Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Miércoles, 12 de julio de 2017
"Cuando no es revolución, ni siquiera es Thermidor, es simplemente farsa lo que le sucede"

NO BAJARON DE LOS CERROS A DEFENDER EL PROCESO BOLIVARIANO

Guardar en Mis Noticias.

"El criminal Leopoldo López está ya en libertad..." - escribe Marat en este artículo - Lo de menos es que este hecho se haya producido por orden del Tribunal Supremo venezolano o por orden del Presidente Nicolás Maduro".

   Por MARAT / CANARIAS-SEMANAL.ORG.-

 

 

 

   El criminal Leopoldo López está ya en libertad. Lo de menos es que este hecho se haya producido por orden del Tribunal Supremo venezolano o por orden del Presidente Nicolás Maduro. Salvo la mayoría parlamentaria de la oposición fascista, la práctica totalidad de los órganos del país habían sido elegidos en su día por parte de la mayoría política bolivariana que se había sustentado en la voluntad transformadora de las clases populares.

 

 

 

   El proceso hace mucho que se torció. Importa poco ponerle fechas y hechos concretos. Lejos de construirse auténticos órganos de democracia socialista, se recurrió a la demagogia. Las Comunas, como manifestación de dicho poder, nunca fueron otra cosa que declaración de intenciones.

 

 

 

   En las empresas, desde PDVSA (la petrolera estatal) hasta las controladas por el Ejército, pasando por el Sistema Bolivariano de Comunicación e Información (SiBCI), adscrito al Ministerio del Poder Popular para la Comunicación y la Información, Minci, o por otras empresas públicas, no se instauró una democracia de base y control de los trabajadores sino una que se instaló una boliburguesía procedente, muchas veces, de sectores absolutamente opuestos a los intereses de las clases populares y que, a la vez que unían sus destinos a la burocracia del sistema político, conspiraban contra el propio proceso bolivariano. En su lugar, mucha manifestación de ardor político y mucha exaltación y culto a la personalidad del líder: algo muy distinto de lo que es la emancipación de los explotados y oprimidos que requieren participación, poder en la base y sentido crítico hacia las desviaciones de los procesos. Amén fue la consigna de entonces.

 

 

 

 

   Frente a la ausencia de construcción de poder popular, de control obrero de la producción, de socialización de las empresas a manos de los trabajadores, de fiscalización por los sectores populares de las instituciones de la mal llamada revolución, lo que se impuso durante los años de los altos precios del petróleo fue la financiación de los servicios públicos y las rentas.

 

 

 

   El comandante Chávez, cuando aún había confianza en el modelo bolivariano, fue liberado del golpe de Estado no tanto por sus oficiales y soldados como por los desheredados de los cerros que creían en lo que él representaba. Éste, que nunca fue un marxista ni un revolucionario sino un populista con voluntad socialdemócrata auténtica (no de eso que la pobreza intelectual llama socialdemocracia) intentó acabar con el poder económico de una oligarquía fascista y próxima estratégicamente a los intereses del imperialismo norteamericano. Pero el susto paralizó el intento transformador.

 

 

 

   Aún se sostuvo cierta ficción de voluntad transformadora por la movilización social que el carisma del comandante facilitaba a su alrededor pero el proceso, que ya no era proceso, porque nunca tuvo un proyecto decidido hacia el socialismo y la toma, que no ocupación del poder del Estado burgués para destruirlo y crear uno de los sectores populares, estaba ya entonces en vía muerta. El propio PSUV no era sino una amalgama de intereses contrapuestos entre el populismo, el nacionalismo y cierta retórica socialista, incapaz de orientar a la sociedad venezolana.

 

 

 

 

    Cuando llegaron las horas difíciles, descendieron los ingresos del Estado y de la economía, no solo por un sabotaje, la falta de conciencia entre las clases subalternas, educadas no en la socialización del poder sino en la subvención de los servicios, llevó a sectores importantes de los trabajadores y del pueblo venezolanos a extrañarse de unas instituciones que ya no representaban en nada al proyecto original en el que confiaron y por el que pelearon. Cuando no tienes pan has de de dar, al menos, la confianza en que aquello por lo que pides sacrificio a otros les pertenece porque es suyo.

 

 

 

 

   La temprana muerte de Chávez dio paso al más mediocre, pusilánime y pobre intelectualmente de sus posibles sucesores: Nicolás Maduro, un pésimo imitador de las formas y la retórica de Chávez.

 

 

 

 

    Como gobernante demostró su plena incapacidad, como personaje se convirtió en un ser risible al que solo los aduladores profesionales que tenían algo que ganar y poco espacio al que retroceder podían seguir manteniendo.

 

 

 

   Dividió al poder bolivariano, enfrentando instituciones del Estado. Permitió que dentro del Ejército, que había sido depurado en su día por Chávez, crecieran los sectores reaccionarios, dejó que se dilapidara el capital político chavista por su inacción y su pusilanimidad, se negó a dar un golpe de fuerza, a ilegalizar a los partidos de la MUD y a ejercer una represión revolucionaria decidida y completa contra los sectores fascistas de los poderes económicos, mediáticos e ideológicos, apoyándose en una posición de clase contra clase, ejercida no por la policía del Estado sino por los trabajadores venezolanos. En definitiva, se fue aislando de las corrientes a la izquierda del PSUV y del Estado, como el PCV (sobre el que llegó a planear la sombra de la ilegalización) y otros y se encerró en unas amenazas de matón de barrio sin valor para llevarlas a cabo y en una creciente incapacidad de dirección política, toma de decisiones y sentido de la oportunidad y de la necesidad de actuar.

 

 

 

   Los sectores populares desgajados de la propuesta bolivariana no lo hicieron porque apoyasen las protestas de los criminales de la ultraderecha venezolana a sueldo de la vieja oligarquía (no podían  hacerlo, sabedores de cómo esta les despreciaba) sino que simplemente dejaron el vacío en las calles de la fuerza social en que se asentaba el gobierno, mostrando de ese modo su debilidad.  

 

 

 

   La revolución que nunca existió y el proceso interrumpido a los pocos años de empezar a andar han muerto con la liberación del criminal más simbólico de toda la ultraderecha venezolana, Leopoldo López, bajo la protección del Papa y de un tipejo infame como Zapatero. A partir de ahora veremos a la burocracia y a la dirigencia bolivariana intentar un pacto contra natura y de última hora, al estilo del que hizo el corrupto Ortega en Nicaragua, con los sectores más reaccionarios de la vieja oligarquía nicaragüense.

 

 

 

 

   Toda revolución tiene su Thermidor cuando no se afirma sobre sí misma, sobre su base social y su proyecto político. Cuando no es revolución, ni siquiera es Thermidor, es simplemente farsa lo que le sucede. El problema es que, aunque sea solo ópera bufa lo que venga tras ella, los sectores populares que estuvieron comprometidos en la lucha por la transformación de Venezuela no pueden pactar. Sobre ellos caerá la represión pero eso a los Maduros y Cabellos les importará muy poco.

 

 

 

 

   Algunos celebramos en este año la revolución de Octubre. La diferencia entre los bolcheviques y los bolivarianos actuales no está simplemente en la comparación imposible entre Lenin y Maduro, ni en la diferencia entre sus tallas intelectuales y políticas, sino en algo fundamental: la voluntad revolucionaria frente al menchevismo de la opereta venezolana, la construcción de un poder popular  en que asentarse frente al negarlo y esperar fidelidad acrítica y la falta de decisión para tomar el poder , en lugar de limitarse a ocuparlo.   

Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
9 Comentarios
Fecha: Viernes, 14 de julio de 2017 a las 21:56
Hércules
Bocazas no. Bocón. ¡Vaya! ¿Y tú eras la que venía sentando cátedra de comprensión analítica? Conmigo no das la talla.

No te esfuerces más, faroles hacia el movimiento obrero, como devotos al dinero.

Como la competi, usando el escudo protector fideliano, táctica socialdemócrata donde las haya, no ha arraigado en mí, que el Ausente te preste la atención que os merecéis.
Fecha: Viernes, 14 de julio de 2017 a las 16:10
Elena Escudero
Con tus infantiles argumentos no haces sino ratificar lo que dijo Fidel sobre gente como tu.
No merece la pena intentar que arribes un día al puerto de la razón. Eres, sencillamente, un bocazas.
Fecha: Jueves, 13 de julio de 2017 a las 10:55
Hércules
Veneno puro para acabar con escoria de las migajas capitalistoides como Elena.

Hércules, porque de peso pluma habla la Escudero.

El debate de tirar caca lo llevas como anillo al dedo corazón vertical que os regalo desde la distancia.

El debate de verdad lo perdiste en el primer comentario, sólo puntualicé los recortes de troll de Obama con tu verborrea de 2x1.

Cuando superes el nivel blasfemia de supermercado podrás tratar de tú a tú a Hércules, porque a la medusa ya la derroté y con la jerigonza pregonera de iluminada que abastece tu mentalidad sólo llegas a Occupy Wall Street.
Fecha: Jueves, 13 de julio de 2017 a las 07:39
Elena Escudero
Supuestos progresistas como el que firma Hércules, confirma lo que Fidel dejó escrito en septiembre de 2007 sobre esta clase de superrevolucionarios:
"¿Qué ocurre con los superrevolucionarios de la llamada extrema izquierda? Algunos lo son por falta de realismo y el agradable placer de soñar cosas dulces.¿Qué aconsejan a la Revolución? Veneno puro".
El nick de este "superrojo" lo dice todo. Se cree Hércules y no llega ni a peso pluma.
Fecha: Jueves, 13 de julio de 2017 a las 00:41
Hércules
A Elena Escudero:

Vuestra capacidad analítica, para los meapilas del radicalismo acomodaticio y pajas mentales ramplonas de planes de Bolonia.

1. Maduro es un Quasimodo de tocar campanas de ciego.

2. La ejecutiva bolivariana vale lo mismo que la carta de los DD. HH.

3. Venezuela va a la deriva de las fasces capitalistas.

Ahí tienes el alambre. Sólo la clase obrera puede ser la cizalla.
Fecha: Miércoles, 12 de julio de 2017 a las 22:55
Elena Escudero
Las críticas siempre son bienvenidas, sobre todo cuando se apoyan en argumentos veraces y no surgidos de una presunta histeria hiperrevolucionaria, cabreo infantil o comentario pasional, sin atisbos de mesura y análisis de la medida adoptada NO por el gobierno de Nicolás Maduro, sino por el máximo organismo de Justicia de la República.

Vaya mi crítica a ambos blogueros porque olvidan que fue el Tribunal Supremo el organismo que tomó la decisión de otorgarle al terrorista López ese arresto domiciliario, “en virtud de una información recibida sobre su salud”. Por esa razón, la Sala de lo Penal adoptó como justa esa “medida humanitaria”.

El gobierno nada tiene que ver en este asunto. Y si ambos "críticos" caen sobre el ejecutivo bolivariano es que consideran que la Justicia en Venezuela NO es independiente, lo que les situaría, tanto a uno como a otro bloguero, en las filas de quienes aseguran que la nación es una dictadura.

Maduro acató a su pesar la decisión, como millones de ciudadanos, incluyendo a familiares de las víctimas de las guarimbas.

Menos túnicas rasgadas, menos catastrofismo y más capacidad analítica.
Fecha: Miércoles, 12 de julio de 2017 a las 17:21
maribel santana

“ Pasará como en Chile.. y es que por favor.. Allende era un señor muy democrático, honesto etc,etc..pero que pena NO ERA COMUNISTA, si no, otro gallo le c....esto le pasa a Maduro igualmente, la pequeña burguesía radicalizada no puede mandar. Le pasó lo mismo a Cuba de Fidel, pero con diferencia: al fin Fidel tomo el camino del" socialismo" y hasta le hizo cara a Cruchev en la crisis los misiles, por el revisionismo de este ultimo. Maduro tampoco es comunista, por eso los gallos no cantan. Consejo: Mi papa me dijo un dia que había que ser comunista porque lo demás, el resto, es un cuento yanqui. „
Fecha: Miércoles, 12 de julio de 2017 a las 12:27
Marat
Es el comentario que cabía esperar de un reformista que defiende a los pusilánimes, señor rafael ¿o debo decir Kerensky?
Fecha: Miércoles, 12 de julio de 2017 a las 07:50
rafael
te he leido varias veces,entre ellos criticando al gobierno de venezuela,decirte que creo que tu no eres ningun revolucionario

Canarias-semanal.org • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress