Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Miércoles, 9 de agosto de 2017
Un hombre que lucha por su derecho al trabajo

¿A QUIÉN LE IMPORTA VÍCTOR GAMA?

Guardar en Mis Noticias.

Víctor Gama -escribe Núria Martínez López - es un vecino de San Vicente de Alcántara (Badajoz) que lucha por ejercer su derecho al trabajo. A sus 59 años y junto a su compañera Paqui de 57, justo en el ocaso de su vida laboral, se ven abocados a la exclusión (...).

    Por NÚRIA MARTÍNEZ LÓPEZ / CANARIAS-SEMANAL.ORG.-

  

 

  Víctor Gama es un vecino de San Vicente de Alcántara (Badajoz) que lucha por ejercer su derecho al trabajo.

 

 

 

    A sus 59 años y junto a su compañera Paqui de 57, justo en el ocaso de su vida laboral, se ven abocados a la exclusión y casi a la mendiguería si no fuera por algunos vecinos del pueblo que les ayudan con lo que pueden. No tienen empleo  y han agotado la última prestación que percibían, de alrededor de  400 euros, hace un par de meses.

 

 

 

    Víctor está en huelga de hambre, dispuesto a llevarla hasta sus últimas consecuencias. No pide dinero, no solicita caridad, sólo quiere trabajar para poder hacer frente a la vida con dignidad.

 

 

 

    Pero, ¿a quién le importa Víctor Gama? Tenemos un gobierno que se enorgullece de comunicar (rueda de prensa incluida) que ha descendido el presupuesto destinado a prestaciones. Nos lo anuncia como si la causa fuera que las personas encontraron trabajo, pero lo que en realidad nos están diciendo es que miles de familias ya no tienen nada que cobrar, que han agotado todos los subsidios, prestaciones y otros planes miserables. De esto es de lo que se alegran, de ahorrar muchos millones de euros a costa de dejar a miles de familias  desamparadas.

 

 

 

   El gran ahorro nacional pasa por privar a los ciudadanos de vivir con la dignidad necesaria para salir a la calle con propiedad y no como un paria. El gran ahorro se logra aumentando hasta cifras escandalosas la desnutrición y pobreza infantil, porque no vayamos a confundir el estar bien nutridos con estar alimentados. La eficiencia de los planes económicos se miden por abandonar a Víctor a su suerte en la peor etapa de su vida, en la última cuesta que le toca subir.

 

 

 

   Mientras Víctor protesta, se rebela contra el sistema, se manifiesta, grita y patalea alimentado 97 días sólo con líquidos, se rescatan bancos, aeropuertos y un sinfín de disparatados proyectos que nuestros representantes electos y otros elementos afines llevaron a cabo sin resquemor alguno, aún a sabiendas que eran inviables y utópicos.

 

 

 

   Mientras los PGE 2017  olvidan a los desempleados e intensifican la precariedad del empleo, vemos como el presupuesto de Defensa sube un 32%.Mientras miles de familias están pasando las vacaciones en la calle, los que tienen que asumir la gobernación del Estado están desaparecidos, disfrutando de un merecido  descanso tras dejar en la estacada a Víctor y amiles de personas que están en su misma situación.

 

 

 

   A Víctor no se le escucha, no se le tiene en cuenta, él ya no es válido para un sistema que pretende silenciar todos los casos similares al suyo. Al contrario, se le detiene, se le encierra enun calabozo por tres horas e incomunicado, con 75 días de huelga a sus espaldas, por manifestarse de manera pacífica en la puerta de la Asamblea de Extremadura. Eso hacen nuestros políticos ,escarmentar a un hombre que se siente tan indignado como impotente en lugar de perseguir y castigar a los defraudadores profesionales, cuya carrera laboral ha sido el saqueo constante a las arcas públicas y el expolio continuado.

 

 

 

   A quien corresponda: contamos ya con más de dos millones de personas que no cobran ningún tipo de prestación y la pobreza infantil alcanza el 33% .También y de manera sigilosa mueren ancianos a los que no les alcanza la pensión para estar bien atendidos, abandonados en un rincón de su casa, y  que nadie echa en falta si pasan los meses sin que se les vea. En el mejor de los casos el olor a descomposición alertará de su fallecimiento.

 

 

 

   ¿Qué tiene que hacer Víctor Gama para ser escuchado y atendido? ¿Qué tienen que hacer los miles de españoles que como Víctor no ven ningún tipo de alternativa a corto, medio o largo plazo? Por favor, pongan solución a esta gravísima situación y garanticen el derecho al trabajo recogido en su bien amada Constitución.

 

 

 

(*) Núria Martínez López es militante de  Iniciativa Republicana.

Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
1 Comentario
Fecha: Jueves, 10 de agosto de 2017 a las 10:10
maateo
a nadie le importa Víctor, ni a las izquierdas ni derechas ni a nadie... porque el individualismo es la enfermedad crónica de la era nuclear y todos la padecemos, el logro del capitalismo, salvase quien pueda.

Canarias-semanal.org • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress