Aviso sobre el Uso de cookies: Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia del lector y ofrecer contenidos de interés. Si continúa navegando entendemos que usted acepta nuestra política de cookies. Ver nuestra Política de Privacidad y Cookies
Lunes, 5 de junio de 2017
Una interpretación económica al alcance de cualquiera

EL ECONOMISTA BRITÁNICO MICHAEL ROBERTS CALIFICA AL PRESUPUESTO TRUMP COMO "UNA GRAN CAGADA"

Guardar en Mis Noticias.

El equipo económico del presidente Trump ha hecho públicos sus planes para el presupuesto federal de los próximos diez años. En palabras del economista británico de izquierdas Michael Roberts se trata de una "gran cagada"... Donald Trump ha denominado a estos presupuestos con el título de "el primer presupuesto del contribuyente". Pero, en realidad, lo que se proponen estos presupuestos acabar con el gasto en todo tipo de servicios públicos por valor de 3.6 billones de dólares en el corto plazo de diez años.


 
 

     El equipo económico del presidente Trump ha hecho públicos sus planes para el presupuesto federal de los próximos diez años. En palabras del economista británico de izquierdas Michael Roberts se trata de una "gran cagada". En opinión de Roberts, no son más que una alocada  combinación de previsiones de crecimiento económico muy optimistas, recortes salvajes en los servicios públicos y regulaciones medio ambientales; así como  recortes harto  significativos en los impuestos de sociedades y los impuestos personales de los ricos. Una "gran cagada", ciertamente, pero que cae directamente sobre las cabezas de los millones de asalariados  pobres de los EEUU

 

 

 

      Según indica Michael Roberts  en un reciente artículo titulado "El presupuesto cagada de Trump",  los economistas tradicionales que asesoran al nuevo presidente están cometiendo errores  propios de colegiales en la lógica presupuestaria que utilizan.  

 

 

        El presupuesto presupone un aumento de 2 billones de dólares en ingresos procedentes de un crecimiento económico rápido para equilibrar el presupuesto hacia el año 2027. Sin embargo, simultáneamente, se supone que este crecimiento económico cubrirá los 2 billones de dólares en recortes de impuestos, por lo que "no habrá pérdida de ingresos" .

 

 

      Pero la verdad es que si se reducen los ingresos con los recortes de impuestos por 2 billones de dólares, no se podrán recuperar los ingresos por crecimiento y equilibrar al mismo tiempo el presupuesto con otros 2 billones de dólares para 2027. Es como si contáramos dos veces la misma partida.

 

 

 

     Según el economista británico resulta absolutamente ridículo que estos cálculos pretendan que el presupuesto recorte 300 mil millones en impuestos inmobiliarios durante la próxima década y, sin embargo, prevean un aumento de los ingresos fiscales sobre los bienes raíces gracias a un crecimiento económico más rápido. ¿Los ingresos fiscales sobre los bienes raíces aumentarán o caerán?: es imposible ambas cosas a la vez.

 

 

 

      Aquellos a quienes en EEUU les preocupan los intereses de los trabajadores en el marco de los presupuestos, deberían de prestar especial atención a los gigantescos recortes en los servicios públicos federales, a la vez que aumenta el gasto militar y el de seguridad nacional .

 

 

 

      Donald Trump ha denominado a estos presupuestos con el rimbombante título de "el  primer presupuesto del contribuyente". Pero, en realidad,  lo que propone el plan es   acabar con el gasto en todo tipo de servicios públicos por valor de  3.6 billones de dólares en el corto plazo de   diez años.

 

 

 

 

POR DÓNDE PASA TRUMP Y SU EQUIPO LAS TIJERAS

 

 

 

     Los fondos para Medicaid, el programa de atención médica para personas de bajos ingresos, se reducirá nada menos que en 800 mil millones de dolares.

 

 

 

     El programa federal de nutrición - los cupones para  alimentos - de los cuales se benefician  44 millones de los estadounidenses más pobres, se reduciría en casi un 30%. El director de presupuesto alegó como justificación a esta degollina, que muchos de estos programas “gastan el dinero de otros contribuyentes”, y que deberíamos tener “compasión por la gente que los están pagando”. Una curiosísima  manera de interpretar la  solidaridad social.


 

 

 

¿Y CÓMO AFECTA A LAS CLASES SOCIALES ACOMODADAS LA "GRAN CAGADA"?

 

 

         Sin embargo, al mismo tiempo que los Presupuestos Trump  dejan en la marginalidad a millones de pobres y trabajadores , la tasa del impuesto de sociedades será reducida desde el del 35% al 15%. Las subvenciones de ayuda exterior - excluidos, naturalmente, los gastos militares - serán liquidadas . Y, claro lo que no podia faltar: la friolera de $ 1.600 millones de dólares serán destinados a la construcción del muro en la frontera con México. Las medidas de protección de consumidores de productos financieros serán, igualmente eliminadas   y se flexibilizarán las regulaciones financieras. Todo un enorme riesgo si se tiene en cuenta que fueron las políticas especulativas basura de los bancos y grandes financieras las que contribuyeron a que se desencadenara la crisis que se extendió a todo el planeta.

 

 


        En el apartado de los impuestos sobre las personas físicas, la tasa impositiva máxima se reducirá del 33% al 39,6%. Habrá un recorte en los impuestos sobre las ganancias de capital,  el 70% de las cuales fluye a la parte superior del 1%. El impuesto sobre el patrimonio será eliminado. Este se aplica a un pequeño número de personas, parejas que tienen propiedades por un valor superiora los 10.8 millones de dólares.

 

 

 

      Se eliminará el impuesto adicional del 3,8% sobre los beneficios de inversión de los contribuyentes de altos ingresos que han financiado la atención sanitaria para los estadounidenses más pobres. Y también se eliminará el  impuesto mínimo alternativo, que actualmente limita las deducciones fiscales de los salarios altos. Y habrá impuestos más bajos sobre el flujo de caja y los ingresos de las pequeñas empresas que van como ingresos a sus propietarios, que también beneficia fundamentalmente a los estadounidenses ricos.

 

 

 

       En definitiva, unos presupuestos que desde el punto de vista de los intereses de la mayoría de los asalariados  estadounidenses no son más que "una gran cagada", según ha expresado de manera elocuente el economista británico Michael Roberts.

Acceda para comentar como usuario Acceda para comentar como usuario
¡Deje su comentario!
Normas de participación
Esta es la opinión de los lectores, no la nuestra.
Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios inapropiados.
La participación implica que ha leído y acepta las Normas de Participación y Política de Privacidad
Canarias-semanal.org • Términos de usoPolítica de PrivacidadMapa del sitio
© 2017 • Todos los derechos reservados
Powered by FolioePress