Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Jueves, 15 de junio de 2017
"El derecho a decidir" en Catalunya ha situado a los partidos frente a su propio espejo

PODEMOS: DE LA AMBIGÜEDAD IDEOLÓGICA A LA IMPOSTURA AUTODETERMINISTA

Guardar en Mis Noticias.

 

POR ADAY QUESADA / CANARIAS SEMANAL

 

 

 

     Escribe Federico Grom en un artículo publicado en el digital "Laizquierdadiario",  que la discusión sobre "el derecho a decidir" en Catalunya es una cuestión tan candente que ha logrado poner  frente a la más cruda realidad a todos los grupos políticos catalanes y españoles. Pero, entre ellos, quienes más crudo parecen tenerlo son las novísimas formaciones políticas, resultantes de la crisis del régimen monárquico.

 

 

 

PODEMOS, O LA AMBIGÜEDAD NO ENCUBIERTA

 

 

 

       Podemos, en sus denodados esfuerzos por acercarse al "flamante" PSOE de Pedro Sánchez, no solo ha dado a su tono un toque versallesco para lograr aproximarse al "viejo partido de la casta", sino que ha ido moldeando  sus posturas hasta  hacerlas más engullibles a sus potenciales nuevos aliados. Y ello lo ha hecho en dos franjas programáticas fundamentales: ofreciéndoles en bandeja un bonito pastel de digeribles reformillas socialdemócratas, y procediendo a una adaptación constitucionalista de sus posturas para hacerlas homologables con las del  partido socioliberal.

 

 

 

 

       Como ha sucedido a lo largo de su cortísima historia, Podemos ha acudido a su antiguo truco de la “ambigüedad mágica” para intentar salir indemnes del “mal paso catalán”. Así,  el pasado martes trece, en la interminable intervención de Pablo Iglesias durante la moción de censura, no dispuso ni de un minuto para pronunciarse a favor o en contra de un referéndum catalán sin apellidos: o sea, del derecho mondo y lirondo de los catalanes a ejercer  la autodeterminación

 

 

 

 

       Quedó claro en el curso  de su intervención parlamentaria, que la  bisoña formación política Podemos no está, hoy por hoy, por   ese universal derecho  de los pueblos. Y, justamente por eso, trata cansinamente de enredarse y de enredarnos con conceptos imprecisos sobre "plurinacionalidad",  "el derecho a decidir", o, con aquellos otros como el del  "país de países", “la nación de naciones”, o  el más preciso del  "decidamos todos" etc. etc.

 

 

 

        Y es que, a este respecto, existen planteamientos conceptuales en Iglesias, o en la cúpula de Podemos, o en lo que queda de sus activistas, que no resisten el más pacífíco asalto intelectual. ¿Tuvo que pronunciarse todo el pueblo británico en relación con el referéndum escocés?  ¿Lo hizo el pueblo canadiense cuando el Quebec francófono decidió acudir a las urnas para determinar su futuro?   O, trasladándonos veintipico años  atrás: ¿alguno de nuestros más vetustos comentaristas políticos le exigió a la URSS la participación de todo el pueblo soviético para que las Repúblicas bálticas, Ucrania, Georgia u otras numerosas repúblicas de la extinta Unión Soviética  se independizaran?  Y, durante los dos últimos siglos, las tres cuartas partes colonizadas del planeta, ¿necesitaron las posesiones europeas de ultramar  de la aprobación de sus respectivas metrópolis para declararse independientes? ¿Cual es la razón por la que los partidos del establishment, incluido  entre ellos Podemos, se exige utilizar aquí patrones diferentes?

 

 

 

 

PODEMOS, HEREDEROS DE LA AMBIGÜEDAD POLÍTICA DEL EUROCOMUNISMO DEL PCE

 

  

   La verdad es que en relación con el derecho a la autodeterminación, Podemos no hace más que recoger la  trayectoria histórica  de los eurocomunistas del PCE durante las ultimas cuatro decadas:  enneblinar con juegos malabares  el derecho a ese ejercicio para, por una parte, no perder el apoyo electoral de diferentes sectores sociales en otras geografías del Estado y,  por otra,  evitar enfrentarse con los poderes facticos con los que negoció el  restablecimiento del régimen monárquico   .

 

 

 

        Es un hecho que nadie le pidió nunca al PSUC (1) que se pronunciara a favor de la independencia de Cataluña. En sus Estatutos figuraba el derecho del pueblo catalán a autodeterminarse. Y en el marco de esa opción, los comunistas españoles se habían pronunciado históricamente por una República Federal. Impecable.   Pero su preconcebida ambigüedad sobre la autodeterminación - junto con otros factores ideológicos de no menor importancia -  fueron alejándolo  progresivamente de la sociedad catalana, convirtiéndolo en una organización marginal, que ya es sólo historia.  

 

 

 

         En ese proceso, la izquierda histórica - PSOE y PSUC - no sólo perdieron en  el transcurso de la segunda mitad del siglo XX sus principios ideológicos, sino que, a la vez,  permitieron que la pequeña y gran  burguesía catalana pudiera asumir  en exclusiva las revindicaciones nacionales.

 

 

 

        Un fenómeno similar parece estar sucediendo en Podemos, una organización, por otra parte, que a diferencia del PSUC, no tiene ni arraigo ni tradición en Catalunya. Para Podemos no se necesitarán que transcurran 40 años para que desaparezca del mapa . Las organizaciones políticas de aluvión pueden tener la misma vida que una pompa de jabón: es decir, el tiempo que transcurra  entre una y otra convocatoria electoral.

 

 

 

        Sucede, además, que la versión catalana del partido de Pablo Iglesias tiene colocada en sus entrañas una autentica bomba de relojería. De acuerdo con los resultados  de una encuesta recientemente realizada  en  Podem (2),  el 35,12% de los círculos  de esa organización opinaban que el referéndum era "un acto de movilización". El  28,42%  se pronunció por la participación en el mismo y que sus resultados fueran considerados como vinculantes. Y, finalmente, un 26%  se declaraba en contra de la consulta . 

 

 

 

         Ante esta encrucijada “¿qué hará Podemos? ¿Y, Podem?", se preguntaba el autor del artículo citado. Todo indica, concluía Federico Grom,  que en el actual proceso, los de Podemos  no serán los maquinistas que conduzcan este tren, sino que formarán parte de su último vagón de cola. Como el PSUC.  Ni más ni menos.

 

 

 

Notas:

1) PSUC, Partido Socialista Unificado de Cataluña, la histórica organización comunista catalana, asociada organicamente con el Partido Comunista de España (PCE)

 

2) PODEM, sección catalana de Podemos

Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
2 Comentarios
Fecha: Domingo, 18 de junio de 2017 a las 19:48
josé garcía
Seré breve: la misma casta es.
Fecha: Viernes, 16 de junio de 2017 a las 10:15
Toribio
Tienen un puesto privilegiado en el basurero de la historia sin duda... ni audacia, ni imaginación, ni valor, ni coraje político. Con estos tipos se nos van a comer las moscas dentro del régimen del 78. Lamentable y muy frustrante lo de esta formación política tan "vanguardista"... rumbo a la nada y presta a convertirse es una muletilla de los mantenedores del sistema y de esta constitución moribunda y agotada... con su pan se lo coman.

Canarias-semanal.org • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress