Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies

Lunes, 16 de octubre de 2017
El expansionismo chino ya no es tan “pacífico”

China se convierte en el primer proveedor de armas del Sudeste Asiático

Guardar en Mis Noticias.

La pasada semana la República Popular de China se convertía en el primer proveedor de armas del mercado del Sudeste Asiático, desplazando del citado "pedestal" a Estados Unidos. Una noticia que, sin duda, tendrá escaso eco en los medios corporativos y que, significativamente, no ha generado hasta el momento reflexión crítica alguna en los medios alternativos. (...).

 

   Por JUAN ANDRÉS PÉREZ RODRÍGUEZ/CANARIAS SEMANAL.ORG.-

 

 

 

    La pasada semana la República Popular de China se convertía en el primer proveedor de armas del mercado del Sudeste Asiático, desplazando del citado "pedestal" a Estados Unidos. Una noticia que, sin duda, tendrá  escaso eco en los medios corporativos y que,  significativamente, no ha generado hasta el momento reflexión crítica alguna en los medios alternativos.

 

 

    De acuerdo con una información de la web Sputnik News, después de que Pekín suministrara a Tailandia 28 tanques VT-4 por un valor de 148,5 millones de dólares, “el gigante asiático no solo sustituyó a Ucrania en un pedido que originalmente le correspondía ejercer a ese país, sino que además está ganando cada vez más terreno en un mercado tradicionalmente de EEUU”.

 

 

   Según esta fuente, el anuncio lo dio a conocer  el primer ministro tailandés, Prayuth Chan-o-cha, poco después de su visita a Washington, donde fue recibido por el presidente estadounidense, Donald Trump. 

 

 

  La nota consigna que la adquisición, cuyo objetivo era “modernizar las fuerzas armadas de Tailandia con los tanques T-84 Oplot de producción ucraniana”, se frustró cuando Kiev no pudo cumplir su compromiso, lo que redujo el  envío al país asiático a solo 10 de las máquinas previstas para los últimos 3 años.

 

 

   “Se esperaba –continua explicando la nota de Sputnik News -  que el lugar de Ucrania lo ocupase EEUU, pero el presidente Barack Obama congeló la cooperación militar con Tailandia, por unas supuestas violaciones a la democracia”.

 

 

   "El tono de mentor de Barack Obama en el diálogo con Tailandia le abrió el camino a China para que ampliase los suministros militares a ese país", declaró a Sputnik Elena Fomicheva, la especialista en asuntos orientales de la Academia de Ciencias de Rusia.

 

 

   "Estas compras ayudaron a Tailandia a fortalecer su cooperación con China, y al mismo tiempo a asustar un poco a Estados Unidos, que debe recordar que Tailandia es su aliada", explicó la académica. 

 

 

   Por su parte, para el experto del Centro de Estudios del Sur del Pacífico del Instituto de Problemas Internacionales de China, Shen Shishun, estas adquisiciones de armas chinas “ejemplifica la colaboración común dirigida en la intensificación de las relaciones bilaterales”.

 

 

 

     La valoración de los analistas oficiales de Rusia y China  responde, obviamente, a los intereses y puntos de vista de las elites gobernantes de ambas potencias.

 

 

    Sin embargo, el hecho de que China se haya convertido en el principal vendedor de armas de su zona geográfica, y en uno de los mayores exportadores de armamento del mundo -solo superado por Estados Unidos y Rusia-, solo viene a confirmar la interpretación de estudiosos marxistas de geopolitica que advierten sobre la conversión de este país en un nuevo competidor imperialista en el tablero mundial.  

 

 

    Mientras algunos posicionamientos ingenuos sobre la evolución hacia el capitalismo salvaje del gigante asiático se empeñaban en destacar el carácter “pacífico” de su expansionismo económico, Pekín ha venido aumentando sus exportaciones de material bélico hasta controlar el 6,2% del mercado mundial, alcanzando a países como Turquía, Argentina, Egipto o Arabia Saudí.

 

 

   El acelerado crecimiento de la industria militar china no es casual, ni producto de decisiones coyunturales de sus mandatarios que se puedan modificar sin hacer lo mismo con el rumbo de su economía. Constituye, por el contrario,  una tendencia inherente al desarrollo capitalista de este país, a la vez que una necesidad  para cualquier potencia que pretenda disputar a los Estados Unidos la hegemonía del Planeta.

 

 

       Cabe preguntarse, pues, si alguien puede aún caracterizar como un “proyecto socialista” a un modelo que,  además de sostenerse  en la super explotación de la fuerza de trabajo  de millones de chinos, ha pasado también a alimentar la maquinaria de guerra y el armamentismo como motores de un supuesto “progreso” cuyas catastróficas consecuencias socioambientales comprometen nuestra supervivencia como especie.

 

 

    ¿Es posible “olvidar” en la fase superior del capitalismo el papel que juega el militarismo como eje fundamental de la acumulación de capital y cómo son los pueblos quienes alimentan esa máquina infernal con su trabajo y sus vidas?

 

 

Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
3 Comentarios
Fecha: Jueves, 19 de octubre de 2017 a las 16:08
Ernesto
Realmente hay que ser muy necio para defender desde posiciones de izquierda o comunistas el modelo chino de capitalismo salvaje o pretender que aquello es algún tipo de socialismo con características chinas. ¿Conoce XinPing, el "especialista en geopolítica" el grado de superexplotación laboral en el que se ha sustentado el crecimiento económico y el desarrollo tecnólogico chino? ¿Conoce la manera brutal en la que están creciendo las desigualdades en China y la cantidad de nuevos multimillonarios que está generando este modelo que defiende? Hay algunos ciegos que hasta se tragaron que lo que querían los mandarines chinos era desarollar mucho las fuerzas productivas, para luego, después de crear una nueva clase de millonarios, "repartir la riqueza". Realmente la estulticia de algunos no conoce límites, especialmente la de quienes van de "sabelotodo" especialistas y teóricos.
Fecha: Miércoles, 18 de octubre de 2017 a las 12:17
XinPing
Ser un ignorante en geopolítica es lo que tiene dejar artículos tan necios como este. China, de no ser por esa sabia utilización de un partido, dos sistemas, estaría ahora sumida en el feudalismo y, probablemente, a punto de ser conquistada por las potencias coloniales de Occidente.

China tiene muchos defectos, pero ha logrado un desarrollo tecnológico impresionante, de primer orden (infraestructuras viarias sobre todo), abandonando a la que era casi una sociedad agraria y atrasada de hace dos décadas y mirando hacia una China moderna y competitiva. Que pugne con EEUU es un buen síntoma para que el imperio americano vaya cayendo como un castillo de naipes. China no es, ni de lejos, el país "imperialista" que aquí le atribuyen.

Esos estudiosos "marxistas" de la geopolítica son caducos y trasnochados. Viven anclados en el siglo XIX. China no será comunista a la vieja usanza...pero eso es lo que la hace precisamente grande y que sea respetada. De lo contrario ya le habrían hecho una "revolución de color" que hubiera fructificado con éxito...Los chinos forman parte de una cultura ajena a Occidente, son muy sabios como para que vengan "marxistas" de diseño a darles lecciones
Fecha: Lunes, 16 de octubre de 2017 a las 01:15
Juana
No hay romanticismo dentro del capitalismo venga de quien venga, queridos míos. El ultra-militarismo y la venta de armas es esencial dentro de la infernal dinámica imperialista para mostrar musculo y ver quien la tiene más larga, hay que perder la esperanza de un imperialismo reformista y con otras maneras de hacer las cosas, queridos. La deriva de los chinos es muy grave ya que ellos dicen ser comunistas... la están cagando gravemente, han incinerado casi todas las simpatías y esperanzas de los ideólogos socialistas de buen corazón, nada volverá a ser igual. CHINA ha iniciado una larga marcha hacía el terror y el más carroñero imperialismo. Saludos.

Canarias-semanal.org • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress