Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Miércoles, 6 de septiembre de 2017
"Estoy preparado para la guerra civil, para conflictos civiles o para un ataque nuclear de Corea del Norte o de Rusia...""

CÓMO SE ORGANIZA LA EXTREMA DERECHA MILITARIZADA DE EE.UU. (VÍDEO)

Guardar en Mis Noticias.

La ultraderecha estadounidense vive un insólito clima que oscila entre el de una suerte de "pre guerra civil" y una alerta de "guerra termonuclear". Las Milicias paramilitares de ese país se reúnen en lugares apartados los fines de semana, realizando todo tipo de ejercicios castrenses y prácticas de táctica militar. (...)

REDACCIÓN / AGENCIAS

 

 

    La ultraderecha estadounidense vive en un insólito clima psicológico que oscila entre el de una suerte de "pre guerra civil" y una atenta alerta de  "guerra termonuclear". Las Milicias paramilitares se reúnen en lugares apartados los fines de semana, realizando todo tipo de ejercicios castrenses y prácticas de táctica militar.
 

 

 

      Acampan, comen carne a la parrilla... y ensayan ataques militares con fusiles semiautomáticos, previendo la eventualidad   que el gobierno intente venir a arrebatarles sus armas. Vestidos con uniforme y dotados de armamento militar, la veintena de milicianos de la "Georgia Security Force", bajo un  calor  abrumador,  patrullan en equipo a lo largo  del bosque y disparan municiones reales durante  asaltos a  objetivos ficticios. Lo viven con auténtica pasión, como si mañana mismo pudiera producirse una situación similar  contra la que ellos dicen estarse preparando.

 

 


      Con regularidad castrense el miliciano Chris Hill se reúne con sus colegas durante los fines de semana en un remoto bosque del Estado de Georgia, en el corazón profundo del sur de Estados Unidos.

 

 


      "Estoy preparado para la guerra civil, conflictos civiles, un ataque nuclear de Corea del Norte, de Rusia, una invasión extranjera o de mi propio gobierno si opusiera sus armas contra el pueblo con el objetivo de desarmarlo", declara este miliciano de  42 años...

 

 

 

       Su patrulla es una de las 165 milicias  armadas que están en activo actualmente en los Estados Unidos.Contrariamente a lo que pueda suponerse no se trata de un movimiento que cuente con   una dirección central. Están  unidos una profunda desconfianza hacia los gobiernos, así como por la creencia en lo que ellos denominan "libertades individuales", como el derecho al uso de las armas, así como por una consecuente afinidad con el mandatario Donald Trump.

 

 

 

      En sus campamentos militares abundan las banderas de batalla confederadas sureñas, así como la simbología parafascista clásica y alguna svástica

 

 

           "En vez de quedarme en casa y quejarme, sin hacer nada, decidí unirme a un movimiento donde asumo abiertamente quién soy", cuentan por su parte Rooster e Yvette Di Maria, un matrimonio bien avenido de Carolina del Sur, equipados con flamantes uniformes militares y fuertemente armados. Confiesan  convencidos haber encontrado en la milicia una auténtica "familia".

 

 

 

      Rooster cree que el atractivo del grupo reside en "estar con mentes afines, que creen en las mismas cosas, en la Constitución, en el Cristianismo, en hacer lo correcto y tener una buena moral".

 

 

       La pareja confiesa haber estado desilusionados con la política hasta que Trump anunció su candidatura.  A partir de entonces todo cambió. Con él han encontrado a su referencia ideológica. Agregan que se sentían frecuentemente ridiculizados por sus vecinos que los acusaban de racistas y homófobos. Ahora, en cambio, se encuentran con los suyos.

 

 

 

     Las milicias tienen ,además, cometidos concretos. Se encargan de "resguardar la seguridad" en las manifestaciones manifestaciones de la extrema derecha. Custodian los mítines de Trump  para contrarrestar las protestas de grupos antifascistas.

 

 

       "Basta con echar un vistazo a la historia de Estados Unidos para comprobar que estas milicias armadas empezaron actuar de este los inicios de este país, con la llegada de los primeros europeos… Los integrantes de este tipo de movimiento de milicias  son blancos, de clase trabajadora, que aunque no son exactamente pobres, tienen empleos mal remunerados. Ésa es la cantera de la que se nutre Donald Trump ",  explica Carol Gallagher, profesora en la American University de Washington.

 

 

VIDEO:

 

Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
Canarias-semanal.org • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress