Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Jueves, 26 de octubre de 2017
La extrema derecha venezolana se merece el Premio. Están tal para cuál.

PREMIO SAJAROV PARA LA VIOLENTA OPOSICIÓN VENEZOLANA... ¿PARA CUÁNDO EL NOBEL DE LA PAZ PARA RAJOY?

Guardar en Mis Noticias.

POR ADAY QUESADA / CANARIAS SEMANAL

 

 

 

        El Parlamento Europeo llegó a destiempo, con el paso cambiado. El protocolo tiende esas trampas. La Eurocámara había determinado  conceder este año el Premio Sajarov para la libertad de conciencia, nada menos que a la oposición derechista y violenta venezolana. El promotor de la concesión había sido, cómo no, el Partido Popular europeo y el grupo neoliberal de la eurocámara ALDE.

 

 

 

 

       La traducción monetaria del galardón no era mucha. Tan sólo 50.000 eurillos. Pero la finalidad del Premio no era el metálico. Su principal objetivo consistía en tratar de sacar a la extrema derecha venezolana del profundo atolladero en el que  la han dejado los resultados adversos de los dos últimos comicios.

 

 

 

 

        Lo que hubiera venido después del Premio ya nos lo podemos imaginar: campañas de prensa y televisión, entrevistas a los personajes de la pobrecita "oposición democrática", artículos de sesudos analistas políticos, airadas soflamas de tertulianos profesionales, rimbombantes declaraciones institucionales a cargo de portavoces institucionales de la Europa ultraconservadora, etc. etc... Y, ¡ah!,  el regocijo festivo de un "democrático" Mariano Rajoy que a diferencia del "dictador" Nicolás Maduro, no dudó en soltar a una furiosa jauría  represiva sobre  aquellos que pretendian participar pacificamente con su voto en un referendum tan "ilegal", por cierto,  como el que habia celebrado la oposición derechista venezolana unas semanas antes.

 

 

 

 

       Pero las cosas salieron mal. No se pudieron calcular los tiempos. Hace apenas dos días, la unidad  oposición derechista venezolana que Europa quería poner en valor explosionó, saltó hecha trizas, se desintegró, se convirtió en fosfatina.


 

 

 

 

 

        En realidad se trataba de un hecho cantado. Pese a las tremendas dificultades inducidas - y tambien resultantes  de un proyecto politico incompleto - por las que atraviesa la economía venezolana, la derecha política en ese país carece del mas mínimo arraigo popular. La gente les ve el plumero. Saben lo que se proponen. Sus propuestas están profundamente lastradas por una larga trayectoria histórica, que se remonta mucho más atrás de la llegada de Chávez al poder. Son hampones que estan convencidos de que Venezuela era un filón inagotable de riqueza del que sólo ellos son  propietarios.

 

 

 

 

 

        
     Esa ha sido la razón, y no otra, por la que los esfuerzos de la oposición derechista hayan estado siempre orientados hacia dos objetivos esenciales:  crear focos violentos en el interior, que centraran la atención foránea en Venezuela; y en  crear escenarios de cartón piedra hacia  el exterior que difundieran la idea en el mundo de que el sistema politico venezolano  no iba a durar dos lunas más. Por eso, en cuanto ambos propósitos se han visto barridos por  la contundencia de la masiva participación popular  en las dos últimas convocatorias electorales, ni siquiera la poderosa artillería mediática internacional  ha servido para mantenerlos unidos. La evidencia arrolladora de las elecciones los puso en ridículo, los dejó con el culo al aire, dando manotazos contra no se sabe quien.  Y  la división en sus filas se convirtió, pues, en un hecho irreversible .

 

 

 

 

 

 

           Esta misma semana, el representante más significativo de la amalgama de grupúsculos que significaba  la Mesa de Unidad Democrática (MUD),  Henrique Capriles Radonski, anunció su abandono de la coalición de partidos opositores a la que pertenecía.


 

 

 

 

       Capriles es un acaudalado empresario que ha sido candidato a la presidencia de Venezuela  en varias oportunidades . Pese a que nuestro inefable Pablo Iglesias se atreviera a  incluirlo dentro de la "derecha civilizada" venezolana, la realidad es bien distinta. Se trata de un virulento ultraderechista, cuyos modos y maneras quedaron evidenciados en el año 2002, durante el golpe derechista contra Hugo Chávez, cuando encabezando a una turbamulta anticomunista  pretendió no dejar piedra sobre piedra en  la embajada  cubana en su país.


 

 

 

 

 

        Capriles Radonski había sido hasta hace una semana el gobernador del Estado de Miranda.  Pero en las últimas elecciones a gobernadores regionales,  el pimpollo  de las clases hegemónicas burguesas  perdió su mandato institucional.

 

 

 


 

         A su colérica salida de la MUD, Capriles manifestó que la derrota se había producido "porque fuimos a elecciones" . La verdad es que el razonamiento politico de Randonski tiene una cierta lógica . Si no hubieran acudido a las elecciones, alegando que no lo hacían porque en Venezuela había una "dictadura", ello les hubiera permitido continuar con cantinela de la escenificación exterior, a la atenta espera de que Donald Trump se decida a dar  las oportunas órdenes de invasión del país, bien sea con contingentes militares propios  o, tal vez, ajenos.

 

 

 

 

 

       En cualquier caso, somos de la opinión de que un galardón con la entidad que tiene el  Premio Sajarov se lo merece la extrema derecha venezolana. La verdad es que tanto el premio  como los premiados están tal para cual.

Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
3 Comentarios
Fecha: Jueves, 26 de octubre de 2017 a las 19:12
Faustino
Bien dicho, Juana.
Quiero y deseo que las "libertades europeas" se las metan en la profundidad de sus ojetes todos los que siguen creyendo en esa entelequia llamado proyecto europeo.
Fecha: Jueves, 26 de octubre de 2017 a las 18:00
feminista de clase
Mario Benedetti y Daniel vigletti

El hombre se come el pasto

el burro los caramelos

la nieta manda al abuelo

y la sota al rey de bastos

l'agua la llevo en canasto

me duermo debajo el catre

todo lo endulzo con natre

bailo en la tumba del muerto

mentira todo lo cierto

gritaba desnudo un sastre
Fecha: Jueves, 26 de octubre de 2017 a las 16:36
Juana
Irritante, muy irritante ese fumado premio Sajarov, queridos y queridas... creo que lo hacen para eso, para irritar a los verdaderos demócratas y luchadores de la libertad, no se entiende otra cosa. Mis hijitos, ese irritante y fumado premio a los guarimberos políticos venezolanos lleva a la conclusión que la naturaleza reaccionaria del proyecto europeo es evidente y clara. El izquierdista que siga chiflado con las "libertades europeas" es que un pobre reformista chiflado profundo... Europa se ha echado a perder gravemente desde 1989. Saludos.

Canarias-semanal.org • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2018 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress