Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies

Martes, 25 de julio de 2017
Odebrech tropezó con el malecón de La Habana

Cuba vuelve a probar su insobornable dignidad

Guardar en Mis Noticias.

El caso Odebrecht, el multicorruptor de personajes e instituciones latinoamericanas no salpica - explica nuestro colaborador Orlando Ruiz - al gobierno cubano. Las transacciones de las autoridades de la Isla con la constructora brasileña nunca fueron objeto de solicitudes de ventaja por parte de ningún ministro o funcionario del país involucrado en las obras realizadas en el Puerto de Mariel por esta constructora (...).

 

 

POR ORLANDO RUIZ (*) / CANARIAS SEMANAL 

 

 

         Desde hace apenas dos años un escándalo de corrupción caracterizado por el involucramiento de políticos y funcionarios públicos de  - hasta ahora - 12 naciones en dos continentes ha puesto en tela de juicio la probidad de altos ejecutivos e incluso presidentes, particularmente en América Latina.

 

 

 

       Debido a las concesiones hechas a la constructora brasileña Odebrecht, a cambio de beneficios, hoy numerosas autoridades gubernamentales en la región están sometidas a procesos legales o han sido destituidas, en medio de una purga que siembra la duda de sí existe tras esta caja de pandora destapada una mano siniestra que accionó su cierre para soltar los demonios capaces de quitar del camino a obstáculos que estorban a las políticas imperiales.

 

 

 

        Tras una investigación sacada a la luz en diciembre del 2016 se pudo conocer que Odebrecht, una de las mayores compañías constructoras de Suramérica, había sobornado a funcionarios de Estados Unidos, Argentina, Colombia, Ecuador, Guatemala, México, Panamá, Perú, República Dominicana, Venezuela, Angola y Mozambique.

 

 

       Odebrecht obtuvo negocios y licencias en estos países para ejecutar importantes obras públicas.

 

 

        En Cuba, la constructora brasileña ejecutó también un encargo constructivo de gran embergadura (900 millones de dólares) en el puerto de Mariel, una zona especial de desarrollo que debe convertirse en la mayor plataforma de operaciones industriales, marítimas y comerciales del Caribe una vez alcanzados su pleno aprovechamiento y capacidad.

 

 

        No han faltado en medio del escándalo resultante de los sobornos de Odebrecht opiniones mal intencionadas referidas a la posibilidad de que el accionar de esta empresa en la Isla, a partir de acuerdos entre la administración del ex presidente Luiz Inácio Lula Da Silva y el gobierno cubano, haya estado sujeto a concesiones de ministros y otros funcionarios a cambio de favores a la constructora que hacía partícipes de la corruptela a cuantos entraban en su juego.

 

 

      Al respecto el diario Juventud Rebelde  publicó en su edición del viernes 7 de julio del 2017 declaraciones ante la justicia de su país del ex CEO de la constructora, Marcelo Odebrecht, en las que exime a Cuba de esta práctica corrupta. El rotativo se remite a lo expresado por el blog digital del gigante brasileño O Globo y la réplica de esta información en el uruguayo Caras y Caretas y el blog cubano La pupila insomne, entre otros.

 

 

         Las revelaciones del ex presidente de Odebrecht llegan al punto de detallar que la corrupción en Cuba es “borde cero”, lo que sería comprobado por el hecho de que los ministros llevan una vida sencilla, escribió en su blog O Globo sobre la honestidad de Cuba, según cita JR.

 

 

      Caras y Caretas tituló en su edición digital: El caso Odebrecht no salpica al gobierno cubano y reseñó palabras del propio Marcelo Odebrecht en las que asegura: que su empresa nunca recibió solicitudes de ventaja por parte de ninguna autoridad cubana en las obras realizadas en el Puerto de Mariel. El sitio uruayo cierra su despacho con una afirmación: “Las transacciones del gobierno con la constructora brasileña fueron limpias”.

 

 

 

 

        Las revelaciones del principal ejecutivo de Odebrecht y los comentarios aparecidos en numerosos medios informativos de distintos países referidos a la postura de Cuba frente al accionar corruptor de este consorcio, confirman de manera rotunda, una vez más, que pese a las dificultades económicas resultantes del bloqueo económico, comercial y financiero impuesto por  Estados Unidos, la Revolución social que Fidel Castro convirtió en paradigma de la dignidad del hombre continúa su curso inalterable.

 

 

 

 

         A Cuba no se le debilita con  el malsano contagio del soborno  ni tienen efecto sobre este pueblo bravuconadas y amenazas como las proferidas hace poco entre ladridos retrógrados por el emperador estadounidense de turno.

 

 

 

 

            Hoy más que nunca, la limpieza de la administración pública cubana, la probidad de sus dirigentes, la ética y firmeza prevalecientes entre su militancia política y en la mayoría aplastante de los ciudadanos del país que han hecho suyas las banderas de la honradez y la justicia social que Fidel hizo flamear frente a los muros del Moncada y en las arenas de Playa Girón, se alzan como su principal fortaleza.

 

 

 

 

[Img #50136] (*) Orlando Ruiz Ruiz. periodista y escritor cubano y colaborador de Canarias Semanal.org.

 

 

 

 

 

 

 

Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
Canarias-semanal.org • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress