en España la cerda.

Canarias-semanal.org • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress