Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies

Miércoles, 29 de noviembre de 2017
"Mientras agonizaba en la cama las enfermeras se burlaban"

Muere como un perro en un hospital de Estados Unidos (Vídeo)

Guardar en Mis Noticias.

El martes pasado circulaba un perturbador vídeo referido a la muerte angustiosa de James Dempse, un adulto mayor internado en un centro privado de mayores de la ciudad norteamericana de Atlanta (Georgia), mientras estaba al cuidado de un grupo de enfermeras.

 

 

 

 

Por JUAN ANDRÉS PÉREZ RODRÍGUEZ/CANARIAS SEMANAL.ORG.-

 

 

    El martes pasado circulaba un perturbador vídeo referido a la muerte espantosa de James Dempse, un anciano internado en un centro privado de mayores de la ciudad norteamericana de Atlanta (Georgia), mientras estaba al cuidado de un grupo de enfermeras.

 

 

 

    Los hechos tuvieron en este asilo de ancianos en el 2014 cuando el fallecido contaba con 89 años de edad.

 

 

 

    En un momento determinado, el hombre necesitó ayuda, al ser incapaz de respirar y pidió desesperado el auxilio del personal sanitario.

 

 

 

    En un primer momento, el deceso de  Dempse se consideró de “causa natural” dada su avanzada edad. Incluso, sus familiares lo recibieron con resignación.

 

 

    Las enfermeras declararon que habían hecho todo lo posible intentado reanimar sin éxito al anciano.

 

 
 

 

    Sin embargo, un vídeo que salía recientemente a luz  mostró que el paciente no había sido asistido. Las enfermeras ignoraron las repetidas ocasiones en las que Dempsey expresó que no podía respirar. El hombre se ahogó sin recibir respiración asistida.


 

 

 

    Pero más desgarrador es que mientras Dempsey agonizaba en la cama las enfermeras se burlaban insensiblemente tratando de encender la máquina de oxígeno.

 

 

 

    Las sanitarias tardaron una hora en  llamar a emergencias. Para entonces, lógicamente, Dempsey ya había fallecido.


 

 

    Ante la evidencia de las imágenes, la supervisora de las auxiliares admitió que en los primeros momentos no se había practicado ninguna maniobra.

 
 

 

    Después de reconocer los cargos durante la vista oral del juicio en su contra, el abogado de la familia le preguntó a la enfermera: "¿Y cómo se siente viendo esto?"

 

 

 

    A lo cual ésta respondió: “Enferma".

 

 

 

    Y es cierto que es una enferma, producto de una sociedad enferma y que corrompe  hasta lo más íntimo a las personas que la conforman.

 

 

 

    Si reflexionamos en profundidad ante este hecho despreciable e inhumano no podemos hacerlo, efectivamente, haciando abstracción de la sociedad en la que se producen estos acontecimientos: la sociedad estadounidense, el prototipo capitalista por excelencia.

 

 

 

   La llamada “sociedad moderna capitalista” es un sistema productor de mercancías y sujetos. En palabras de Carlos Marx en suIntroducción a la crítica de la economía política de 1857”: “La producción no sólo produce un objeto para el sujeto, sino también un sujeto para el objeto”.

 

 

    De ello se desprende, por  tanto, que el sujeto en el capitalismo es producido no sólo como una “mercancía humana” sino también como un ser deshumanizado tanto física como espiritualmente.

 

 

    En definitiva, la reacción de las enfermeras que dejaron morir al anciano son las  propias de este sistema, que desnaturalizan al ser humano, lo separan de sus semejantes, lo alienan y lo enajenan hasta la frustración más atroz de su existencia.

 

 

 

    Se impone a los individuos una vida desarticulada, reducida a la rueda interminable del extenuante tiempo de trabajo y el efímero tiempo de ocio, con sus correspondientes repercusiones psicológicas,  artífice de monstruosidades como esta.

 

 

    Se trata de una vida en la que al sujeto, desde sus primeros años  en el seno “familiar”, luego en el sistema educativo y finalmente en el ámbito laboral y social, se le escinde del mundo colectivo

 

    El sujeto resultante de esta fragmentación de la vida, generalmente es alguien con poca o nula empatía, puesto que solo se ha procurado vínculos ligados a relaciones afectivas coyunturales y precarias, cuando no virtuales.

 

 

    Un científico de la talla de Albert Einstein, cuando pensó estas cuestiones de la subjetividad humana,  se preguntó: “¿será posible aspirar a comprender el mundo solo por el pensamiento lógico sin tener en cuenta nuestra experiencia vital”.


 

VÍDEO RELACIONADO:

 

Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
2 Comentarios
Fecha: Domingo, 4 de marzo de 2018 a las 04:51
Alfre
Esta hija de **** es anticapitalista,¡ no os confundais! ,es enemiga del sistema.
Fecha: Viernes, 23 de febrero de 2018 a las 07:53
Mijaíl
El imperialismo, el capitalismo del siglo XX, es el último estado inferior de la Humanidad. Donde los seres giran en torno al mercado y la mercancía. Es una necesidad mundial el paso al Socialismo, pues como vemos en cada hecho cotidiano, este Sistema de Castas, nos lleva a la barbarie. Gracias y Salud.

Canarias-semanal.org • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress